Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

Las uvas del 2016

(Atenas) Hace un año elaboraba mi lista de deseos de la vuelta al mundo en bici que para este año que pronto nos dejará. En este vídeo de youtube pedía 365…

(Atenas) Hace un año elaboraba mi lista de deseos de la vuelta al mundo en bici que para este año que pronto nos dejará. En este vídeo de youtube pedía 365 días con menos objetivos, porque de hecho la vida ya nos va marcando unos cuantos a medida que avanzamos por el calendario. Hagamos balance para intentar aprender de los errores y agradecer los aciertos.

Publiqué un nuevo libro, Una declaración de intuiciones, que pude financiar una vez más con la ayuda de cientos de mecenas en la plataforma de crowdfunding de mayor implantación en España: verkami.

al_cubierta

Conseguí un barco para cruzar el charco y llegar a Europa. Y no cualquier barco, sino un crucero. Veinte días sin preocuparme de dónde comer o qué comer. Más bien agobiado por disponer de comida casi 24h al día.

Llegué a Genova (Italia) destrozado, pues la semana anterior a mi partida de Brasil se juntaron algunos acontecimientos poco deseados. Irreversibles pérdidas familiares y una nueva web en la que había trabajado a destajo que no saldría a la luz.

Caer y levantarse no es una habilidad exclusiva de los acróbatas. Los nómadas también sabemos hacerlo con elegante soltura.

cubierta-barcoAtravesé Europa visitando viejos amigos que había conocido en el camino y reforzando esas amistades hasta llegar el quince de agosto al extremo norte del continente: Cabo Norte.

Urgido por un invierno que venía bramando a mis espaldas llegué a Grecia con dos noticias esperanzadoras. Había conseguido hacer una nueva web con la impagable ayuda de El Flaco (el rosarino de Berlín), y volvía a ofrecer un nuevo espectáculo, en esta ocasión para refugiados de la inexplicable e interminable guerra de Siria.

Foto Susana Abadin

Foto Susana Abadin

Entonces se me escapó el control del timón y mi bici giró descontroladamente. Tras romperse el cuadro en Sofía (Bulgaria) pude por fin descansar unos días en Atenas (Grecia) y hasta separarme de mi querida Karma para volar a Dubai y participar en un extraño Festival de viajeros. Extraño porque junto a las aventuras más extraordinarias de seres humanos con una pasta especial, se presentaban hazañas cuyo valor y espíritu de superación muchos de los participantes nos quedamos preguntando dónde estarían. Extrayendo lo positivo por fin pude ponerle cara a los Zapp, Herman y Candela, que no sólo ofrecieron una magistral conferencia sino que además me regalaron su libro “Atrapa tu sueño“. Ese libro está lleno de zancadillas para quien pretende vivir en su habitat de comfort. Tras historias llenas de causalidades se va ofreciendo al lector irrefutables pruebas de que aquél que sigue los dictados del corazón no puede nunca equivocarse. A medida que iba leyendo el libro subrayaba algunas frases que, si no aparecen en mi primer libro, lo hacen en el segundo o tercero. Como si todos los que hubiésemos seguido nuestro corazón estuviéramos condenados a sentir la misma profunda conexión con el universo, el mismo inquebrantable respeto con la naturaleza y la misma gratitud con el VIAJE. EL VIAJE DE LA VIDA. Aquél que arranca, no al nacer, sino al tomar decisiones que nos permiten orientar la vela hacia diferentes vientos que marcarán un rumbo distinto, por más que las olas quieran apartarnos del mismo.

los-zapp

Los Zapp y uno de los organizadores del festival de Dubai

Hoy miro esa estela que va dejando el 2016 y reconozco que no ha sido recta. Así como no hay rectas en la naturaleza tampoco las hay en nuestros pasos. Lo importante no es llegar al objetivo sino no perderlo de vista. Puede que no lo alcancemos cuando lo pretendemos o que, incluso, debamos replantearlo. Lo esencial es la permanente observación de nuestra situación en relación a dos parámetros: dónde deseábamos estar y dónde realmente nos encontramos.

Detenerse a respirar en la vorágine de acontecimientos que nos sacuden parece una odisea sólo reservada a yoguis.

Llegué a Creta pensando que me quedaría uno o dos meses y a los cinco días tomaba de nuevo el barco de regreso al continente. No encontré la paz que ando buscando. Siempre la ando buscando pero ahora un poco más porque el invierno no es amigo de los nómadas y todos extrañamos un fuego permanente al que calentarnos. Poder juntar las brasas de ayer y volver a alumbrar el fuego en vez de ir, día tras otro, rescatando otros troncos para la nueva hoguera que no ha de durar dos días.

 

fuegoHa sido un año repleto de logros, de nuevos amigos, de crecimiento y de decisiones. Este 2016 he visto el final de la vuelta al mundo. Todo ocurrió de forma natural, sin provocarlo, de igual manera que te quedas sin azúcar. Y para evitar arrepentirme la he hecho pública en un calendario que volví a lanzar en verkami y fue financiado por nuevos generosos mecenas.

Recibiré el 2017 brindando por un feliz final de esta Vuelta al mundo, deseando llegar a la meta sin más pérdidas personales, y esperando veros a muchos de vosotros en la plaza de la Catedral de Oviedo el día que aparece anunciado en ese calendario. Unidades limitadas.

Feliz año, Paz y Bien, el biciclown.

Sin Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.