Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

De pumas, tormentas y rutas cortadas

Hace años la gente de Aysén, al sur de Chile, se levantó en armas para reclamar un poco más de atención del gobierno central. Entonces, para solucionar la sublevación popular, fuerzas especiales fueron enviadas desde Santiago con la misión de terminar (por la fuerza de ahí su nombre) con el sentir popular de justicia. Los balines de los carabineros surcaban el aire sin importar el destino. Muchos perdieron un ojo, muchos recibieron pedradas y pocos se vieron satisfechos del resultado tras la batalla. Lo que quedó claro es que esta tierra es de gente brava, agerrida y luchadora, que no se amilana por muchos cuerpos especiales venidos de otro planeta. El lema de aquéllas marchas era Tu problema es mi problema. Coyhaique, Puerto Guadal…, todos los pueblos de la zona se unieron para evitar que las represas se construyeran en esta zona aún virgen. Y lo consiguieron.
No pudieron represar el río Baker, de hermosas aguas de azul turquesa, ni silenciar las reclamaciones de una gente que más que en Chile vive en un país diferente llamado Patagonia.
La Patagonia comprende Chile y Argentina, pero las costumbres y formas de vida son tan similares que uno piensa que habitan bajo la misma bandera. Y en realidad lo hacen. La bandera del frío y la naturaleza salvaje. Las carreteras que comunican estos pueblos a orillas de interminables lagos se cortan a menudo por derrumbes. Las distancias se contabilizan en horas de marcha no en kilómetros, y mi descenso hasta aquí abajo se ha visto relantizado por el rigor del clima. Hacer 70 kilómetros es una hazaña porque la velocidad media es de 10 kms por hora. Estar más de 7 horas en la bicicleta es algo que se convierte en habitual estos días. Y la prioridad es encontrar algo seco donde pasar la noche. A veces ha sido un galpón, lastimosamente previamente ocupado por ratas, o a veces un cuerpo de bomberos. Como el de Puerto Guadal que justo estaba de aniversario. Comida y bebida para recuperar energía y calor para recuperar el aliento.
Días antes había llegado bajo una tormenta a Coyhaique y fui recibido por una persona que aloja en su casa a cuanto ciclista recorra estas tierras. Se llama Boris y su casa tiene sólo una habitación. Pero ha alojado más de 300 ciclistas en una sola temporada. Al día siguiente de mi llegada aparecieron un polaco, experto cocinero, y un venezolano con una tabla de surf en la bici. Corrimos la mesa de la cocina y en el suelo construimos nuestro hogar. Para alojar a una persona hay que tener lugar en el corazón no en la habitación.
Dentro del galpón, con ratas.
Gracias a las gestiones de Otto, desde Valdivia, y al interés de la Universidad Austral de Chile, ofrecí una nueva charla para los alumnos de Turismo de la Naturaleza y para los que se acercaron una lluviosa tarde hasta las instalaciones. Al día siguiente llovió con fuerza y postergué mi salida un día más. Sería el domingo, acompañado de Boris, aunque Karma quería regresar. Una ruedecilla de plástico del cambio me obligó a dar la vuelta y visitar Patagonia Cycle para repararla a primera hora del lunes. De nuevo en marcha, crucé el Portezuelo (con nieve) y llegué justo para embarcar hacia Chile Chico en uno de esos barcos que consideran que la bicicleta es un medio de trasporte y te cobran como si fuera una moto o un coche. Lástima tan estrecha mentalidad.
Río Baker
Desde Chile Chico a Cochrane la ruta atraviesa parajes insólitos, bordeando el Lago General Carrera, pero sin acercarse demasiado, en un continuo sube y baja que agota. Más aún si la lluvia no deja de arreciar. El Paso de las llaves estaba cortado el día anterior y la tormenta y el viento han causado estragos. Más de un auto ha sido volteado por la fuerza de la naturaleza.
El día siguiente llegué a la confluencia del río Baker y Neff y me arrastré por cuestas de desniveles inhumanos, embarradas y con charcos. Hoy he cambiado mis planes. Tras descubrir que los pumas están hambrientos y bajan de las cumbres (han atacado recientemente a un ciclista) y sabiendo que los ríos están crecidos, no me será posible cruzar el río Mayer. En Cochrane hay un paso por la montañaS, el Roballos, y si sale el sol lo intentaré mañana sábado. Ahora hay nieve en el camino pero mejor que barro.
Cerro Castillo
Rumbo a Bajo Caracoles, Argentina, para tratar de llegar a El Calafate antes de que el amigo Rubén Valle se vaya de vacaciones. De él hablo en mi libro Kilómetros de Sonrisas y en África con un par, pues juntos pedaleamos por Sudáfrica. Un loco con el que he pasado momentos de muchas risas. Esperemos se repiten y la risa caliente el ambiente.
En la cima del Portezuelo
Desde Cochrane, Paz y Bien, alvaro el biciclown.
Bebida para ciclistas
6 Comentarios
  • Cristina, Horacio, Pablo, Sole, Bianca, Fidel...
    Publicado a las 14:21h, 25 mayo

    Otra vez en Argentina!! te vas a convertir en adicto!!! jajajaja nosotros ya te estamos esperando..en el sur hace demasiado frio… vente unos dias para aqui…

  • Miguel Aramo
    Publicado a las 14:57h, 30 mayo

    Vaya andanzas y vaya fotos, precioso el Cerro ese que sacas. Se ve que te encuentras muy agusto en esas tierras.

  • karlos langreo
    Publicado a las 20:51h, 03 junio

    saludos alvaro sigues por tierras donde la naturaleza se muestra en todo su esplendor y durezaya vas llegando al sur y te tomaras un descanso en compañía del amigo que hablas y alguno mas que haras poe el camino a cuidase biciclown

  • Gallofa
    Publicado a las 02:04h, 04 junio

    Espero que el tiempo te acompañe en Argentina. Saludos.

  • SYLVIANE
    Publicado a las 23:25h, 26 junio

    Un enorme saludo de parte de mis almunos y de su profe ( yo)..Que rachas de alumnos te son fieles desde 2003
    Lycée Gabriel Fauré, Annecy ( Alta savoya)

  • Alvaro, el biciclown
    Publicado a las 22:01h, 28 junio

    Gracias por los comentarios, seguro que un día mi Karma me llevará a ese Liceo y podré conocerte y dar una charla a los alumnos, Creo 2016-7 puede ser el momento