Login

Register

Login

Register

Meditando antes de un show

El confinamiento y la resistencia: cuándo empezó todo.

Extraído del libro El Poder del Ahora de Eckhart Tolle “Antes de convertirse en un gran maestro Zen, Banzan dedicó muchos años a buscar la iluminación, que siempre parecía eludirle. Un día, mientras caminaba por el mercado, escuchó una conversación entre un carnicero y su cliente: «Dame la mejor pieza de carne que tengas», dijo el cliente. Y el carnicero le contestó: «Todas las piezas que tengo son las mejores. Aquí no hay ninguna pieza que no sea la mejor». Al oírlo, Banzan se iluminó.“

La explicación de Eckhart sobre este pasaje es muy sencilla: cuando aceptas las cosas (piezas de carne) tal cual son y las aceptas como la mejor opción en cada momento, has llegado a iluminarte.

Los seres humanos organizados en pequeños batallones de la dimensión adecuada para juntarse en un balcón, han empezado a cantar Resistiré del Duo Dinámico, porque toda guerra requiere un himno, una bandera y algunas consignas en rima ABBA. Hay algo de positivo en ese gesto, y es la energía que reciben los vecinos de sus otros vecinos al sentir que no están solos, que no son los únicos que están viviendo esta época excepcional.

Sin embargo no nos hemos dado cuenta aún del inmenso poder y de la brutal energía que somos capaces de desplegar si nos reunimos con nosotros mismos en nuestro balcón interior. Allá donde solo cabemos nosotros. En vez de buscar fuera nuestra energía, en canciones o rituales, intentar descubrirla en nuestra propia casa.

Pero como afirma Pablo D´ors en su libro Biografía del silencio: “Lo que realmente mata al hombre es la rutina; lo que le salva es la creatividad, es decir la capacidad para vislumbrar y rescatar la novedad.“ Esto justificaría la cantidad de vídeos en las redes sociales de personas hablando con su bicicleta que les pide ir a dar una vuelta, familias bailando en el salón o perros escondidos para no ir a la calle con su dueño. Son innumerables muestras de ingenio cuyo denominador común es hacernos reír.

Y es que el humor siempre ha sido la principal medicina contra la locura. Basta repasar la película La Vida es Bella de Roberto Benigni, donde un hombre crea un mundo de fantasía para proteger a su hijo en un campo de concentración nazi.

Trabajar con una sonrisa. Dos monjes budistas en Nepal
Trabajar con una sonrisa

El problema es acabar habitando en ese mundo de fantasía, sin querer abandonarlo, porque más temprano que tarde la realidad llegará con su bofetada de verdad. De nuevo Pablo D´ors: “Soñar es escaparse, y para vivir no es preciso estar siempre escapándose“.

En un extremo la opción de resistir, de hacerse fuerte, NOPASARÁN, juntos no nos vencerán, PUTOVIRUS…, y en el otro la aceptación (que no resignación) de que estamos viviendo una época excepcional con nuevas reglas ante las que hay que ser creativos para evitar caer en la rutina. Como publicaba este domingo en mi vídeo de los domingos en Youtube, estamos ante La Gran Oportunidad.

¿Te has parado a pensar cuándo comenzó este confinamiento? Mucho antes de lo que crees. Todo empezó el día que naciste. Ese día te confinaron en un cuerpo con unos padres,  un color de piel y unos rasgos únicos. Te otorgaron una nacionalidad y te hicieron hincha de un equipo de fútbol (algunos no estábamos bien programados y carecíamos de esa última funcionalidad). Te lanzaron a uno de los planetas del sistema solar. Te asignaron La Tierra y un espacio de tiempo que abarca entre finales del siglo XX y principios del siglo XXI. No voy a entrar en detalles nimios, sobre cuál es el país que te tocó en suerte, ni mucho menos cuántos metros tiene tu balcón. O puede que como yo ni siquiera tengas balcón. Lo único cierto es que nos pensábamos más libres y por Decreto nos han recordado que nuestra libertad empieza y termina en nuestro propio ser interior. Una vez acabe esta situación de fronteras cerradas, saldrán algunos corriendo como gallinas a las que les han cortado la cabeza, como perro encadenado todo el fin de semana, para correr por su barrio, por su planeta Tierra, desfogándose de toda esa energía que no han sabido canalizar hacia dentro, como un horno sin ventilación.

Sigue Pablo D´ors: “Hoy se que conviene dejar de tener experiencias, sean del género que sean y limitarse a vivir (…) La verdadera vida está detrás de lo que nosotros llamamos vida“

Meditando antes de un show
Meditando antes de un show

Cuánto más estoy en silencio más me escucho. Vivo en un camping cerrado y durante días no hablo con nadie. Hago algunas escapadas a las redes sociales para compartir alguna broma que se me ocurre, o alguna pequeña historia, y vuelvo a mi mundo sin balcón.

Cuánto más despacio voy más cosas veo. Observo detalles antes desapercibidos. Vivir es pausarse. Igual que cuando amas el tiempo se detiene, cuando eres consciente de tu realidad y la aceptas, habitándola, el mundo sigue y tu te bajas. Y en esa estación vacía y abandonada construyes tu momento y descubres, que mucho antes que tú, alguien muy ingenioso ha levantado un nido en una viga oxidada, y otro ha juntado unas hojas del último otoño para hacerse un colchón.

Antes de esta pausa mundial vivíamos en círculos independientes unos de otros que a veces se tocaban en algún extremo (en el ascensor, en el bus) pero que pronto se hacían más cerrados para evitar el contagio de los otros en nuestro mundo. Y ahora que nos han colocado el candado en nuestras puertas, nos damos cuenta de que necesitamos contaminarnos de abrazos y caricias. Lo virtual no alcanza más que para una semana de encierro.

Te invito a que no te resistas ante esta nueva situación porque es una oportunidad inmejorable para conocerte a fondo y para entrar en rincones de tu mente que nunca antes habías pisado. Acepta lo que ocurre con una sonrisa y sin imponer tu ego que lo quiere tener todo controlado. Había mucho ruido ahí afuera y era necesario un golpe en la mesa para que todos los alumnos de esta clase llamada Tierra, se quedaran por un tiempo sentados y en silencio.

Quítate las ropas de payaso, el maquillaje y la nariz, y ten la valentía de mirarte de nuevo en el espejo. Lo que ves es lo que eres, no es el mismo de ayer.  Paz y Bien, el biciclown.

La Sombra de un clown
La Sombra de un clown

 

 

 

 

 

6 comentarios en “El confinamiento y la resistencia: cuándo empezó todo.”

  1. Julián Alberto Osorio

    Álvaro buenas noches, wow, ¡excelente! Gran oportunidad… Te hablo desde Medellín Colombia, te he seguido desde hace tiempos. Excelentes mensajes, que llegan al corazón, que inspiran; toda mi admiración, definitivamente es el corazón el único que sabe hacia donde queremos ir y veo que lo haces saber en varios posts. Felicitaciones por esa pasión que le imprimes a todo lo que haces, cada post, cada vídeo, cada mensaje que dejas en las redes; esa es la receta y hay que transmitirla a todo el mundo.
    Tengo listo para leer tu libro “Una declaración de intuiciones” que me llego hace poco. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba