cruzando rio en himalaya

Tus razones VS mi experiencia

Cuando lees a Hume tras leer a Spinoza te parece que estás hojeando un libro infantil. ¡Todo es tan claro y sencillo! Parece como si tu madre te estuviera leyendo un libro antes de dormir. Su Investigación sobre el conocimiento Humano es, no obstante, una obra que tuvo que escribir debido a que las anteriores que había publicado sobre el tema no se vendieron. La gente no las entendía.

Hume es conocido como el padre del escepticismo, aunque los escépticos como Pirrón de Elis le daban mil vueltas. Pero Hume habla con un lenguaje claro y seguro que lo entenderás. Para él vamos por la vida dando las cosas por sentado. Pensamos que mañana el sol saldrá por el Este, pero eso no lo afirma la razón, es decir, no se puede demostrar. Eso solo es un hábito, una costumbre, fruto de la experiencia anterior.

Ningún científico te puede asegurar con certeza que la Tierra se va a seguir moviendo. Eso ha ocurrido así, los experimentos lo prueban, pero no pueden probar que será así. Es muy probable que no vivas 133 años, pero no se puede decir que es imposible. Confundimos lo probable con lo certero. 

“Nada es más corriente que los escritores, incluso los que tratan temas morales, políticos y físicos, distingan entre razón y experiencia y supongan que estas clases de argumentación son totalmente distintas entre sí.”

Es decir que razonar es una cosa y hablar desde la experiencia otra muy distinta. En mi caso, aunque parece que a veces razono, te estoy hablando casi siempre desde mi experiencia. He dejado un trabajo fijo y me he lanzado a vivir y a recorrer el mundo sin certezas de cómo acabaría. Mis resultados, logros y fracasos, provienen de mi experiencia. Te hablo desde el final del camino. Cuando alguien te habla como un experto te habla desde tu lado. No ha vivido lo que dice que sabe. De eso internet está lleno. Es como el médico que, con razonamientos, te explica que debes dejar de fumar o acabarás con cáncer de pulmón. Pero él ni hace ejercicio, ni ha dejado de fumar. Su experiencia es muy diferente de su razón.

Sigue Hume: “La primera (la razón) es entendida como mero resultado de nuestras facultades intelectuales que, al considerar a priori la naturaleza de las cosas y al examinar los efectos que deben seguir de su operación, establece los principios particulares de la ciencia y la filosofía. Los últimos (la experiencia) se supone que derivan enteramente del sentido y de la observación, por medio de los cuales aprendemos lo que realmente ha resultado de la acción de objetos particulares y de allí somos capaces de inferir lo que en el futuro resultará de ellos.”

¿Cuál es el problema según Hume?

Que confundimos lo que es con lo que debe ser (falacia naturalista). Lo que es en la naturaleza con lo que debe ser mañana. Hemos visto que normalmente un tío que llega a 100 años muere y pensamos que debe ser así. Pero puede que no. Puede que viva 133, o incluso 3000 años.

Las personas que hemos decidido vivir nuestros sueños en esta vida y despertar, somos personas que nos hemos sacudido el deber ser. No tiene porqué ser que yo trabaje 40 años y me jubile. Aunque todos mis amigos lo hagan. No tiene porqué ser así.

Hume era un rebelde del pensamiento. Yo lo soy también de la acción. 

No doy por hecho nada. Ni que mañana salga el sol, ni que yo lo veo.

Por eso amo el presente. Porque me trae consciencia de ser, no de deber ser.

Siempre se que puedo ser otra cosa. Que puedo pensar por mí, que puedo comer dos veces al día y no tres, que puedo escribir otro libro, aprender otra habilidad.

Que nada está escrito en tu vida. Tan solo tu fecha de nacimiento. 

Ese espíritu es el de Hume. Re-pensar.

Y hacerlo desde la experiencia es mi espíritu. No sentándome a pensar, sino poniéndome los zapatos para vivir, para pedalear, para caminar, para escribir, para subir a la montaña o bañarme en el río.

Cuando elaboré el Curso Vivir con Propósito, no imaginaba que iba a ser de tanta utilidad a las personas. No les trato de vender mi método, solo quiero despertarlas para que creen el suyo, a partir de su experiencia.

Atreverse a cuestionarse la vida es el acto más valiente de cualquier ser humano.  Por eso el Curso asusta a muchas personas: son cobardes en el vivir.

Paz y Bien.

sentado en el desierto

Pensando en el presente en Tajikistán en el 2008

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Scroll al inicio

Unos viven sus sueños,

y otros sueñan que los viven.
Si quieres suscribirte a mis RE-FLEXIONES diarias gratis 😍