Login

Register

Login

Register

Tu eliges: Felicidad o Paz interior

Investigando para crear un curso online sobre el Propósito, he llegado a cierto callejón sin salida: ¿Qué es más importante la Felicidad o La Paz Interior?  ¿Están interconectadas o se…

Investigando para crear un curso online sobre el Propósito, he llegado a cierto callejón sin salida: ¿Qué es más importante la Felicidad o La Paz Interior?  ¿Están interconectadas o se puede conseguir una sin la otra?

Así he decidido hacer esta pregunta en dos redes sociales.

En Twitter, casi un 75% de los votantes optaron porque la Paz Interior era más importante que la Felicidad.

En Instagram, la mayoría era de la misma opinión. Pero muchos opinaban que son complementarias, que una lleva a la otra, que son la misma cosa…

captura de pantalla 2020 04 27 a las 13 04 19

Encuesta en Twitter

No soy un experto en la materia, y lo mío no deja de ser una mera opinión. Pero me gustaría exponer mi punto de vista con algunos ejemplos y desde mi propia experiencia vital.

La diferencia de expresión ya dice algo.

Fíjate que no decimos: tengo felicidad, sino soy feliz.  La felicidad tiene que ver con el Ser, no con el Tener.

Mientras que solemos decir: tengo paz interior. Parece que no suena bien a nuestros oídos: estoy en paz interior. Como mucho estoy en paz si se oye, pero no estoy en paz interior.

No se si esto sirve para algo, pero creo que la felicidad es algo que igual que a veces pensamos que tenemos, otras veces sabemos que no la tenemos.

Pienso que la felicidad es la consecuencia de algo, no la fuente que lo origina.

Y la paz interior es ese marco o escenario en el que la felicidad puede o no puede presentarse.

Parece obvio que sin paz interior no puede haber felicidad. Eso es lo muchos de vosotros habéis comentado en mi perfil de instagram, pero podría darse el caso de que aún teniendo paz interior no tengas felicidad. Pienso así en muchos momentos de mi vuelta al mundo, en los que me encontraba en paz interior, nada sacudía mi mundo y sin embargo era consciente de que no era feliz. Me faltaba algo. Muchas veces tenía ese sentimiento cuando veía una hermosa puesta de sol. Aquello me traía mucha paz pero también melancolía y me dolía no poder estar con alguien ( solía ser el recuerdo de una mujer), y por ello podía decir que no era feliz a pesar de sentirme en paz. En esa situación estaba un poco triste.

En el otro extremo puedes pensar en un asesino, cuya conciencia no está en paz, a quien le toca la lotería. El hombre es feliz, muy feliz, pero no tiene paz interior.

Así vamos acotando un poco el terreno. Pienso que la felicidad es algo subjetivo, yo me creo que soy feliz aunque mis circunstancias personales no lo sean. Considera la felicidad de los niños chapoteando en el barro. Soy muy felices.

Otro ejemplo. Puedo pensar que canto bien, eso me da felicidad sobre todo cuando canto en la ducha, pero los demás saben que no canto bien. No aprobaría un examen al conservatorio de música.

Y la paz interior es algo más objetivo, solo se da si hay ciertas circunstancias.

captura de pantalla 2020 04 27 a las 13 54 12

Pregunta en Instagram

Siempre las metáforas me han servido para entender un poco la realidad. Así por ejemplo piensa en una tormenta de verano. Llueve mucho pero de repente, sale el sol. Ese sol es para mi como la felicidad. Aparece de repente, aunque no se den las condiciones ideales, otorga un subidón de energía momentáneo y luego se retira. En cambio la luz que queda, aún cuando llueve, esa luz es la paz interior. Y así me sucedía en aquella puesta de sol en donde yo tenía paz interior aunque no había sol, o felicidad, en mi vida.

img 1930

Puestas de sol que dan que pensar

Yendo un poco más allá, creo que no buscamos la felicidad sino las circunstancias para que se presente. Ahora que saldremos de esta situación de confinamiento, no vamos a ir a la calle buscando la felicidad, sino a estirar las piernas, a trabajar, a ver a nuestros amigos…; hechos que nos aportarán felicidad. Pero pronto volveremos a la normalidad, nos habituaremos a ver a nuestros amigos, a trabajar en la oficina…, y se esfumará la felicidad.

Por eso creo que la paz interior puede generar las condiciones para que se de la felicidad, y que cuando se presente sea incluso un poco más duradera, y no apenas un orgasmo de alegría, como el de quien le toca la lotería. Su alegría o felicidad, durará lo que tarde en gastarse el dinero.

De ahí que yo intente trabajar mi paz interior y no mi felicidad. La felicidad es un premio que puedo llegar a obtener y puede acompañarme un cierto tiempo, si tengo paz interior.

Veo algo parecido en la relación entre la risa y la sonrisa. Ahora que estoy editando el documental de dos payasos que se han ido a la India en marzo para hacer tres espectáculos para las mujeres de Bengala Occidental, me fijo en los planos de reacción del público, esas imágenes muestran a mujeres sonrientes en la mayoría de los planos, y solo en ocasiones riendo.

Nos cuesta más mantener la risa que la sonrisa. Es más agotadora. La felicidad creo que tiene algo de combustión rápida. Es un fogonazo más que una energía continua, como lo es sin embargo la paz interior.

Espectáculo en India 2009

Espectáculo en India 2009

Por lo tanto, ni la felicidad supone la paz interior (recuerda el asesino que le toca la lotería), ni la paz interior implica la felicidad (mi situación de la puesta de sol en que estaba triste).

Muy bien Álvaro, y toda este reflexión ¿de qué vale en el día a día?

Al menos a mí de lo siguiente:

  • no debemos ir en busca de la felicidad, ella nos visitará a veces como un premio que no merecemos (lotería), o como algo que hemos ido construyendo poco a poco.
  • igual que viene se va a ir, por lo que no debemos intentar atraparla o retenerla
  • no debería ser grave reconocer que hoy, o en algún momento del día, no soy feliz.

Observar cómo nos sentimos es el primer paso para calmar nuestros pensamientos. De acuerdo, te falta esa chica en tu vida, o no has conseguido el trabajo que pensabas, o te han puesto una multa de tráfico. No estás feliz. Es lógico. No debes estarlo y te entiendo. Pero intenta que eso no perturbe tu paz interior. Trabaja, con estrategia, compromiso y planificación, para obtener esas circunstancias ideales que haría que la felicidad venga a visitarte en la próxima puesta de sol.

Paz y Bien, el biciclown.

 

UNA PREGUNTA PARA TERMINAR

¿Qué temas os gustaría que tratara en el curso online sobre el Propósito? ¿Qué aspectos concretos os preocupan y os ayudarían a ser mejores versiones de vosotros mismos?

Muchas gracias por las opiniones. 

2 Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.