pexels cottonbro studio 5053851 1 jpg

La vida no es sesión continua

Hace una semana que he dejado las redes sociales. Solo me arrepiento de no haberlo probado antes. Es obvio que no tengo tanto tiempo el teléfono entre las manos. Ahora las uso más para rascarme la espalda. Antes las tenía ocupadas.

Es mucho tiempo el que he ganado. Aunque tampoco se en qué lo he gastado. Tal vez no se trata de gastarlo sino de dejarlo correr sin hacer nada. El arte de no hacer nada para simplemente dejar que la vida haga. Nos están machacando con la productividad, tratándonos como si fuéramos máquinas.

Somos cada vez más seres ocupados. No tenemos tiempo ni para morir en paz.

Hoy he vuelto a abrir el instagram para ver la cuenta de una empresa que me interesaba. Por curiosidad he asomado la nariz a mi perfil y he leído, en diagonal y a saltos, algunos comentarios a mi último post en el que anunciaba que dejaba las redes. Había algunos comentarios de viejos amigos y los típicos comentarios de gente que no conozco en tono despreciativo. Cerré el instagram rapidamente, como un niño cierra la puerta de la alacena cuando escucha que alguien ha llegado a casa. Las redes sociales son el cuarto oscuro donde la gente no se deja ver pero ve. Es el nuevo vouyerismo.

Las cosas que no aportan mucho a tu vida, cuando las vuelves a ver pasado un tiempo, te das cuenta de lo poco que te aportaban. Así es como resumo un poco mi semana sin redes. Pero hay más.

pexels alok sharma 177707 jpg

Antiguamente existían los cines de sesión continua. No importa a qué hora fueras a ver la pelicula podías entrar y unirte a la sala. Hoy he visto que las redes sociales es algo parecido. Llegas y te incorporas. Encontrarás a los de siempre, a algunos nuevos, y no importa en qué momento lo hagas, siempre hay algo en marcha que no precisa de historia para ser entendido. Las redes sociales tienen menos raíces que una margarita de dos días. No hay que ponerse en contexto ni estudiar el campo semántico. Es como un tren lleno de indios: siempre hay sitio para uno más.

Las redes sociales son una sesión continua que ni suma ni resta y que, si mañana se cerrasen todas, la gente hablaría menos de ellas en dos años que del Covid.

¿Te acuerdas cuando nos conectábamos en Instagram? ¿Y cuándo hacíamos coreografías para Tik Tok? ¿Por qué lo hacíamos? No lo se te dirán, todo el mundo lo hacía.

pexels cottonbro studio 5053851 1 jpg

Reconozcámoslo, aunque es duro. Tenemos más de ovejas que de leopardos de las nieves. Aunque ambos sean blancos. Seguimos la ola, ni siquiera la surfeamos sino que nos dejamos arrastrar hasta la orilla, donde otros han llegado.

Vivir una vida propia, ser autor y no mero ejecutor, decidir hacerlo solo pero no por ser diferente, tener criterio y saber estar solo, son características que no abundan. No son compatibles con vidas de sesión continua.

Es necesario volver a vivir rupturas, como las estaciones del año, aunque ellas ya no son tan marcadas; hace falta terminar una tarea, un trabajo y colgar el cartel de cerrado por vacaciones. Ahora nos llevamos el trabajo a las vacaciones, no sabemos cuando acaba la jornada laboral.

Hemos amontonando trabajo, vacaciones, lecturas, redes, gimnasia…, ahogando el espacio al vacío. Y el vacío, sobre todo para la filosofía Zen, es lo que da sentido a la casa. Los pisos que vas a alquilar parecen grandes hasta que los llenas de objetos.

pexels curtis adams 7027840 jpg

Y al igual que hemos atiborrado nuestra vida de objetos hemos atiborrado nuestro tiempo de actividades.

Por eso me alegro de haber suspendido este año al menos una de esas actividades: la de las redes sociales. Al menos ahora hay un poco de sitio para dejar crecer las margaritas.

Paz y Bien (y recordad que los Reyes eran seres que buscaban la alegría de otros). Si quieres hacer un regalo diferente, y provechoso, mira mi curso Vivir con Propósito y (si te falta paz interior), busca el de Vivir con Serenidad. O ambos, en oferta.

Los puedes ver toda la vida, no caducan y si no te gustan te devuelvo tu inversión.

img 2306

 

4 comentarios en “La vida no es sesión continua”

  1. Estoy totalmente de acuerdo. Enhorabuena. Pienso que todo está organizado desde arriba para no dejarnos pensar. Si lo hiciéramos a más de uno le temblaría las piernas.
    Saludos y buen año 2024.

      1. Siempre ha habido y habrá (no se si queda alguno) menos leopardos de las nieves que ovejas. Siempre habrá menos exploradores que pastores y siempre habrá menos valientes que cobardes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Scroll al inicio

Unos viven sus sueños,

y otros sueñan que los viven.
Si quieres suscribirte a mis RE-FLEXIONES diarias gratis 😍