pata

La pata de Gerson

A pocos metros de la frontera esta Gerson, que aprendió el oficio de soldador con un alemán. Decia que por 3 euros me hacia una pata nueva. Le ofreci 1,5, Lo dejamos en 2. Aunque al final, tras hora y media soldando y golpeando le di los 3, porque el chico habia hecho un gran trabajo.

Primero había que buscar un hierro y cortarlo a la altura adecuada. Luego soldarle la parte de abajo que estara en contacto con el suelo, y por ultimo sujetarlo al cuadro de Kova.Reconzco que el trabajo no es fácil, pues requiere grandes dotes de imaginación, pero para Gerson eso es pan comido.

Y si no, solo tenéis que ver el cartel que se ha marcado para anunciar su oficina, situada en un contenedor.

Ahora ya no necesito buscar un lugar con un árbol o una piedra para acampar.

foto207 5sin foto207 6sin

1 comentario en “La pata de Gerson”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba