Login

Register

Login

Register

Dame un asado y trasformaré el mundo

En ocasiones me da miedo mi mente. Deseo cosas y éstas suceden. Los domingos son día de asado en Argentina. Un país cuyo costo de vida es uno de los más altos de Sudamérica. Todo está muy caro y me resulta difícil mantenerme dentro de los 8 dólares de gasto diario. Me he cruzado con algún ciclista y me manifiesta su misma impresión.

Mi primera gran ciudad en esta segunda visita a Argentina en bicicleta (la anterior fue en el 2.001, cuando ocurrió el Corralito) es Salta. Todo me resulta familiar; los negocios con nombres españoles, las calles de héroes de la revolución argentina, la gente tomando mate por la calle… Que bonito es ver a la gente haciendo uso de los parques públicos, sentados tomando unas empanadas o leyendo un libro, a diferencia de otros países como Estados Unidos, donde poca gente los utiliza. Me recuerda a los parques de Irán llenos de familias encima de una manta.

Esto de dar la vuelta al mundo provoca en la mente del nómada asociaciones de pensamientos incontrolables. ¿ Qué tendrá que ver Irán con Argentina? Pues mira por donde, ya le he encontrado dos similitudes. Una el aprovechamiento de los espacios públicos por parte de los ciudadanos y otra la hospitalidad de sus gentes. En mis conferencias suelo aludir a Irán como uno de los países más hospitalarios del mundo. Argentina entra en el Top 5.

Entrando a Salta un conductor me hace señas de que me detenga. Lo hago y resulta ser un viejo (más jóven que yo eso sí) seguidor de mi web. Dice que está tan nervioso que no se acuerda ni de mi nombre. Basta ver el vídeo que publiqué en mi facebook sobre ese encuentro.

Camping

Acampando rodeado de espinas

Nacho fue campeón de Bélgica de tenis (estos argentinos se meten en todas las peleas) y me convidó a un asado. Estaba buenísimo aunque se me indigestó un poco porque al llevarme de regreso a mi alojamiento el coche se paró cuatro veces al menos y tuve que empujar apretando los dientes para que no se me saliera el matambre por la boca.

Aún disfruté con él y su familia de otra comilona posterior. Fue después de que me permitiera jugar al tenis y se apiadara de mí lanzándome las pelotas con curva ascendente.

En Salta dos mecánicos, Ramón y Huevo (la costumbre Argentina de poner seudónimos es imparable), dejaron a Karma lista para afrontar la ruta 40. Una ruta que ya recorrí de sur a norte en el 2.002 pero que ahora dicen está asfaltada en su mayoría.

Tras intentar sin éxito pasar la noche en el cuartel de bomberos, la gente del Hostal Alquimia me regaló un par de noches de estancia. Así pude ponerme al día con los correos y actualizar un poco la web. Pero debía seguir camino hacia el sur.

LIzard

Pequeña compañía

Como afirmaba al principio de la crónica, mi mente a veces me asusta. Se acercaba el domingo e intuía que alguien me invitaría a un asado. Aunque los parajes que recorro son casi desérticos e inhabitados. He estado durante más de 60 kilómetros en una recta sin curvas. A merced del viento. Golpea duro por estas latitudes y generalmente viene del sur: mi dirección. En ocasiones he ido a 5 km/h en llano. Caminando y empujando la bici iba a la misma, y vertiginosa, velocidad.
Uno de los pocos pueblos que atravesé tenía un restaurante. Lo sabía, no porque tuviera un rótulo, sino por los carteles pegados en los cristales anunciando ofertas de bebidas.

Buenas tardes, le dije a la dueña

Hola, buenas tardes

Dos preguntitas ¿ Qué tiene para comer y cuánto cuesta? Es que llevo mucho viajando y ando algo escaso de presupuesto.

La mujer me miró un tanto asustada.

Te puedo ofrecer una milanesa por 40 pesos.

Uyy, mucho es para mi ¿ y por 20 tiene algo?

Te podría hacer un bife, dijo tras pensarlo un rato.

Bueno, pues está bien, gracias.

Me senté afuera y a los dos minutos mandó a su hijo a decirme.

-Mira estamos preparando un asado y si no tenés prisa puedes comer con nosotros.

Negarse a un asado argentino debe ser pecado mortal. Acepté con gusto. Era domingo y mis premoniciones se cumplieron.

Paz y Bien, el biciclown.

Quebrada%20de%20las%20conchas

Rutas de arcilla

11 Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.