Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

Déjame que te cuenta limeña

Confieso que Lima me atrapó. La seducción de esta ciudad no fue generada por su brillante luz, ni por sus amables conductores. Cruzar un paso de cebra es un deporte de riesgo en la capital de Perú. Si pones un pie en la raya blanca se activa una neurona en la cabeza del conductor que está a diez metros y acelera para matarte. No es broma, lo he vivido una y otra vez. No es una ciudad para ir en bici, los pocos carriles bici están mal cuidados y acaban de forma imprevista en medio de un tráfico caótico que amenaza con tragarse a los habitantes de la propia ciudad. Los mismos seres que han levantado Lima serán engullidos por ella si el tráfico sigue creciendo de esta forma descontrolada.
A mi me atraparon los limeños que he conocido. Desde la polifónica Wendy, a todos y cada uno de los miembro de Bola roja que he conocido. Con ellos he compartido mi clown, mis talleres, mis charlas, mis documentales, mis penas y mis alegrías. Con ellos pude ir hasta al Hospital de Loayza y llevar la locura del clown a los pasillos de las salas de maternidad o a la sala de diálisis. Como colofón hasta uno de los bola rojas, Rojito, convenció a su mujer, Ceci, para organizar una de mis charlas en su jardín. Rodeado de un manzano, un limonero, cerámica y vajilla inglesa, acerqué mi mundo hasta los que se hasta allí se acercaron. Me gusta compartir mis sueños, depertar los de otros y generar universos imposibles en chicos jóvenes. Tengo la impresión de que mucha gente cree que los sueños son como la luz de la lámpara de la esquina del salón, esa que nunca se apaga. Pero un día llegas a casa y la bombilla se fundió. Soñar es como respirar, todo es cuestión de práctica, pero si lo dejas de hacer te mueres. Te mueres por dentro, pero te mueres. Seguirás caminando, haciendo amigos en el facebook, pero tus ojos no brillan: una fina película de rutina y niebla los cubre.
He establecido mi cuartel general en casa de Roberto Garrido, uno de los hombres más generosos que he conocido ultimamente. Dueño de una gran empresa que da trabajo a cientos de personas y que no ha modificado un milímetro su personalidad. Sique actuando como si fuera el que cierra la puerta del negocio por la noche. Sus empleados más antiguos son en muchos casos sus amigos y con ellos se va de excursión o los invita a casa a que se beban su bodega. Él no toma, salvo contadísimas ocasiones, como cuando un payaso cumple diez años recorriendo el mundo en bici. Fue una fiesta sopresa. Abrí la puerta de casa (eso de tener llaves en el bolsillo es todo una responsabilidad) y al encender la luz escuché: “Sorpresa”. De todos los rincones salían personas con una nariz roja, amarilla, rosa, naranja o verde puesta. Ufff, qué nervios. En la pared un poster con algunas fotos de mi viaje y unos globos de colores dejaban claras las intenciones de la sorpresa. La mesa parecía la del buffet del Sheraton y hasta unas bolsas con regalos esperaban ser abiertas.
Me quedé sin palabras.
La fiesta de aniversario de los 10 años
Qué jóven soy
Déjame que te cuente que Lima me ha atrapado. Y de no ser por Eric no sabría cómo salir de aquí. Hace unos meses conocí en Mexico a este personaje, hiperactivo, natural y espontáneo, y tras mantener contacto por correo me preguntó si podía venir a pedalear conmigo. No soy partidario de estos encuentros a ciegas, prefiero los encuentros en la ruta, pero le dije que si. El lunes llegaba a Lima Eric y el amigo Marcos me llevó al aeropuerto a buscarle. Trato de explicarle la cantidad de gente buena que he conocido en Lima y cómo mi corazón se ha partido en pedazitos, pero no es fácil. A Eric lo ha enviado el destino para que yo continúe mi viaje. De no haber ocurrido así empezaría a buscar un trabajo, comprar otro pantalón, y mirar pisos de alquiler.
Paz y bien, el biciclown.
Media Lima quiere hacer lo mismo. La otra mitad no vió Cuerda.
8 Comentarios
  • Jose Luis
    Publicado a las 07:51h, 12 noviembre

    Muchas Felicidades Alvaro

    Grandes abrazos desde “tu casa”

  • dR steiner
    Publicado a las 11:05h, 12 noviembre

    gracias por toda la felicidad que nos das…..

  • Roberto, el Perudomiñol.
    Publicado a las 16:25h, 12 noviembre

    Parte de nuestros corazones se va en tus alforjas, dejaste tu huella en nuestra piel. Los mas felices de tu visita, los dueños de trek, están vendiendo mas bicis que nunca…yo el mas triste, te vas tu y muchos de la oficina te siguen, jajaja…me dejáis soooolo….pero quedan muchos sueños por hacer, sueños que han vuelto a nacer y que ahora no aparcaré. Un abrazo fuerte socio, gracias por recordarnos como se sueña despierto….y como se convierten en realidad.

  • karlos langreo
    Publicado a las 17:54h, 14 noviembre

    saludos alvaro ,sera verdad que la gente en coche se transforma y se convierten en seres violentos parec que en lima si sucede . Me alegro que encuentres buena gente por peru y que disfutes con ellos.

  • cipri
    Publicado a las 22:34h, 20 noviembre

    muchas felicidades en tu decimo aniversario en libertad.
    que te dure mucho y que lo disfrutemos todos,
    Familia Oliva

  • juan celis
    Publicado a las 17:37h, 24 noviembre

    Hola alvarito, feliz bicicumpleaños. Pues me alegra que te vaya bien y que bueno que estes acompañado aveces es mejor que pedalear solo . paz y bien y que Dios te proteja de todo mal y peligro.

  • Gallofa
    Publicado a las 13:19h, 12 diciembre

    ¡ Feliz 10 años !. Te deseo lo mejor. Un saludo.

  • Gemma
    Publicado a las 15:23h, 12 diciembre

    Gracias por seguir compartiendo sonrisas, por cierto ¿cómo estás tú?