Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

Dejar huella

(Oviedo).En mi colegio a veces venían misioneros para relatar sus experiencias en África. Mostraban fotografías y narraban historias que a todos se nos hacían muy lejanas y sin embargo, al…

(Oviedo).En mi colegio a veces venían misioneros para relatar sus experiencias en África. Mostraban fotografías y narraban historias que a todos se nos hacían muy lejanas y sin embargo, al irse, quedaba en mi un sabor amargo. Aunque no pensaba que pudiera hacer nada para resolver los problemas de agua, comida, salud o alumbrado de los que nos hablaban, seguir viviendo como si nada ya no era posible. La cena de ese día tenía sabor a derrota e injusticia.

Por mi cabeza germinaba la idea de ser misionero, pero las raíces no eran profundas y la contemplación de alguna compañera de clase desbarataba de un plumazo el plan.

Nunca llegó a la clase un aventurero, alguien no ligado a la Iglesia, para narrar sus viajes. Y menos mal. Porque seguro que la llama de la aventura se hubiera encendido en mi de inmediato.

Hace unos días recibí un correo electrónico de los profesores de tercero de primaria de un Colegio Marista de Mataró. Así decía:

“En nuestra escuela cada puerta tiene el nombre de alguien especial, alguien que dedicó o dedica una buena parte de su vida a ayudar o hacer cosas por los demas. Queremos que nuestros alumnos sigan esos ejemplos de bondad.“

Decidieron escribir mi nombre en una puerta del colegio.

La puerta de un cole con mi nombre

No es el único colegio que me escribe pues, cada año, recibo correos electrónicos de Francia, ya que en sus libros de español aparece recogida mi historia. Este fue del otro día.

“En clase hemos descubierto tu viaje y tu compromiso con los niños desfavorecidos del mundo.
Todos pensamos que eres muy valiente y aventurero porque antes de emprender tu viaje eras abogado y has preferido vivir aventuras para ayudar a los niños y regalarles momentos de alegría y de buen humor.
Eres muy generoso y altruista.
No hay muchas personas que aportan ayuda moral a los niños como lo haces tú. Eres como un héroe para esas personas.
Transmites tu felicidad a los otros y admiro también tus aventuras.
Tus acciones provocan nuestro respeto.
Te deseamos que sigas viviendo tu aventura y no cambies por favor.
Saludos“

De un colegio de Louviers en Francia.
Me imagino qué ocurrirá si el día de mañana alguno de los alumnos de esos colegios decide hacer un viaje en bici o subir una montaña o cruzar un océano en barco, inspirado por mi historia. Es posible que nunca lo sepa, y no importa, solo la posibilidad de que eso ocurra ya es emocionante.

Mañana pueden cambiar las puertas del colegio, o incluso trasladar el colegio, puede que mi historia no vuelva a figurar en los libros de texto, pero los alumnos que han conocido un pedazo de mi vida ya han recibido una energía, una información, que puede llegar a causar efectos insospechados en su mente.

Cuando me entrevisté hace meses con el Director de Deportes del Principado de Asturias me preguntó:
“¿Quieres algún tipo de reconocimiento?“
“No, le dije, claro que no. Si me hacen un monumento, mañana los que suban al poder lo retiran, si me dan una calle los perros mearán en la esquina… “
Los reconocimientos no se piden. Se reciben.

Mi mayor reconocimiento hubiera sido que hubieran tomado mi historia para mostrarla, mediante conferencias, como ejemplo de vida en colegios, institutos, universidades…, pero ese tema no era competencia suya y, aunque es posible que supiera cómo moverlo, tampoco tenía gana de complicarse la vida.

Y aquí está un colegio de Mataró dándole mi nombre a una de sus clases. Sin comerlo ni beberlo.

En esta vida no debes hacer las cosas buscando reconocimientos, ni aprobaciones. Debes hacerlas porque te salen de dentro, porque algo dentro de ti te lo pide a gritos. Puede que lo entiendan hoy o nunca. Quien lo debe entender y valorar eres tu.

Los chicos de Mataró no lo saben, pero yo estudié también en los Maristas de Oviedo. Gracias por vuestro gesto y amabilidad.

Paz y bien, el biciclown.

Info en el Cole

Sin Comentarios

Publica un comentario

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.