baobab

Baobab

El viento que hacia aquella tarde no paraba de buscarme las cosquillas. Ese baobab me podia proteger. Primero montar la tienda, luego la ducha y por ultimo preparar la cena. Con una ensaladita estaba todo arreglado, pero no hay mas que ver el color del tomate para imaginarse lo nutritiva que seria la cena.

A la mañana siguiente hasta me encontre con ganas de preparar un fuego para hacer Malawa un sencillo plato que Gili el holandes me enseñó a preparar y cuyas instrucciones aparecen en la seccion Platos Locales

foto230 5sin
foto230 6sin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba