Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

Una ciudad trasformada por la risa

Sao Paulo vive una mini revolución de la cultura de la bicicleta. Sus habitantes descubren día a día nuevos carriles bici donde antes había coches particulares ocupando (parasitando) el espacio público. Una calle construida a la altura del segundo piso de varios edificios es cerrada al tránsito por la noche y es trasformada en espacio para caminar, pedalear, hacer yoga…, permitiendo a esos infortunados ocupantes de los apartamentos del segundo piso dormir, hasta que la vorágine de los autos vuelva a imponer su inhumano rugido convirtiendo la ciudad en inhabitable. Es el Minhocao.
Tras algunas entrevistas con medios de prensa brasileños y españoles y algunas falsas promesas de organizar mi conferencia en la ciudad (esa revolución de la bici de la que hablaba ha traído también algunos seudoamantes de la bici que tratan de salir en cada foto relacionada con la bicicleta), dejé Sao Paulo con mi amigo Mauricio. Es casi imposible abandonar esa jungla gris en bicicleta. Mauricio subió a Karma a su coche y también a Evita. La fiel compañera de Helga, una estrella que brilla con preguntas propias en la ciudad de los autos y el ruido. Helga dejó su trabajo de abogada explotada por una grande firma para escribir un libro y dirigir una obra de teatro. A punto de arruinarse economicamente, pero salvada de la ruina como ser humano a la que una gran urbe conduce, casi inexorablemente, a sus hormiguitas.
Juntos Karma y Evita se dirigen hacia el norte, rumbo a Mariana en Minas Gerais, para participar en el 7 Encuentro Internacional de Payasos. Fue Rodrigo Robleño
quien me habló de ese proyecto hace más de un año, cuando nos conocimos en el Festival de Iquitos (Perú). Las carreteras en este estado de Brasil son una montaña rusa interminable. Ya me habían prevenido que Minas Gerais era accidentado pero cuesta imaginar tanta subida, corta y empinada, seguida por otra bajada igual de pronunciada a cada curva. Por fortuna la gente es muy amable y comprensiva y siempre encontramos lugar en una casa, una iglesia y hasta en hoteles que desean obtener de la publicidad que puede dar mi página en FB con casi 10.000 seguidores. La primera noche fue casi trágica. Una avispa me picó provocandome una reacción alérgica que casi me liquida. Mi cuerpo se puso rojo, la zona afectada se hinchó como un globo y las manos se me adormecían. Los vecinos de la zona no querían abrir la puerta a las once de la noche a dos extraños, noche cerrada en medio del campo y lloviendo, salvo una familia: precisamente aquélla que tenía un medicamento antialérgico. Me salvaron la noche.
Hotel Fazenda Pe do Morro
El calor es insoportable y eso lo notamos más cuando nos bajamos de la bici que cuando pedaleamos. Caminando no se siente esa brisa que, en las salvajes bajadas, te levanta el sombrero y hace ondear tu camisa como una bandera. Tres días antes del comienzo del Festival en Mariana descendemos por sus centenarias calles empedradas. El adoquín aquí es de dos tipos: rectangular y pedaleable o redondo, piedra de río, e intransitable. Para los pies es como una cama de faquir y para la bici una tortura china.
El Festival se encarga de alojarnos en la Posada de los ángeles, ellos si que son ángeles, y me concentro en ofrecer un buen show. El lugar elegido es el distrito Antonio Pereira, a las afueras de Mariana, aunque pertenece a Ouro Preto. Es el distrito con mayor prostitución infantil de la zona, con todo lo que eso supone para las familias que viven allí.
Show en Mariana
Decidimos hacerlo a las afueras de la escuela, para sacar a los chicos del ambiente pesado de las aulas, y aunque la Directora promete que llevarán a los alumnos no aparecen más que 60. La gente de la zona que pasa por el lugar del show se siente atraída y al final terminan siendo unos 140 espectadores. Para un clown que lleva presentándose en más de 40 países diferentes pero que no ha estado sometido al marco de Festivales, es un reto presentarse delante de otros colegas de profesión. Por suerte (o trabajo) a la mayoría les gusta el show y la risa vuelve a llenar el alma de unas personas por unos minutos.
Al día siguiente ofrezco mi charla en el Teatro de la ciudad y parto, esta vez sólo, sin Helga ni Evita, hacia Belo Horizonte. Con la promesa eso si de reencontrarnos de nuevo en alguna curva del camino.
En Belo Horizonte me aguarda de nuevo Rodrigo para organizar mi charla que será este sábado. Mi futuro avanza, un pasito adelante y dos pasitos atrás o viceversa, y me voy aproximando a Río de Janeiro.
Paz y Bien, el biciclown.

La risa acorta distancias

4 Comentarios
  • Dr Steiner
    Publicado a las 15:37h, 01 octubre

    “Mi futuro avanza, un pasito adelante y dos pasitos atrás o viceversa, y me voy aproximando a Río de Janeiro”, tu futuro esta lleno de sonrisas….

  • Gallofa
    Publicado a las 11:38h, 07 octubre

    Me alegra saber, que este ” 7 Encuentro Internacional de Payasos “, haya sido una buena experiencia para ti e igualmente, hayas podido participar en él. Gracias por hacernos partícipe de ello. Saludos.

  • pijulindi@hotmail.com
    Publicado a las 19:24h, 21 octubre

    La sonrisa es la mejor terapia parla salud de las persona.
    Tenemos que sonreír mucho más.

  • karlos langreo
    Publicado a las 17:22h, 28 octubre

    saludos alvaro las ciudades grandes sonmalos sitios para las bicicletas es mejor el campo a pesar de sus inclemencias y los pueblos donde parece que te reciben mejor