Login

Register

Login

Register

Nepal

niebla

Corazón de niebla

El ser humano tiene unos músculos para pedalear y otros para caminar. A los ciclistas profesionales les está prohibido hacer largas caminatas porque destruyen los músculos que les ayudan a ganar carreras

mance

Romance en las alturas

El Taboche Peak (6.360m) contempla desde un poco más abajo la descarnada pelea que el Everest y el Lothse sostienen por la hermosa dama. Sin embargo la hermosa montaña, el Ama Dablam, no se inmuta pues ya ha tenido sus días de gloria como lo atestigua su hija, fruto de aquélla época, el Amphu Gyabjen (5.630m).

La montaña se desmelena

El veintinueve de mayo de mil novecientos cincuenta y tres un Sherpa llamado Norgay y un neocelandés apellidado Hillary, juntaron el cielo con la tierra con sus pies al hacer cumbre en la montaña más alta de la Tierra. Años después de haber alcanzado el Everest el hombre llegaría también a la Luna. (Que deslumbrante brillaba estos días en el Himalaya, apareciendo entre las nubes sin previo aviso, como un beso que se roba a una hermosa mujer).

el mono y el ciervo

El mono y el ciervo

Desde lo alto de la rama más alargada, el mono va saltando de árbol en árbol, guardando el equilibrio con su cola mucho más larga que su plateado cuerpo. Su cara negra recortada sobre el cielo brumoso de la selva nos mira asustada. Como acostumbra a ocurrir desde los tiempos en que Tarzán aún llevaba pantalones los ciervos merodean alrededor. Su amistad con los monos de cara negra es muy conocida. Es un binomio de intereses comerciales y militar.

partida doble

Por partida doble

Namaste, que significa hola por estos parajes, aunque yo suelo decir: No Más Te, coffee please. Porque me estoy ahogando de tanto te con leche. El café no está tan extendido como el te por estos pagos. Aunque está muy rico con la especias que le meten

sensualidad

Sensualidad en la pedalada

Cuando pedaleo estos días escucho las ramas de los árboles sacudidas por el viento del Sudeste. A mi izquierda se alza la gran cadena montañosa del Himalaya y, por el fértil y alargado valle que recorro, las construcciones de adobe se alternan casi sin dar tregua a los campos de cultivo.

Ir arriba