Login

Register

Login

Register

por fin en china

Por fin en China

El barrio se encontraba al sur de la megaciudad. A una hora y media de coche-metro-bus… La escuela acoge a niños de chinos que no son de Shanghai. Esa circunstancia los convierte en ciudadanos con menos derechos que los demás chinos que han nacido en la ciudad. Sus hijos no pueden ir a la escuela normal y los propios padres se organizan para darles una educación a los niños de cierta calidad. Pero al llegar a 6º grado (aproximadamente 12 años) deben regresar a la escuela de su pueblo. Que en China puede ser miles de kilómetros de distancia. Esta ong trata de ofrecer actividades extraescolares a los niños que de otro modo recibirían una enseñanza mediocre. De ahí mi idea de acudir a la escuela a llevarles risas una mañana. Ahora el Gobierno les ha construido un pequeño campo de deportes y allí tuvo lugar el show.

Álvaro me acompañó para tomar fotos del show y son las que aquí aparecen. Las chicas de Handsonshanghai prepararon un bonito escenario y un joven alemán voluntario se encargó de la música. Casi lo hizo bien.

Las risas de esos niños fueron brillantes, espontáneas, profundas, frescas, inolvidables. Un concierto de risas en directo sin ensayos previos y sin partitura. Ya son más de 100 espectáculos los ofrecidos entre mi proyecto de Sudamérica y el de La Vuelta al mundo. Y casi siempre la misma incertidumbre antes de empezar: ¿les gustará? ¿Entenderán el humor? Esta vez no era diferente. Los niños chinos son educados en una férrea disciplina de aprendizaje donde la repetición es más importante que la creatividad. Donde no se pregunta porqué hay que hacer algo sino cuántas veces hay que hacerlo.

Tal vez los niños de estos trabajadores, clase social muy baja, sean más puros y espontáneos que los niños chinos que van a las escuelas oficiales del gobierno. Aún queda sitio para la risa.
Desde Shanghai , paz y bien, el biciclown.

IMG 6184 IMG 6247
Sacando voluntarios El escenario
 
 

9 comentarios en “Por fin en China”

  1. hola álvaro
    me alegra saber que has podido hacer un espectáculo más, aunque me parece que todos y cada uno de los que has hecho, no son uno más, si no «el espectáculo».

    es lo que me acojona de tu proyecto, las risas que provocas.

    por otra parte, me gustaría decirte, al hilo del espectáculo que decidiste no hacer, que te entiendo. tu proyecto está muy claro y el objetivo de tus espectáculos también. yo creo que hay otras personas que, sencillamente no lo entienden o no quieren entenderlo por otros intereses, o deseos «a la carta» ( no sé)

    tú ya eres una institución con un proyecto y objetivo claro que, está a disposición para leer y entender. más nitidez es difícil.

    claro como un culete de sidra bien escanciado (je, je). brindo por tí.
    un abrazo y felicidades por 6 años de mosaw.

    pd.: parece ayer cuando estaba en mi sofá leyendo áfrica con un par, y ahora…, otru libru. joder, impresionante !!!

  2. Me alegro, de tus momentos y espectáculo hecho a favor de estos niños, los cuáles, como otros en el mundo, lo pasan bastante mal. Un saludo y recibe un cordial salñudo.

  3. Me alegro de que los niños, en cualquier parte del mundo, disfruten con tu espectáculo, estás haciendo algo unico. Un abrazo muy fuerte y mucho animo para que sigas haciendo reir haya donde vayas.

  4. TODO EN EL MUNDO ES LO MISMO, LA VIDA CON FALTA DE AMOR Y LIBERTAD.. QUE DIOS TE BENDIGA. GRACIAS POR DECIRNOS, QUE AQUI NOS QUEJAMOS Y SOMOS AFORTUNADOS Y MOSTRANDO LA OBRA, QUE HACES QUE LA SONRRISA SEA UNIVERSAL Y LIBRE A LOS MENOS AFORTUNADOS NOS DAMOS CUENTA QUE ES LA VIDA SIN UN POCO DE RISA Y AMOR…? GRACIAS

  5. Me llena de alegria saber que en le mundo hay gente como tu ,repartiendo risas sin pedir nada a cambio. Iniciativas como la tuya merecen mi mas absoluta admiracion.
    Mucha luz en tu camino y sigue pedaleando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba