Login

Register

Login

Register

Castillo Edimburgo

Lluvia, casualidades y Pimm´s

Son casi dos semanas en este país que, por ahora, es parte de la Unión Europea. Desde Ipswich, a donde llegué en barco, hasta Edimburgo, he cruzado tierras y gente de lo más diversa, en general hospitalarias, por un país en el que las bicicletas no son las protagonistas. El coche es el rey, bloquea las calles, los carriles bici están mal mantenidos, mal señalizados y por si fuera poco son escasos. Es triste y sorprendente a la vez.

El tiempo no acompañó en absoluto los primeros días y la lluvia fue muy intensa, hasta el punto de ocupar la portada de algún diario local. Mi suerte me acompañó para encontrar refugio en warmshowers. Comenzando por Emma que me alojó en su casa de Ipswich y luego en la de su madre en Cavendish. Una encantadora experiencia que me llevó a probar el Pimm´s una bebida típica y propia más de una final de Wimblendon que de una tarde en casa. Al día siguiente les ayudaba a reparar el techo del garaje. Nunca pensé que yo tenía esas habilidades.

Poco después llegué a Cambridge, alojado por otra encantadora pareja de warmshowers, y pude disfrutar por igual de los remeros como de las vacas pastando al lado del río.

Niebla
Una delicia el paisaje

Cuanto más al norte me aproximaba menos coches me encontraba. Eso me permitía disfrutar más del paisaje, aunque más allá de campos de trigo y pequeños bosques, nada más podía retener mi atención. Por las noches siempre la lluvia me daba un bofetón obligándome a secar todo al día siguiente al mínimo rayo de sol.

En Lincoln Bárbara Joy me abría su casa sin saber que, unos años antes su hermano me había dado agua en Canadá. Fue por la mañana siguiente que Bárbara le contó a su hermano que vive en Dubai que alojaba en su casa al biciclown cuando se enteró de aquélla historia. ¿Más casualidades? Cuando Jeroen me acompañó a salir de Amsterdam nos encontramos con una chica de España con una bici que el propio Jeroen había construido cuando trabajaba en Barcelona en Bike-tech. De eso hacía diez años. Jeroen reconoció la bici y la chica al mecánico.

Una más al final de la historia.

Puente
Puentes con mucha historia

Para poder trabajar y editar mis vídeos, las bibliotecas no eran una buena solución. En muchas no me permitían conectar el ordenador, por motivos de seguridad, y en algunas otras el wifi era demasiado débil. Las cafeterias se presentaban como la única solución, aunque el cafe a más de 2 libras iban a meterme rápido en una pequeña bancarrota.

Como fuera tenía que editar vídeos, sobre todo pensando en la gente de Biciclown Plus, y un cafe hoy y otro mañana tampoco iba a ser tan grave. Además, hacía coincidir el cafe con la lluvia, y aprovechaba por igual para cargar las baterías de los equipos electrónicos y las mías propias.

Cruzar Newcasttle fue bastante difícil debido a que no hay muchos puentes que atraviesen el río y al tráfico intenso. Gracias a que encontré a Don en la carretera y me ayudó a cruzar. Tiene 85 años, monta en bici unos tres o cuatro días a la semana y no deja que su blanco cabello sea aplastado por un casco. Yo diría que le haría falta. Mientras le seguía por la ciudad vi como se saltaba un semáforo en rojo y una mujer conduciendo un Mercedes gris a punto estuvo de chafarle la rueda trasera. Don ni se dio cuenta.

Utopia
Utopia-velo

A todo esto debería deciros que la nueva bici va como la seda. Creo que le gusta más los caminos de tierra y, desde luego, está enamorada de las bajadas del 25%. Y de esas hay muchas en Yorkshire. En estas semanas de conocimiento mutuo, la nueva bici y yo, no nos llevamos nada mal. No he encontrado un tornillo flojo, prueba de que el trabajo de Jeroen es tan espectacular como yo podía imaginar. Tan sólo tuve que ponerle unos mangos extras en el manillar, para poder sujetar mejor el espejo retrovisor y poder también colocar mi cámara. Intenté comprar en varias tiendas de bici, y ninguna tenía, hasta que llegué a la tienda de Colin en Durban. Dos personas esperaban afuera, bien no dos personas reales, pero dos estatuas de chapa, que Colin había creado con sus manos. Oor Wullie un personaje de un dibujo animado y John Muir, un naturista amante de los espacios naturales. ¿Cuál es la relación entre ambos? La imaginación de Colin y sus manos, de cuya creación y arte surgieron ambos a golpe de martillo y en horas extras. La tienda de Colin, belhavenbikes, comparte entrada con una gasolinera. Mientras la gente llena el combustible sueña con que, el fin de semana, irán a montar en bicicleta por el camino de John Muir.

Hangar viejo
La parada del mediodía, con sombra y todo

Las gasolineras son para mi ahora un punto de conflicto. En tres de ellas me han puesto problemas para rellenar mi botella de combustible msr. Una de ellas se negó en redondo. Oficialmente según me comentan no pueden hacerlo porque la botella de msr está especialmente indicada para recibir el apestoso líquido, pero cuando alguien dice no es difícil que luego diga lo contrario. Al ser humano no le gusta retroceder sobre sus propias palabras ni sobre sus pasos.

Yo deberé hacerlo. Tras llegar a Edimburgo y ser alojado, a cuerpo de rey, por Andrea y Alberto, bajaré hacia el sur para, o bien ir a Irlanda, o bien ir a Londres. No lo se aún. Siempre prefiero que le vida me haga los planes. Fluir es mejor que planificar. Soñar que trabajar. Meditar que hablar. Escuchar que discursear.

Castillo Edimburgo
Vigilando Edimburgo

Andrea y Alberto seguían mis aventuras hacía tiempo y me escribieron al saber que yo andaba por UK, invitándome a su casa en Edimburgo. Por la mañana mientras tomábamos café me dijeron que otro ciclista les había hablado de mi hacía años. El ciclista es mi amigo Eric, que pedaleó conmigo en Perú, vino a verme a Brasil y con quien pedalearé en Francia de nuevo en breve. Ellos coincidieron en un barco de Mallorca a Barcelona hace años.

Hace unos días me encontré con Andrés Fluxa y Clémence Egnell. Conocí a Andrés en la casa de Santiago Lara en Tumbaco (Ecuador). Un argentino alto y tranquilo que pretendía recorrer el mundo. Meses más tarde conoció a Clémence. Viajaron a pie, se despidieron para encontrarse más tarde en París y allí Andrés le ayudó a preparar una bici con la que juntos terminará en viaje dentro de unos meses en París.

Tienda antigua
La tienda más antigua del país se cae

Hoy por la tarde volveré a ver a los Zapp. La familia de Argentina que lleva desde el 2001 recorriendo el mundo en su viejo coche de mil novecientos veintitantos y en el cual gestaron cuatro hermosas criaturas que ahora achican el espacio interior del auto con sus libros y muñecos. Cada niño lleva el nombre de un lugar del mundo.

Si la vida es un viaje con final incierto, hagamos del viaje algo más incierto aún, para ir acostumbrándonos a ese imprevisto The End.

Paz y Bien, el biciclown.

Camping
Lo importante de una casa es el jardín

 

5 comentarios en “Lluvia, casualidades y Pimm´s”

  1. La rompiste con esta, bici. Ojalá todos pudiéramos vivir así: «Siempre prefiero que le vida me haga los planes. Fluir es mejor que planificar. Soñar que trabajar. Meditar que hablar. Escuchar que discursear.». Pero, mucho me temo, que la mayoría tenemos que hacer todo lo contrario.. Jajaj!! (risa triste). ¿Te imaginas, Álvaro, que en mi trabajo, en la oficina, entre tanto encorbatado, me comportara de esa manera?

      1. Esta bola de nieve llamada «vida», Álvaro.. Habrá que dejarla que ruede hasta el infierno de esta modernidad, a ver si así se derrite y, como la nuez, salvar la madre y comenzar de nuevo, con no más que tu peso en pertenencias y ojalá a una velocidad menor que la de las mariposas. ¡Un abrazo!

  2. Me parece bastante arriegado recorrer el mundo en bici, sera porque soy un poc miedosa pero lo que vives no lo vive nadie, la verdadlas experiencias que has tenido, las casualidades de la vida al encontrarte con un familiar que te ayudo en canada, en cambridge es alucinante, además de todo lo que has vivido, te felicito por ser una mujer arriesgada y aventurera.

    Saludos y si vienes para colombia te invito a hoteles economicos en cali, donde podras descansar y disfrutar de esta ciudad tan hermosa, como lo es cali, colombia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba