Fuego

Entre el Mercedes y la carreta de caballos

(Kolochova) No han pasado ni cinco minutos desde que he sobrepasado a una carreta tirada por un caballo cuando me adelante un Mercedes. Si, de acuerdo, no es el último modelo pero es un coche desproporcionado para el ambiente que nos rodea y para el suelo que pisamos. En ocasiones un asfalto parcheado una y mil veces que otorga a la superficie más curvas y ondulaciones que una montaña rusa y que me hacen bailar aunque no lo desee, en otras piedras, grandes y mayores, puntiagudas, cuadradas, ariscas, inestables, antipáticas y demoledoras, que convierten mis pedaladas en una procesión de Semana Santa. Completar cincuenta kilómetros es un arduo trabajo también debido a que no se muy bien hacia donde ir. Los carteles están en un alfabeto desconocido y es inútil abrir mi mapa de un euro comprado en la primera gasolinera de la Frontera entre Polonia y Ucrania. Solo muestra las principales carreteras pero no las más rurales que son las que me interesan porque en ellas no hay tanto tráfico y además los autos no tienen como ir rápido.

no-era-por-aqui

Ucrania es un enorme y variopinto territorio que mira con cierta envidia a Europa, mas está lejos de llegar a formar parte de esa UE, aunque quisiera, porque habría tanto que armonizar en Ucrania que la integración sería eterna. Ucrania, al igual que Uzbekistán, Lituania y otros países de la desaparecida Unión Soviética, huele a vodka, a caminos destruidos, a vacas encadenadas a una estaca movida a diario, a más vodka que por algo es más barato que el café, a madera apilada sobre los muros de las casas con la doble finalidad de dotar de mayor aislamiento a las paredes y de guardar leña para el invierno que ya llega, a mujeres en minifalda los domingos para ir a misa pero con un pañuelito en la cabeza como si la sensualidad estuviera allí y no en sus pisadas de tacón sobre un suelo tan irregular como las escalas sociales.

casas-maderaLos hay muy ricos y los hay, la mayoría, muy trabajadores que deben cuidar su vaca o sus cabras porque si se mueren no hay más.

Las tiendas-bar son las más populares y lo mismo venden salchichas, que ositos de peluche, cuadernos para la escuela, crédito para el teléfono o vodka.

Los primeros días en este país pensé que no conseguiría conectarme nunca a internet. Aunque en algun pueblito hay bibliotecas dentro se apilan sillas y polvo, no ordenadores. Una de esas mañanas en que asomé mis narices a un edificio municipal con alguna opción de tener internet, acabé sentado tecleando el ordenador del alcalde mientras la secretaria iba a comprar café. Coincidía mi llegada con el cumpleaños del Ministro de Bosques, cincuenta y cinco años, y en la mesa vacía minutos antes crecieron tomates, queso, salchicha y claro está vodka. Si aceptas el primer vasito estás perdido así que tocándome el lado izquierdo de mi pecho y poniendo cara de enfermo me libré de la primera, la segunda y la tercera ronda. Hacía más efecto en mi el cafe que en ellos el vodka.

moviendo-la-vaca
El buen ambiente y la camaredería se sobreponían a nuestra falta de lengua común en que comunicarnos. Como he dicho muchas veces y recalco en mis conferencias, el idioma no es más que una forma de comunicarse, pero hay otras muchas, como la risa por ejemplo.

despacho-yura
Conectarme a internet duró unos quince minutos, pero la fiesta y la despedida se alargó más de una hora. Eso unido a que los días son cortos hace que ya no pueda alcanzar los cien kilómetros por día.

Voy dando tumbos por Ucrania, no debido al vodka sino a los baches, y apartándome de todo centro urbano con más de cinco casas. Los bosques son mis amigos y en ellos encuentro cobijo por las noches cuando en el cielo se reúnen las estrellas para darme su compañía.

Entrar y salir de Ucrania en bicicleta es tan difícil que sólo hay algunas fronteras donde está permitido. Mañana o pasado mañana, saldré por una de ellas rumbo a Rumania. La lluvia arrecia hoy y es una buena ocasión para preparar la siguiente etapa y hacer acopio de fuerzas.

Paz y Bien, el biciclown.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba