Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

La clave la tienen los nómadas

Estamos de paso, por más que nos empeñemos en buscar un elixir de la inmortalidad. Durante años recorriendo diferentes culturas he observado las diversas fórmulas con la que el ser humano trata de explicar el final de la película: reencarnación, cielo vs infierno… Se equivocan. Lo que en una película importa no es el desenlace sino la trama. Fundamentar toda una película en un buen desenlace, olvidándose de lo que le ocurren a los personajes, es estúpido.

Como suelo decir en mis charlas, si el final de la película es bueno, pues genial, pero centrémonos en lo único que está en nuestras manos: escribamos un buen guión de nuestras vidas.

En mi documental La sonrisa del nómada comienzo relevando un dato: el ser humano ha vivido más tiempo como nómada que como sedentario. Ahondando en este tema, el sedentarismo es causa o tiene relación con la mayor parte de los problemas del ser humano. Cuando en la Tierra no había fronteras, no había deseos de marcar el territorio, cada uno podía usarla según la necesitara. Así lo hacen aún los mongoles en sus vastas estepas. Llevan los caballos a pastar a un lugar y cuando se terminan las hierba se desplazan en busca de nuevos lugares. Pero nadie es propietario de un terreno que, por otro lado, no está usando.

En nuestras sociedades la gente ocupa espacios que no usa, o de los que dispone apenas quince días al año. Sin mencionar el irracional uso de ese espacio, mantenerlo, genera un coste (luz, agua, impuestos…) que obliga a trabajar más para mantenerlo. Se pasan la vida trabajando para mantener sus infraestructuras que, por lo general, infrautilizan.

La casa del nómada es la Tierra

El nómada no tiene nada a su nombre y sin embargo posee todo lo que su vista abarca. Se levanta por la mañana en mitad del desierto y su visión no está limitada por el muro del vecino. Por las noches, antes de dormir, un cielo estrellado le da las buenas noches y el canto de algún ave nocturna le asegura un buen descanso. Esa intensa unión con la Tierra no precisa de títulos de propiedad. El goce del momento le permite usucapir eternamente la Tierra que sus pasos han recorrido.

El nómada no puede acarrear cuadros con los que adornar las paredes de su casa, porque no tiene. El cuadro es el paisaje que, cada día, va mudando de color, de personajes y de luz. Su televisión no tiene pantalla plana, sino curva, como curva es la línea del horizonte.

La actividad diaria del nómada consiste en buscar comida y un lugar en el que pasar la noche. A veces puede ser un árbol o la casa de alguien que el camino le presenta. Su cuerpo está tan cansado por el ejercicio físico diario que dormirá a pierna suelta, sin pastillas, en cualquier lugar por más incómodo que parezca y sin tener un colchón de muelles.

El turista lo ve con la cámara, el nómada con los ojos del alma

El nómada no puede ser víctima de la sociedad de consumo porque no puede acarrear demasiadas cosas. Todo lo que compre será peso que debe cargar en sus hombros y, por esa razón, debe limitar lo que consume. La moda no le interesa. Las ropas están hechas para protegerle del frío o del calor, no para ir a tono con el paisaje. Además, lo que hoy está de moda en un lugar, puede que no lo esté en otro país. Y como el nómada se mueve constantemente nunca iría a la moda. La moda es por otro lado algo subjetivo. Para ti puede ser que el color rojo sea el de moda, pero a mi no me gusta el rojo, y no lo voy a usar por más que alguien me diga que está de moda.

La vida de un nómada tiene mucho que ver con la vida contemplativa de un monje budista o de un maestro Zen, porque el nómada está en permanente escucha y en estado de alerta. Si las nubes se van cerrando sobre su cabeza es señal de que puede llover y debe buscar refugio. Si los habitantes locales acarrean agua es indicativo de que en sus casas no hay agua. El mundo es una orquesta de señales que no escucharemos a menos que apaguemos nuestros dispositivos. Tenemos dos ojos, dos orejas y tan sólo una boca. Debemos hablar menos y escuchar más con nuestros cinco sentidos.

Disfrutar es sencillo, poseer no tanto

El nomadismo genera una inmediata conexión con la naturaleza, ella es tu verdadera casa, y no harás nada que la pueda perjudicar. El sedentarismo vive de espaldas a la naturaleza, hay que destruir para construir y sólo cuando el calentamiento global del Planeta es alarmante, los gobiernos se reunen para paliar (no solucionar) esa catástrofe. Pero por si acaso no lo pueden arreglar ya están buscando vida en otros Planetas para cargárselos también.

Tenemos en esta Tierra espacio suficiente para todos, comida para almentar a toda la humanidad, y sin embargo, unos cuantos se encargan de acaparar demasiado. Si la gente volviera a ser nómada, volvería a conectar con la Tierra y con su propio interior, se les iluminaría el rostro y caminarían por la vida con una sonrisa.

Es muy posible que no puedas darle a tu vida un cambio radical y convertirte en nómada de la noche a la mañana. Pero reflexiona sobre las ventajas que tiene la vida de un nómada y tal vez te sientas atraído por ese perfume de libertad.

Paz y bien, el biciclown.

Los nómadas siempre se entienden

11 Comentarios
  • Anónimo
    Publicado a las 21:44h, 19 diciembre

    Cuanta razón. Cada dia mas de acuerdo en todo lo que cuentas, en no importarme para nada la moda, en ser mas uno mismo y pensar menos en lo que dicta la sociedad. Me encantaría ser tan hippy como tu. Un abrazo

  • Ion
    Publicado a las 22:18h, 20 diciembre

    Puede que cierto en el caso de autenticas tribus nómadas, pero me pregunto, si en el caso del viajero no tiene sus contradicciones. Cuantas veces nos hospedamos bajo techos fijos, recibimos repuestos en direcciones estables o utilizamos medios de transporte que no existirían sin esa civilización sedentaria…un tema complicado. Animo en el viaje!!

  • CIPRI
    Publicado a las 11:05h, 21 diciembre

    BUENO, BONITO Y BARATO TU MENSAJE.
    GRACIAS
    LO DIFICIL ES PONERLO EN PRACTICA, PERO PLANTEARSELO ES DAR UN PRIMER PASO.
    VIENTO EN POPA!

  • Leire
    Publicado a las 18:13h, 22 diciembre

    Te entiendo y aplaudo Alvaro, pero no todas las que no somos nómadas somos personas sedentarias en nuestras vidas.No existe tampoco en esto la verdad absoluta….Aurrera beti zu!!

  • karlos langreo
    Publicado a las 18:35h, 22 diciembre

    saludos gran nomada, de acuerdo contigo el que el nomadismo es bueno y nos hace vivir mucho mas ya que las sensaciones son multiples. aunque mucha gente debemos vivirlo en periodos mas cortos de lo que quisiéramos y no como tu que estas a tiempo completo disfrutalo alvaro

  • Alvaro, el biciclown
    Publicado a las 15:52h, 23 diciembre

    Es apasionante leer opiniones diferentes como las de Ion. Mi intención con ese artículo es llamar la atención de que ser nómada, como forma de vida o como forma de sentir, es importante para nuestras vidas sedentarias. Se puede ser nómada, en espíritu, aunque tu vida sea sedentaria. Bien que sea más difícil. Gracias por vuestros comentarios

  • David Foody
    Publicado a las 22:56h, 25 diciembre

    Tu actitud ante la vida es la Coherencia, con todas las incomodidades y la gratificaciones que conlleva.
    Me satisface siempre reflexionar sobre tu vida, el ejemplo que muestras.
    Paz y Bien, Álvaro

  • Jesus
    Publicado a las 16:29h, 29 diciembre

    Si el nómada es sinónimo de vida y sedentario es sinónimo de infelicidad..!

  • Un granaíno.
    Publicado a las 07:39h, 31 diciembre

    Querido amigo, hace años que sigo tus andanzas y con esta entrada,
    hostia! la has clavao.
    No puedo estar más de acuerdo contigo, te expresas con tanto atino
    que ya quisieran algunos políticos tener algo de luz en sus palabras como hallo en las tuyas. Tu discurso no está de moda, como tus ropas –supongo–, pero está de rabiosa actualidad por contradictorio que parezca. Vivo ahora en Nepal. Creía que aquí sería fácil reencontrarme con mi espiritualidad, nuestra espiritualidad, y que me he encontrado? un furioso materialismo que desbanca casi cualquier halo de poesía, como si se desprende de la mayoría de tus
    escritos.
    un fuerte abrazo, estamos unidos bajo las estrellas.
    Un granaíno.

  • Gallofa
    Publicado a las 11:18h, 10 enero

    Gracias Alvaro, por tus útiles reflexiones. Te deseo lo mejor, para este año 2105. Saludos.

  • jose luis el pana
    Publicado a las 20:24h, 10 enero

    cierto tienes mucha razon en lo que dices,tambien creo que si todos aportasemos un poco no habria hambre en el mundo hay para todos!!te deseo lo mejor cuando llegues a bolivia! yo estare en el alto el dia 28 de enero un saludo