egipto bautismo

La esencia de lo que eres

Cuántas veces conocemos a una persona y, a la hora de presentarnos (en inglés suena mejor, porque es introduce yourself que es, literalmente y mal traducido como si te metieras en el otro), recurrimos a lo que hemos hecho, lo que tenemos, nuestro pasado…

  • Hola, soy Álvaro, el chico que dio la vuelta al mundo en bici por trece años…
  • Hola soy Álvaro, estudié Derecho…
  • Hola soy Álvaro el del bungalow en venta…

Ni siquiera eres Álvaro, pues ese nombre no lo has elegido, podían haberte llamado Coliflor o Roscachapa.

Avicena, un filósofo del medievo que quizá había tomado unas hierbas, realizó un experimento: el hombre volador. Vio cómo se elevaba por una habitación y su cuerpo quedaba abajo, entendiendo así que había una separación entre lo que veía y lo que pensaba, entre su cuerpo material y su mente consciente.

egipto bautismo

San Agustín mencionó que si de podía engañarse era porque existía. Una persona que no se puede engañar no tiene un nivel mínimo de existencia. Al conocer que existo, también conozco que conozco… Descartes mucho tiempo después se serviría de esta fórmula para decir: Pienso, luego existo, es decir cualquier actividad que hagamos, como pensar, engañarnos, amar, comer, estudiar… tienen en común que puedo disociarme de ellas y verlas desde arriba, como el hombre volador de Avicena.

Y así llegamos a la esencia de lo que eres, aunque no lo sepas. Y esto es muy paradójico, porque solo si sabes lo que eres, podrás realmente conocer la esencia de la vida. No de tu vida, pues tu no tienes vida, en el mismo plano que tienes ahora unas llaves en tu pantalón. No tienes vida porque la vida no te pertenece, y la vida es como un centro comercial por el que paseas. Mientras no compres algo alli el centro comercial es solo un lugar para pasear, pero no está cumpliendo la función para la que fue diseñado: sacarte tu dinero y crearte deseos inútiles.

La vida, no tu vida, ni mi vida, sino la vida, la del árbol del parque, la de la hormiga, solo es Vida Vivida cuando vuelas sobre ti mismo y la ves ahí abajo, desarrollándose, revolviéndose y descomponiéndose.

img 5118

Lo diré por fin. La esencia de lo que eres, ese tu conciencia. Es lo que decía San Agustín y Descartes, que tomaron conciencia de que podían engañarse y pensar.

Tomando conciencia de la vida, de cada uno de tus pasos por la vida, sabrás que no hay otros y tú, que nadie está aquí para ponerte la zancadilla sino para ayudarte a crecer en conciencia.

Vivir plenamente es vivir conscientemente.

Y la conciencia es un instrumento que no depende de lo que tengas, ni de lo que fuiste. Da igual que tu pasado haya sido horroroso. No eres tu pasado, sino tu conciencia del presente.

Cuando piensas en el pasado, desde el presente, lo conviertes en presente. Ya no es pasado. Pasado es lo que te ocurrió y presente es tu pensamiento del pasado, de un pasado ya deformado, lleno de juicios y dogmas, de cicatrices mal cerradas.

Vive conscientemente desde el Ser, no desde la mente. Necesitamos como decía Santo Tomás poner nombres y conceptos a las pasiones del alma porque no vivimos aislados y nos queremos comunicar, pero no podemos hacer que lo que era un instrumento a nuestro servicio, las palabras, los términos y los conceptos, sean más importantes que las vivencias, que el Ser.

img 5782

Puedes tener una casa, un parque acuático, un gran coche, dos hijos y millones en el banco.

Pero no eres eso, tu vida no es eso, y no es tu vida.

La vida es esencia de seres conscientes. En un escaparate de una tienda de ropa verás, cada vez más, maniquíes hasta con músculos. Parecen reales, pero solo son cuerpos vestidos.

Es la conciencia, cuando está despierta, la que te diferencia de esos maniquíes. En otro caso, puedes comprar la misma ropa que el modelo, vestirte y caminar, comer y correr.

Pero estás muerto. Si no eres consciente de que respiras, amas, te engañas o piensas estás muerto.

Años más tarde morirá tu cuerpo.

Ahora ya ha muerto tu conciencia.

Despertar no depende de que leas libros de autoayuda, o sigas cursos de coaches y otros gurus.

Despertar es dolorosamente bello y, de igual manera que te pueden empujar a la piscina para que te bañes, no por ello te aumentan las ganas de bañarte. Te han tirado, si, estás mojado,  pero tu no querías y por eso te sales enseguida.

Solo si buscas encontrarás y esa búsqueda implica renuncias a muchas cosas materiales de las que tu ego no desea desprenderse.

No corras, no lo aceleres. Ocurrirá si debe ocurrir, en esta o en otra vida.

Solo con que hayas aumentado un poco tu conciencia, habrá valido la pena la vida.

Y no se trata de reencarnarse, ni de ganar el paraíso. 

Se trata de disfrutar más, más conscientemente, algunos años de la vida que llevas, los que sean. ¿Cuatro? pues cuatro.

He conseguido que mucha gente logrará ser lo que ellos querían ser, eliminando capas y dejando sangrar heridas.

Lo he hecho a veces en largas conversaciones en una curva de una carretera, o en noches en vela en casas en las que por el mundo me alojaba.

escribiendo

Y desde hace unos años lo he hecho en los libros que he escrito, sobre todo La Trilogía estoicismo para la vida y en mis dos cursos online sobre vivir con propósito y vivir con serenidad.

Ariel, Ana, Isabel… son ahora personas un poco más conscientes.

Te esperamos al otro lado del espejo.

Paz y Bien.

2 comentarios en “La esencia de lo que eres”

  1. Hola Álvaro,
    Intento seguirte, que no es fácil. 😂
    Me he perdido en un par de párrafos🤔.
    Avicena, desconozco si tomaba hierbas o no.
    Pero no es necesario para ver el hombre volador.
    ¿Quieres decir, que lo que hemos sido en el pasado, no nos define cómo somos hoy!?!
    ¿Y de que sirve entonces ser consciente de ello?
    Debe ser que, con la consciencia plena desaperece cualquier convencionalismo, material, físico, mental?! Y solo queda el fluir universal de lo que somos en esencia!?!
    Pues eso debe ser el Nirvana 😊
    Un país que no conozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba

Unos viven sus sueños,

y otros sueñan que los viven.
Si quieres suscribirte a mis RE-FLEXIONES diarias gratis 😍