Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

Un año cargado de novedades

(Bari). En toda mi vida nunca me había tocado el papel de Rey Mago. Recuerdo con exactitud en donde estaba cada Navidad de los últimos doce años tan sólo mirando…

(Bari). En toda mi vida nunca me había tocado el papel de Rey Mago. Recuerdo con exactitud en donde estaba cada Navidad de los últimos doce años tan sólo mirando el mapa del mundo. Marruecos, Namibia, Uganda…Y ahora Italia. Y no había tenido nunca la oportunidad de compartir la Navidad con otras familias viajeras y con otros viajeros en una misma estancia o departamento.

Al abrir la puerta de la habitación para depositar los regalos en cada par de zapatos sentí ese cosquilleo de emoción que comienza en el estómago y acaba expandiéndose por todo el cuerpo dejándote un sabor dulce a chocolate caliente con nata en la superficie. El regalo no era gran cosa  y la emoción eran desproporcionados para tan poca cosa material. Pero la ilusión no es algo que siempre esté relacionado con lo material. La ilusión es una construcción mental, un juego interior, que nos hace creer cosas que no existen. !Qué importa si la realidad es diferente! Una vida con ilusión es mucho más intensa y en eso radica el secreto de la vida: en la intensidad de tus días no en la cantidad de días vividos.

Hace unas semanas deambulaba por Grecia buscando un lugar en el que refugiarme de las nevadas y el frío. Por skpye me conectaba con otro viajero, Pablo de Bikecanine, que venía bajando de Albania y que también deseaba juntarse conmigo para, por fin y tras años de contacto por internet, conocernos personalmente. Pablo viaja con su perra Hippie, y durante unos meses con una amiga, Laia Canadá, y con un gatito que encontraron y adoptaron en la calle. Toda una tribu.

Laia Canada con el gatito adoptado

Tras abandonar Creta sin haber podido hallar ese lugar en el que refugiarme, y con unos días de mal tiempo, el 24 y el 25, decidí regresar en barco a Atenas y poner rumbo a la costa Oeste de Grecia. Por twitter recibí un mensaje de una familia viajera, Familia Supertramp, que también deseaban conocerme y que se encontraban en Bari (Italia), refugiados del mal tiempo en una parroquia a las afueras de la ciudad costera italiana. Viajan con dos hijos de dos y seis años. Una proeza.

Familia Supertramp en Roma

Nos bastaron dos mensajes por twitter para cambiar todos los planes. Nos juntaríamos en Bari a pasar el fin de año. Pablo, Laia y sus animales, cruzarían en barco desde Albania a Bari y yo lo haría desde Grecia. El mismo día, y con apenas media hora de diferencia, llegamos todos al puerto de Bari.

El Padre de la Iglesia San Lucas Evangelista, nos permitía alojarnos en unos pequeños apartamentos con cocina compartida que estaban a disposición de peregrinos o de familias que debían acudir al Hospital de la ciudad para acompañar a sus familiares. Tan sólo nos prohibió una cosa: nada de perros en el apartamento. Oscar, de la Familia Supertramp, le dijo que no habría problema, que el perro dormiría fuera. Pero el Padre Michele fue tajante: en todo el recinto no quería ver el perro. Ni siquiera en el exterior. Días más tarde descubrimos que su reticencia era provocada por su miedo, desde pequeño, a los perros.

Si Pablo no podía tener a Hippie con él es como si le dijeran: “Tú puedes dormir pero tu brazo derecho no“. Buscamos una solución y optamos porque Pablo durmiera en un pasillo con Hippie y la gatita, a cubierto, pero fuera del apartamento. Dos días tardó el Padre en darse cuenta. Y se molestó. El pobre Oscar recibió el varapalo.

Pablo acumulando animales

En un principio nos quedaríamos unos tres días, pero un temporal de nieve llegó hace días a Bari y aguardamos a que escampe. Al menos hasta la noche de Reyes.

Susana, la mama de la Familia Supertramp, recordó la receta del Roscón que su familia hacía en Pontevedra y nos pusimos manos en la masa a prepararlo. Salieron dos preciosos roscones. Dentro metimos la consabida sorpresa: una tuerca de bicicleta. Tratándose de viajeros en bici era lo más oportuno.

Por la noche convencí a todos para que limpiaran sus zapatos y los dejaran frente a un arbolito que había hecho Lucía, la hija mayor de seis años de la Familia (ahora ya siete, pues su cumpleaños fue justo el treinta y uno de diciembre). Ella y su hermano Dario, se fueron a la cama con la ilusión de que esos zapatos tendrían algún regalo por la mañana. Aunque ya los padres les explicaron que tal vez los Reyes no podrían llegar hasta Italia. Al vivir desde hace meses en la bicicleta, los niños han aprendido a jugar con lo que van encontrando por el camino, desprendiéndose de lo material, desarrollando su imaginación y disfrutando con el sol cuando sale y suspirando cuando llega la lluvia. Uno de sus juguetes favoritos es un rollo de cinta aislante atado con una cuerda al que llaman Pepe.

Su adaptación al entorno, al viaje, al momento presente es absoluta. Una lección de vida para nosotros, pobres mortales, atados a lo material. El vídeo del miércoles será una entrevista a esta Familia Supertramp.

El temporal de nieve se prolonga y con Pablo hemos decidido darnos un impulso común en nuestros respectivos proyectos. Vamos a desarrollar contenido único y exclusivo para los miembros de su Comunidad y para los que, en el futuro, suscriban una nueva sección que crearé en la página denominada Biciclown Plus. Será una forma de agradecer a todos los que siguen más de cerca mis pedaladas y compartir con ellos un contenido más íntimo y personal. Con la ayuda, una vez más, de El Flaco, hemos dado los primeros pasos reagrupando las secciones de la web en algo más conceptual, dejando así lugar a la nueva sección que pronto nacerá denominada Biciclown Plus.

Además he decidido compartir más vídeos con los seguidores de mi canal de Youtube, y publicar, además del vídeo de los miércoles, otro vídeo semanal (posiblemente los domingos) donde a modo de Blog en vídeo (lo que se conoce como VLOG) relatar las incidencias, progresos y avances de la semana. Si deseáis algún contenido especial o se os ocurre cualquier idea estoy a vuestra disposición.

Desde Bari, aguardando un poco de calor, Paz y Bien, el biciclown.

La ilusión no la traen los Reyes la tenemos dentro

Sin Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.