Login

Register

Login

Register

martin bancc83olas jpg

El camino para ser conferenciante

Hace un poco más de dos años que concluí la Vuelta al mundo en bicicleta (2004-2017) y, aunque ya no viajo a la velocidad de las mariposas, aún he hecho más kilómetros en bicicleta que en coches, trenes y aviones. En bicicleta fueron más de 178.000 kms. En esta fase de conferenciante ya he ido tres veces a América e incontables han sido los viajes por España y hasta Francia para ofrecer mis conferencias.

No creo que uno pueda decidir convertirse en conferenciante. Es la vida la que te brinda esa posibilidad y, algunos, la hemos podido aprovechar siguiendo estos principios que deseo compartir por si alguien intenta abrirse huella en este campo.

martin bancc83olas 7 general jpg
Conferencia en Barcelona 2020

LA HISTORIA. Casi todos los conferenciantes que he conocido parten de una potente historia personal. Un logro o hazaña deportiva, como mi amigo Pirri, o un extraordinario conocimiento en un campo concreto como mi otro amigo Javier Sirvent. Son escasos los que basan su ponencia en lo que han leído o escuchado. Es particularmente notorio el caso de Victor Kupers que con gran honestidad arranca diciendo que nada de lo que va a decir es nuevo, y sin embargo, todo el mundo sale encantado y motivado de su conferencia.

Así pues, parece necesario tener una potente historia detrás. A veces una historia de dolor y perdón como mi amiga Irene Villa o un gran viaje. Ese es mi caso.

A todo el mundo le fascina viajar y hoy en día está claro que es posible dar una vuelta al mundo. Pero hacerlo en bicicleta y durante trece años exactos (sin volver a España) me atrevo a decir que soy el único en este país que lo ha hecho. Pero hay algo más que le otorga a mi historia singularidad. Al viajar haciendo espectáculos de clown para la gente más humilde más personas se sienten atraídas por el proyecto.

Aunque este primer punto, no basta para poder ser un buen conferenciante. Es necesario saber contarlo.

martin bancc83olas jpg
Conferencia Barcelona 2020

 

LA COMUNICACIÓN DE LA HISTORIA. Por muy potente que sea tu historia sin una buena oratoria, una buena puesta en escena, no llegarás a tu audiencia. Como payaso que ha actuado ante públicos de diferentes nacionalidades, he aprendido que siempre hay que adaptarse a la audiencia. No se puede ir y soltar el rollo aprendido. Hay que narrarlo y reproducirlo como si fuera la primera vez que lo cuentas. Y eso es lo más difícil, porque yo he contado las mismas historias muchas veces, pero el público no lo ha oído nunca. Y si no lo disfruto contándolo la historia se dibuja apenas y no se comunica a nivel emocional.

Estructurar tu historia con un buen esquema y conocer los puntos fuertes de tu ponencia, con sus momentos álgidos y no tan álgidos, con un buen final y una buena dosis de humor, es lo que hará que la audiencia te acompañe en ese viaje encima del escenario.

Particularmente importante es contar con una buena selección de fotografías, gráficas claras y con el tamaño de letra suficientemente grande que permita ser leída desde la parte más alejada del estrado. Mucho le debo en este sentido a Gonzalo Marañón y a su libro El Arte de Presentar por sus consejos para organizar la información y ponerla en escena. Y desde luego a More que no duda en aconsejarte en que quites o mejores lo que es susceptible de eliminar o mejorar.

EL FEEDBACK. Cada conferencia es única porque cada persona de la audiencia lo es también. No siempre estás igual de acertado y no siempre se crea la extraordinaria comunión con la audiencia. Por eso es fundamental que en cada conferencia te puedas grabar o tener a alguien de confianza que te escuche y te de sus comentarios al acabar. En mi caso suele ser Mar Losada que me acompaña en muchos eventos quien no duda en darme su visión más global y experimentada de mi actuación.

Y es que cada conferencia es una actuación. Uno actúa las palabras que dice, no solo las repite, sino que las vive y siente en su corazón, y eso el público lo percibe.

Que todo lo que hagas salga directo del corazón, puro y total, sin guardarte nada para otro partido o actuación. Nunca sabes cuando va a ser la última.

Paz y Bien, el biciclown.

martin bancc83olas 6 jpg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba