Login

Register

Login

Register

Asia

un motivo

Un motivo para regresar

Hacer un espectáculo a favor de las personas que son naturales destinatarios de mi proyecto. Esa es la idea con la que he regresado a Japón. Pero no es fácil. He escrito a una conocida Ong, savethechildren. No contestan. Repeti mi oferta de espectáculos gratuitos a la sede en Japón. No contestan. He escrito a mi Embajada en España. No contestan. Me detuve en NHK, la cadena oficial de televisión en Japón, y le expliqué mi proyecto a un periodista. Pareció interesado pero…; no contesta.
los petalos

Los pétalos no hacen ruido

Una vez que asumes que no puedes entender la red de carreteras de un país, ni siquiera con el mapa que amablemente me envió Mapiberia, lo mejor es perderse. Y de perdidos al río de cruces sin señalizar, pistas con categoría de carretera y desvíos a desmano. Sali de Seul tan tranquilamente como entré. Si llegué por un carril bici de veinticinco kilómetros salí en metro hasta Suwon escapándome así a una locura de laberinto del que nunca hubiera encontrado el hilo de Ariadna. La primera sorpresa vino en la isla de Anmyeon, al oeste de Corea. Me brindó uno de esos atardeceres al que sólo le faltaba para ser perfecto una mano de mujer que se entretuviese en desenredar, amablemente, los últimos rizos de mi pelo.

el mapa

El mapa está del revés

El mapa de Korea no llegó a su debido tiempo a Busan y pensé que tendría que recorrer el camino hasta Seul preguntando. Son más de 500 kms, pero otro fortuito encuentro al llegar al puerto de Busan me salvó. Al menos eso creía. Un canadiense acababa de venir en bici desde Seul hasta Busan y regresaba a Japón donde le esperaba su mujer nipona. Me dejó sus mapas que eran en realidad varias fotocopias en color. Las había impreso de una web de un holandés que adoraba Korea www.janboonstra.com
kck

La conexión KCK

Kenya (Nairobi) 2007. En casa de Fran Cervero un grupo de españoles compartimos el salón y algunas experiencias. Entre ellos se encontraba Iñigo, un vasco de larga y solidaria trayectoria por el mundo. Trabajó varias temporadas en el hogar de la Madre Teresa en Calcuta hasta que encontró el amor de su vida, Izaskun, y juntos fundaron Calcuta Ondoan; con proyectos en Calcuta (India). En África hablamos de la posibilidad de que yo pueda ofrecer mi espectáculo en la sede de su proyecto en Calcuta.

Calcuta (India) 2009. Con la gran ayuda de Iñigo y del hermano Das ofrezco mi espectáculo en la India para la ong Calcuta Ondoan. Casi mil mujeres, beneficiarias de sus proyectos, se divierten con el biciclown. Simultaneamente se organizan actividades lúdicas en San Sebastían, la otra sede de Calcuta Ondoan. (leer ese artículo)

algo que declarar

Algo que declarar

Si siempre te mueves en el mismo entorno: trabajo, casa, gimnasio, bar-trabajo, casa, gimnasio, bar…, es evidente que las personas que te encuentres diariamente sean en un 90% las mismas. Al desplazarme por la tierra en bicicleta, sin rumbo fijo, cada kilómetro es nuevo y nuevos son también para mí las personas con que me relaciono. En ocasiones esa relación es positiva y en otras muchas neutral (no pasa nada), pero los días que alguien se aproxima a mí y me ofrece su sonrisa, su pulgar en el aire o su ayuda son maravillosos y memorables.

unas noches son asi

Unas noches son así

Justo acababa de empezar a colocar la esterilla y desenrollar el saco cuando llegó un coche. Al principio el hombre no se dio cuenta de mi presencia porque mi zona estaba a oscuras. Ya hacía una hora que el sol se había ocultado y la noche empezaba a tragarse las últimas luces del puerto. Mi emplazamiento para pasar la noche era la parte trasera del mercado de frutas y pescado. Aunque habían cerrado todavía llegaba alguna furgoneta para retirar mercancía. Volví a empaquetar todo pues no me apetecía dormir allí si cada dos por tres llegaban coches. El hombre se acercó y le saludé en japonés. Leyó mi cartel de vuelta al mundo desde el 2004 y me preguntó si quería dormir allí. No pude negárselo y sonrió. No problema, me dijo.
cosiendo la sonrisa

Cosiendo la sonrisa

Algunas veces he tenido que hacer el payaso cuando mi alma estaba rota o cuando deseaba estar en otro lugar. Pensaba que como profesional había que hacerlo, me olvidaba de mis angustias y lo hacía. Ahora quisiera escribir sobre el dolor que desprenden las imágenes de la televisión de Japón. Pero no quiero que esta web sea un testimonio de ese dolor, alimentado hasta la saciedad por las imágenes, sino que quiero traer una sonrisa en estas letras. Porque esa creo que es la misión de los payasos: ser insensibles hasta a su propio dolor para hacer brillar todas las sonrisas ajenas apagando la propia.
floreciendo

Floreciendo

La televisión japonesa no solamente informa de si mañana hará frío o calor, lluvia o sol, también indica cuáles son los árboles que ya comienzan a vestirse de flores. La primavera llega a Japón primero por el sur y va ascendiendo lentamente hasta terminar, en Junio, en la isla de Hokaido.
dias de oficiana

Días de oficina

También hoy estoy sentado frente al ordenador y no frente al manillar de mi bici. Hay mucha tarea por hacer. En cuatro días intensos he conseguido actualizar todas las Galerías Fotográficas de África en la web. Más de 150 fotos que ha habido que redimensionar, titular…
Ahora gracias a la impagable ayuda de Tradeuro estoy traduciendo la web al inglés en el apartado Diarios. Más de 100.000 palabras. Y por si fuera poco hay que rellenar certificados de clownfunders, recordar a la gente que haga el ingreso, llamarles, enviarles el sms…
conejo

El año del conejo eléctrico

No creo que haya en esta isla de Japón, ni siquiera en todo el Japón muchas familias como la familia Takao que me ha adoptado hace ya una semanas. No hay día en que no falte a la mesa para cenar un montón de platos, siempre diferentes, y la risa. En esta atmósfera de tranquilidad he encontrado un nuevo hogar para trabajar. Día, tarde, noche, lunes, domingo…, pero me encanta trabajar en mi sueño. He terminado la primera redacción de mi próximo libro que se llamará Donde termina el asfalto. Y he empezado a redactar el primer guión de La Sonrisa del Nómada que se financiará gracias a la aportación de más de 175 clownfunders. Muchos más. Esos son los que hay a día de hoy pero el número seguirá creciendo. Tanto el libro como el documental verán la luz en la primavera del 2.011.
Ir arriba