vida

Una vida en la espalda

El sol empezaba a descender y el paisaje ofrecia una luz especial, con el brillo de la hierba amarilla que aun no ha recibido las primeras lluvias de la temporada.

Caminando por el polvoriento y seco paisaje me encontre con esta mujer Herero. A pesar del calor estan acostumbradas a portar estos pesados ropajes, que las transforman en princesas. La mujer llevaba un ninño a la espalda, de al menos ya dos anños, y a su lado caminaba otro de unos seis. Me mando parar.

No se como lo vio, pero me pidio la pasta que llevaba colgando de las alforjas. Abri la bolsa y le di la mitad de su contenido. Ya se alejaba rumbo a su humilde casa de lata y carton, pero le pedi que volviera.

No podia dejar escapar su sonrisa.

Ese dia, al prepararme la pasta, pense que posiblemente esa mujer estaria cenando lo mismo.

1 comentario en “Una vida en la espalda”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba