Login

Register

Login

Register

El verano indio

No me creereis si digo que no pise la calle más famosa de Las Vegas. Mi anfitriona vivía a las afueras de la ciudad y no demostró pasión por los casinos, los espectáculos nocturnos y los casamientos express. Durante un par de días me dediqué, con firmeza y ahínco, a descansar. A la salida de Las Vegas me aguardaba el Valle de la muerte. Y de nuevo otro policía. Ocurre que a las afueras de Pahrump la carretera pierde, desmemoriada, su arcén. Son apenas cuatro millas, pero la desaparición del arcén es un caso que los científicos debieran estudiar. Los pocos coches que a mediodía circulaban me adelantaban con la precaución ordinaria. Es decir: ninguna. Pero sin lamentar daños personales o materiales. Hasta que llegó el policía. Situó su coche detrás de mi bici, activó la sirena y ocurrió lo que sucede en todos los países del mundo. Cuando la policía está delante nadie se mueve. El poli provocó un atasco considerable, hasta que me detuve. Esta vez empleé la táctica de «minoenetender», y dio sus frutos. El chico pidió refuerzos y acudió la insinuante Barajas que me pidió los papeles. Si me hubiera besado le hubiera enseñado mi pasaporte (solo el pasaporte), pero no ocurrió y me lo guardé. No se que sería de mi próximo documental de no ser por este y otros encuentros similares con la policía, los rangers, sheriff y demás tribu uniformada. Grabé el encuentro con el poli y su compañera y seguí camino hacia el Valle de la muerte.
El lugar hace honor al nombre. Es un desierto que encierra, no un oasis, sino la mayor depresión de Estados Unidos. El punto más bajo. Por supuesto debajo del nivel del mar. Tomé aire y me sumergí en esas arenas que ahora queman pero no abrasan. En verano ni los lagartos asoman la cabeza.
img 7168.redimensionado
Si te fijas verás una tienda colgada de la pared del Capitań
Y rumbo a Los Angeles que, aunque mi compas marca al sur, yo sitúo al norte. Solo los ciclistas somos capaces de imaginar rutas que en los mapas no aparecen. Obstinados pensamos que la bajada está detrás de la siguiente curva, que mañana ya no lloverá, que seguro el super no está cerrado o que aquél coche parará a ofrecer agua. Y mira por donde en Yosemite ocurrió. Jeff y Jean son dos hermanos que se lo pasan en grande acampando juntos. Me invitaron a su lugar de acampada y compartieron conmigo unas increíbles costillas de cerdo de California con cerveza de San Francisco. Díficil de olvidar la parcela 520 en North pines. Una de las mejores de Yosemite.
img 7140.redimensionado
Acampando fuera de la visión de los rangers lleva su trabajo
Así que, con fe y pocas certezas, le llevo la contraria al google maps y enfilo hacia el norte. Hacia Yosemite. Tras la primera tormenta del año ha llegado el bueno tiempo. Algo que los locales conocen como el verano indio.
Y ese romántico nombre me sirve para declarar asimismo que por extensión se ha terminado la tormenta en mi corazón. Luce ahora de un azul espléndido, sin una nube ni un pero, con los pájaros revoloteando a sus anchas y anunciando tiempos de felicidad: ese estado que el ser humano se empeña en extender más allá de las últimas brasas de la hoguera. Le he cantado las cuarenta a una antigua tristeza, le he lanzado un órdago al destino y siguiendo con el ejemplo del mus, la compañera me sigue el juego. No, no es un farol. Son cuatro triunfos los que guardo en la manga. Cuatro triunfos como cuatro lunas llenas.
Y como decían en aquél antiguo programa que me dejaban ver los viernes por la noche, «Hasta ahí puedo leer…»

Paz y Bien, el biciclown.

img 7179.redimensionado

Yosemite luce siempre hermoso

img 7160.redimensionado

Con Jean y Jeff en Yosemite

11 comentarios en “El verano indio”

  1. me alegra saber que tu corazon de payaso y nomada late de manera diferente,sera que es el amor lo que mueve el mundo?un saludo y animo en tus andanzas¡¡¡¡¡¡

  2. Como siempre….GRANDIOSO!!!!

    A un simple.mortal como yo…le cuesta imaginar que su dios de carne y hieso tambien tiene sentimientos, digamos negativos o poco agradables, que le sacuden la razon. Y es normal al leer esto desde la cama en tu casa, volando con cada frase que lees a cualquier carretera a dar pedal. Desde aquí solo ves rosas….solo ves tu sueño realizandose por un semejante al.que idiolatras, y piensas: «ha de pedalear riendose»… O «es imposible que sienta dolor»…y todo por el hecho de no ser consciente que lo que lees no es a Verne…sino a Neil.

    Gracias a historias como.esta…..voy entrenando a mi corazon para que empuje de mi razon en los momentos de falquesa.

    Me alegra saber que vuelves a tener mas fuerza….mas empuje.

    Un abrazo y no olvides que pedaleamos contigo!!!

  3. Le he cantado las cuarenta a una antigua tristeza y le he lanzado un órdago al destino… ja, ja, jaaaa, DIOOOOOOOOSSSSS que enorme eres, como me gusta oirte decir eso, la vida se vive mejor siendo un valiente, como tú!! comparto tu felicidad, la sumo a la nuestra y añado un colorido fondo marino en mazuntle, oaxaca, de esos de insuperable belleza, ya no insoportable, bueno de esos que tanto te gustan.

  4. En un par de días comienzo a pedalear a la velocidad de la brisa… empezando desde un lugar muy cercano, Santa Bárbara en California..
    Me atemorizo al ver como viven en esta parte del planeta, no somos de un país pobre, pero sorprende el ritmo de vida y nivel de vida que llevan aquí…
    Con sus cosas buenas y sus cosas malas, en resumen diría que si la vida te va bien, perfecto, pero si te va mal,fatal…
    Grandes contradicciones y cosas absurdas, el capitalismo como máxima, el beneficio como religión, la reflexión y el ser bohemio como algo obsoleto…
    Un país donde compras tu vida, si tienes mucho dinero te podrás comprar una muy buena sino una muy pobre….

    Aunque no hay felicidad posible sin una paz interior, difícil de encontrar en esta sociedad y sistema…

    No nos diferenciamos tanto, pero este es el modelo de desarrollo que sigue una gran parte del mundo… y espero que algún día se den cuenta de que no es el mejor camino….
    Un Gran Abrazo Neil y otro para ti Samu!!

  5. Te sigo desde tu primer viaje a Sudamérica, tengo todos tus libros y películas y he de decir que no me canso de leerte, eres una bocanada de aire puro que de vez en cuando respiro con avidez. Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba
Abrir chat