Login

Register

Login

Register

La edad del sueño

Llevo tiempo pensando en escribir otro libro, pero no uno sobre historias de mis viajes, anécdotas y encuentros. Más bien un libro que reúna algunas de las reflexiones y comentarios que suscita mi forma de vida, nómada, en las personas que voy conociendo. Siento que al encontrar nuevas personas voy cuestionando sus propias vidas con la mía, como si sostuviera delante de ellas un espejo en el que se observan y que les devuelve una pregunta:

¿ Estoy haciendo lo que quiero con mi vida?

En uno de los capítulos hablo sobre los sueños: «Para diferenciar un sueño de un simple deseo ha de trascurrir tiempo. Yo lo averigüé con 33 años más o menos. Ya habiendo terminado mis estudios y habiendo comenzado a trabajar. Y para ayudarte a descubrir tu sueño conviene tomar cierta distancia con la cotidaneidad. Al igual que hay que distanciarse para ver la montaña»

Hace unos días me escribió mi amigo Lonxto desde Japón; está en casa de nuestro común amigo y viajero Kuro. Qué pequeño es el mundo. Lontxo y Kuro pedalearon juntos en Namibia y yo pedaleé con Kuro en Etiopía y Kenya y con Lontxo en Mozambique y Estados Unidos.

En el año 2.011 llegué a Japón y fui a visitar a Kuro y a su mujer Miho en su casa de Ueno.

Allí estaba también Salva, con quien pedaleé por Irán, Nepal, India, Mongolia… Ahora Salva ya ha terminado su recorrido de 9 años por el mundo.

Semanas antes me había reencontrado en Osaka con Daisuke con quien pedaleé por Egipto, India… Daisuke ya finalizó su vuelta al mundo que duró unos 11 años.
Lontxo también ha coincidido con estos grandes viajeros en algun momento de sus 18 años por el mundo. Aún sigue viaje.

En su correo me manifestaba:

«Cuando me encontré con Daisuke sentí como si se cerrara un círculo, el círculo de una generación de ciclistas que pedaleó a un tiempo por el mundo, y que por el mundo nos conocimos ( o escuchamos hablar). Las edades son similares (yo el más viejo, creo). También en muchos de nosotros coincide la edad de comienzo: 35 años.»

img 5105.redimensionado

Lontxo y biciclown en USA

No es casualidad tanto encuentro por el mundo y si lo fuera, bendita casualidad. Y tampoco debe ser casualidad la edad de comienzo de la que habla Lontxo. Es una edad en la que uno debe dar pasos en su vida que lo marcarán para siempre. Algunos de los viajeros que he mencionado aquí teníamos en ese instante una relación que conducía hacia una vida en pareja. En un instante debimos plantearnos si seguir con esa relación o si apearnos del tren. Mirando hacia atrás reconozco que fue una de las decisiones más difíciles de tomar en mi vida porque sabía que ese pequeño paso hacia un ladito, iba a significar un gran cambio de rumbo al final. En una navegación de larga distancia una pequeña variación en el compás puede suponer arribar a otro puerto bien lejano al deseado.

Salva y yo de blanco

Salva y Biciclown en Irán

Recorrer el mundo en bici no es una decisión fácil y exige, sobre todo, una voluntad férrea de perseguir un sueño que tiene forma de piedra en el zapato e intenso aroma de jazmín. En común los viajeros mencionados contamos con esa edad de inicio que comenta Lontxo, pero también esa determinación que roza con lo visionario. El trotamundos de largo recorrido, aquél que ha salido sin billete de vuelta, persigue la línea del horizonte con idéntico y quimérico ahínco, con el que un niño de cuatro años corre, calle abajo, tras una pelota. Tiene la intuición de que ese cambio radical de vida, de lo estático a lo dinámico, esa mudanza diaria de la línea del horizonte, le conducirá a una mayor felicidad. No tiene certeza alguna, pero su olfato de elefante africano (dos veces superior al de los perros), conduce sus pasos con magnética precisión.

Salva%20y%20Daisuke

Salva, Daisuke y Biciclown en Pakistán

Hay un momento en la vida en la que tus decisiones no deberían ser tomadas racionalmente, sino por intuición, algo más próximo al corazón que a las matemáticas, y que roza ese animal que todo ser humano es, por más que la sociedad actual trate de homogeneizarnos en gustos y costumbres.

Paz y bien el biciclown.

Salva%20y%20yo%20en%20Bali

Salva y Biciclown en Bali

11 Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.