4652b350 a2b4 4f31 8e66 6b50fc58a828 1 105 c

¿Por qué hay que hacer balance 2021? Análisis 2021

Cada semana, al terminar mis días de estudio de la carrera de Filosofía, hago recuento de mi evolución. Observo los temas estudiados y anoto los retrasos que he tenido, descubriendo las causas e integrando así esas desviaciones, que no fallos, en mi planificación. Al realizar ahora el balance del año no tengo las previsiones del inicio porque no las hago. No me gusta marcarme objetivos para el año que comienza porque me parece que es algo ilusorio. Nos olvidamos que vivimos de prestado, que cada día es un regalo, y que pretender marcarse metas para los próximos 365 días que están por venir es una osadía. Una de tantas miradas prepotentes con las que el ser humano se levanta cada mañana.

Para el año 2022 no tengo metas, objetivos…, solo esperanzas y buenos deseos. La esperanza de llegar al final del 2022 y escribir una crónica parecida a ésta, poder girarme sobre el calendario y sentirme agradecido.

Si escuchas las noticias, y los famosos balances del año 2021, podrás observar que las lecturas que se hacen son de mirada corta, como corta es la mirada del buey sobre la tierra atenazado su cuerpo por el yugo esclavizante. No tienen capacidad de alzar los ojos al cielo y descubrir a Orión, a Júpiter, y tantas estrellas y constelaciones que asisten al paso de la humanidad sobre la Tierra. Ellas son las únicas que pueden hacer balance al tener esa visión de conjunto o totalitaria que se impone en estos casos.

camping de noche

Mi balance de este 2021 sería el de un año de paz y serenidad con dos momentos importantes: el estudio de Filosofía con el avance favorable en esa forma anticuada que tienen las Universidades de medir a los alumnos, los exámenes, y el viaje en bicicleta de tres meses por España con la guapa Lorena.

0bc28156 84ee 4e64 b4ad 2ef9392b795f 1 105 c
Lorena descubriendo lo lejos que te lleva una bici

Te podría también hablar de la autocaravana de ocasión que conseguí y que te expliqué en este vídeo. Pero de las cosas materiales, aunque aporten calidad a nuestra vida, no aportan vida. Son adjetivaciones de nuestra existencia no sustantividades.

No ha sido un año de grandes conferencias, las más importantes se han ido suspendiendo y ha triunfado la modalidad on-line, pero mi economía de guerra sigue siendo especialmente efectiva en estas situaciones. No gasto más de lo que ingreso, no compro a plazos y mis libros, el canal de biciclown plus, y el curso de vivir con propósito,  siguen siendo la principal fuente de ingresos.

He descubierto este año que tengo muchos seguidores. Y lo he observado porque al recorrer esos tres meses España y el sur de Francia en bici, mucha gente me reconocía por la carretera, se hacía fotos conmigo y hasta me citaba frases de memoria que me había oído en ese famoso vídeo que ofrecí en el programa Aprendemos juntos del BBVA y El País. (Vídeo, por si acaso vuelvo a aclarar, por el que no cobré pero que me ha abierto muchas puertas y del que estoy muy satisfecho).

Pero esos seguidores se pueden agrupar en dos tipos, y de los dos tengo pruebas en la bandeja de entrada de mi correo:

  • Está el seguidor tipo “si es gratis dámelo”:  Hola Álvaro, vi todos tus vídeos, los que son gratis. No pago por ver vídeos, ni leo libros. Tampoco pago por hacer cursos online.
  • Y luego está el seguidor “reconozco tu labor”: Hola Álvaro, encantado de poder saludarte. Desde hace un tiempo buscaba el momento para agradecerte el regalo que nos haces compartiendo tus experiencias y tu sabiduría en las redes sociales. Y siendo tan cierto que quien busca encuentra … ese momento ha llegado. Y que mejor manera que regalarme tus libros comprándote el paquete que has ofertado por 100€ (7 libros + regalos). El envío sería a España.

En ambos casos he copiado el correo que me han mandado dos personas y por confidencialidad he omitido los nombres. ¿Con cuál te identificas?

Ahora imagina que tienes un trabajo, el que sea: ¿te gustaría que te pagaran por ello? A mí si. Pero no escribo libros ni hago vídeos para ganar dinero. Lo hago porque me gusta, me apasiona compartir, aunque es evidente que mi pasión debe generar algunos ingresos, de ahí que en el curso vivir con propósito exista un módulo para monetizar tu pasión.

Hago balance del 2021 y compruebo, por ejemplo, que el libro Donde termina el asfalto, que narra mis vivencias de tres años por Asia se ha agotado. Y no tengo pensado reeditarlo. Espero que los otros libros vayan poco a poco agotándose y extinguiéndose conmigo. Eso sería hermoso, que al morir, no queden libros míos en el almacén.

He pasado el 2021 sin tomar un solo medicamento, ni una aspirina, y los análisis del riñón tras el cólico nefrítico en Suiza fueron positivos.

 

danu familia
Cena en familia con mis amigos de Suiza

He recibido de nuevo la visita de estos amigos que conocí en Egipto en el 2007 y que viajaron hasta Vera (Almería) para compartir conmigo una hermosa semana y aguardo a que llegue Febrero para recibir a mi amigo Mauricio que vendrá de Brasil.

Si la economía no está en números rojos, el corazón bombea amor, y la vida tiene un propósito para mí, ¿se puede pedir algo más?

No lo creo, razón por la que tampoco este año he tirado dinero en la lotería ni en otros juegos de azar. He bebido unas 10 botellas de vino (siempre en compañía) y unas 80 cervezas, pero he seguido cuidándome con los ejercicios de Alpha 50 (tenéis un bono descuento 10% aquí si os interesa).

0c8b79a6 bbb7 4875 9441 18e12991517d 1 105 c

No puede ser más positivo este año 2021, o al menos esa es la mirada de este payaso, nómada…, que va por la vida dando pasos estoicos y agradeciendo cada momento vivido. Agradecer nos hace valorar más lo que tenemos, no seguir escribiendo cartas a los Reyes Magos. Esa es la magia de vivir en el presente. Una pausa es la única manera de crear las condiciones de paréntesis en las que la creatividad y la originalidad se desatan. No puede haber creatividad sino hay aburrimiento.

Mis indicaciones, que no consejos, para que tengas un excelente 2022 son:

  • haz meditaciones nocturnas. No tienen que ser en forzadas posiciones de yoga, sino meditaciones conscientes en las que hagas balance de lo ocurrido en el día y tomes conciencia de lo que podías haber hecho mejor.
  • incorpora el ejercicio diario a tu vida.
  • limita el consumo de alcohol a momentos especiales.
  • márcate algún reto personal, algo que sea novedoso: tocar un instrumento, hacer malabares (pronto un nuevo tutorial de malabares en biciclown plus), salir más en bici…
  • lleva un control de tus gastos, solo así podrás ver dónde puedes recortar algo y ahorrar un poco más.
  • Agradece. Si hay algo o alguien que te esté ayudando reconócelo. No esperes demasiado.
  • Sonríe y no te tomes la cosas personalmente. Recuerda los cuatro principios toltecas de los que hablo en el curso vivir con propósito.
  • Por favor, perdón y gracias, las tres palabras que más debes usar, de nuevo, en el 2022.

Paz y Bien, Álvaro el biciclown.

4652b350 a2b4 4f31 8e66 6b50fc58a828 1 105 c

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba