Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

Zimbabwe, Cuba y Venezuela; en la misma liga

Si hace quince años (más o menos cuando Chávez tomó el poder) les dijeran a los venezolanos (y venezolanas como a él le gustaba llamar) que serían marcados con un número en la piel cuando fueran a comprar alimentos al supermercado nadie daría crédito al autor de esa afirmación. Elaida se ha levantado a las cuatro de la mañana y ha acudido a hacer la cola al mercado popular porque ha corrido el rumor de que hoy llegará un camión con harina. Pero al llegar a la cola ha tenido que regresar a casa porque ya habían sido repartidos,o mejor dicho impresos en la piel, todos los números a las personas que estaban aguardando bajo las estrellas. Algunos habían llegado a las once de la noche del día anterior. Elaida no se ha resignado y ha conducido su coche hacia el páramo, a unos treinta kilómetros, porque ha oído que un comercio tiene harina y tal vez pueda comprar algo. La harina es fundamental en la cultura venezolana porque es el ingrediente básico para hacer las famosas arepas: tanto como lo es el arroz para Japón. Apenas hace cuatro meses se podían encontrar varias marcas de harina en el supermercado. También leche en polvo, aceite, papel higiénico, jabón para lavar las manos, champú…

Venezuela, mal que le duela a algunos, juega ya en la misma liga que Cuba y Zimbabwe. Claro que para hablar así hay que haber visitado los dos países. Cuando les cuento a mis nuevos amigos venezolanos que los supermercados de este país están tan vacíos como los de Zimbabwe les cuesta creerme. Recuerdo como en Harare, los dueños de los supermercados antes la falta de productos, los colocaban en las estanterías alineados como soldaditos de plomo: bien al borde de la estantería en un vano intento de ocultar la desnudez del espacio.

Llevo más de diez años recorriendo el mundo, he conocido (no como turista sino como uno más que vive en el país, hace colas, va a los mercados, compra y cocina) más de 76 países y por eso puedo comparar Venezuela con el resto del mundo que he conocido. El que no ha salido nunca de su casa dificilmente podrá opinar si está limpia o si es luminosa porque no conoce otra.

En Cuba el vecino del primero toca la puerta de su compadre del segundo al enterarse de que ha llegado pollo a la tienda. Según la revolución, tienen derecho a un poco de pollo al mes pero no siempre hay. En Venezuela los amigos se envían mensajes por el whatsup o por facebook o twitter si saben donde hay harina o aceite o lo que sea.

Una de las fuentes de ingresos más importantes de Cuba es el turismo. De hecho Castro ha creado una Cuba de cuento de hadas (que no es la real) en donde el turista puede remojarse en un trocito de Caribe, disfrutar de su mojito y su mulata, y hasta llevarse su foto con el Che. Todo ello en quince días y sin haber degustado siquiera el amargo sabor que deja la revolución cuando hay que irse a dormir con las tripas haciendo ruidos y no precisamente de triunfante marcha militar.

En Venezuela dada la actual inestabilidad del país no hay turista que se atreva a venir aquí. Incluso el turismo nacional ha disminuido alarmantemente. La mayoría de las cabañas que jalonan el valle cercano a Mérida están vacías o cerradas porque no hay clientes. Siendo el tercer productor de petróleo del mundo Venezuela no debería tener problemas para gozar de una economía saludable, una clase media fuerte, y pequeñas o mínimas bolsas de pobreza. La realidad es bien diferente.

En Cuba los partidarios del régimen le echan la culpa al bloqueo impuesto por Estados Unidos. En Venezuela hablan de conspiración extranjera para crear inestabilidad. Siempre hay que buscar un culpable de la situación y el ser humano es bien dado a señalar al vecino en vez de apuntarse a la nariz.

En los más de quince días en este país todavía no he encontrado a nadie que muestre su satisfacción con la actual situación. No hablo ya de personas afines al gobierno de Maduro, hablo de personas contentas con la marcha del país. Y no es raro. Al principio uno podría pensar que los disgustados serían solamente las clases acomodadas, aquéllos que por ejemplo ven recortados su derecho a acceder a sus ahorros cuando viajan al extranjero. Una ley prohibe a cualquier persona que viaje al extranjero retirar más de 3.000 dólares de su cuenta. Da igual que su viaje dure un día o 364. Y para retirar esa cantidad debe iniciar un trámite que dura quince días. Pero cuando un campesino, dueño de un par de vacas y habitante de un valle donde crecen más lechugas, ajos y patatas que margaritas, te cuenta que lo único que hay en este país es necesidad, empiezas a pensar que la cosa está mal de verdad.

Y lo está.

Laguna Los Guaches a 3.900 msnmPico el Águila

Subida al Pico Bajada del Pico

Los estudiantes primero y luego muchos más han comenzado a montar barricadas para demostrar su descontento por esa imposibilidad del gobierno para conseguir que llegue la comida a los supermercados. Esas barricadas o guarimbas han modificado la estructura de las ciudades y la vida de sus pobladores. No es posible entrar a determinados barrios y el gobierno es incapaz de restablecer el orden. Al amparo de esa manifiesta ineptitud han proliferado los grupos violentos, como los tupamarus, que recorren en moto la ciudad disparando contra los habitantes de los barrios que están cerrados por barricadas. Hay vídeos en internet donde se puede ver a esos grupos de motorizados actuando ante la vista gorda de la guardia nacional bolivariana. Las barricadas que en un inicio eran una muestra del cansancio de un pueblo ante una nefasta administración, son ahora una protección de los vecinos para impedir el acceso al barrio de esos grupos violentos. La violencia, no la harina, ni el aceite o la leche en polvo, ha llegado a todos los rincones.

Al pueblo le puedes recortar su libertad de expresión, de reunión y hasta quitarle el futbol y la música, pero no le toques el estómago. Cuando el pueblo está hambriento, no importa el estrato social, considerará al gobierno como el causante de sus males y protestará en las calles. Asi ha sido desde la revolución francesa hasta la reciente crisis de Ucrania. Y el gobierno tiene dos opciones: escuchar al pueblo (ese mismo que le eligió pero bajo unas circunstancias económicas, sociales y políticas bien diferentes) o lanzar a los militares, la policía y hasta grupos armados alegales contra el pueblo. La violencia que se observa en Venezuela no es la de los partidarios de un partido contra otros sino la que causa el hambre, la inseguridad, y la impotencia de saber que tu país debería estar jugando en otra liga. Mientras Maduro habla de Paz y convoca comisiones de paz y amor, descuelga el teléfono para ordenar que haya mano dura en la calle. Las violaciones institucionales de los Derechos Humanos son incontables y los muertos en lo que va de año se cuentan por miles. Venezuela no vive una guerra entre hermanos una desestabilización interna provocada por un régimen político sentado sobre una de las reservas petrolíferas mayores del mundo que no desea que venga otro a llenarse el bolsillo. La máquina de hacer billetes empieza a echar humo y con unos niveles de inflación del 56% no hay quien lo soporte. Y quién más lo sufre es precisamente la clase más baja, soporte tradicional del chavismo por ser quién más se ha beneficiado de sus planes, misiones y demás prebendas. Y va a ser esa clase baja que aupó al chavismo a la primera división la que ahora le haga descender a tercera.

Estamos recorriendo un país lleno de gente encantadora, amable y hospitalaria, que está sufriendo por la incapacidad de sus gobernantes (y da igual del color que sean) por satisfacer las necesidades más básicas de la población: alimentación y seguridad.

Es de noche ya en Mérida, a donde llegamos tras subir el paso más alto del país, el Pico del Águila, y se oyen disparos. Hemos sido alojados por un gran tipo, ciclista y viajero, Neudy y aquí estaremos hasta encontrar la salida hacia la frontera.

Paz y Bien, el biciclown.

La turística Mérida cerrada por barricadas

Nereida, en la foto de portada, con 12 años y vendiendo patatas en el páramo.

14 Comentarios
  • juan celis
    Publicado a las 19:52h, 16 marzo

    Hola Álvaro y Martina, tranquilos que Dios los protege de todo mal y peligro, y te comente por twiter que también e dormido en los llanitos de tabay en una ferretería que fui a llevarle un viaje de tubos de hierro cuando manejaba gandola (tracto camión) y en colombiano “trato mula” lo bueno de ustedes es que están de paso y camino hacia Colombia. Paz y bien para ustedes.

  • RICHARD CASTAÑEDA
    Publicado a las 06:20h, 17 marzo

    SOY DE QUITO, ECUADOR. Visite Venezuela hace dos años. Encontré mucha gente contenta. Y la razón es que hace 15 años la miseria impusieron los explotadores majunches fue inmensa. Lo decían los datos de la ONU, la pobreza masiva. En esa bendita tierra en que los afro venezolanos e indios eran despreciados (al punto que se dío facilidades a los extranjeros blancos para que “mejoren la raza”) ahora existe educación, salud para los siempre excluídos. Facilidades para los venezolanos con capacidades especiales. Carreteras, industrias, trabajo. Me preocupa que vayas a Cuba y Venezuela y solo mires las colas y algún producto que falta. ¿Y su cultura? Escritores, músicos (ahora el 15% de la población toca un instrumento)cineastas, actores. También grandes deportistas. Lo dice claramente el INDICE DE DESARROLLO HUMANO DE LA ONU. Las cosas han mejorado mucho. Y que decir de sus paisajes, de su gente hermosa. ¿Será que vienes mi Ecuador socialista y lo único que te importará será lo malo?.

  • Alvaro, el biciclown
    Publicado a las 16:45h, 17 marzo

    Querido Richard, estábamos en contacto creo por correo hace años y visitaré Ecuador y será un gusto verte. De los países que reocorro voy contando historias: de la gente, de la gastronomía, de la cultura, de la política…, en fin, cuento lo que sale a la luz, esa puntita de iceberg que se deja ver cuando un nómada pasa por los lugares (muchas veces demasiado deprisa). Estoy seguro que hay cultura en Venezuela. Pero te digo una cosa: ahora mismo lo que a la gente le preocupa es conseguir harina, gas, aceite, papel higiénico… Por eso hablo de ello. Acabo de entrevistar a un estudiante de 22 años que ha sido disparado por la policía por estar en la calle simplemente presenciando unos disturbios. Ese chico tal vez escriba poesía pero lo que tenía es un agujero en el culo. Y de eso tengo que hablar.
    Nos vemos por Ecuarod si te parece.
    alvaro, gracias por tus comentarios.

  • M20th
    Publicado a las 00:06h, 18 marzo

    Gracias por compartir una crónica cruda de la realidad Venezolana.
    Esto que bien decís lo viene retratando desde su exilio Dariel Alarcón “Benigno”. Invito a saber de su vida en: http://www.revistareaccion.org/index.php/especiales/item/129-benigno-sobreviviente

  • RICHARD CASTAÑEDA QUITO ECUADOR
    Publicado a las 03:31h, 18 marzo

    Agradezco tu respuesta pues se del poco tiempo que tienes. No quise molestar. Deseo sinceramente que a cada momento de tu recorrido la fuerza universal te cuide, te de salud, voluntad, mente positiva y el clima sea benigno a tu paso. Recomendé tu página a conocidos( contándoles de tu apoyo clown a los necesitados) y se mostraron sorprendidos con tu visión de Venezuela.Por eso leí tus dos artículos… Tienes derecho a tu pensamiento pero nosotros ,que tenemos amigos allá, sabemos que las cosas son diferentes. Fidel Castro,Nicolás Maduro, Daniel Ortega, Rafael Correa, Evo, Vilma, Cristina y otros se esfuerzan por sacar de la pobreza a los oprimidos. Pero son criticados. Y los explotadores con golpes de estado nos quieren quitar derechos y volver al hambre. Lo mismo hicieron con Torrijos, Salvador Allende, Hugo Chávez. Venas Abiertas de mi América. Ya me sé esa historia… las élites judías y el imperio romano crucificaron a Jesús por ayudar a los pobres, por compartir el pan…

  • Alvaro, el biciclown
    Publicado a las 16:12h, 18 marzo

    Querido Richard. Te invito a que vengas hoy a Venezuela y veas el desabastecimiento de los supermercados, los pacientes en el suelo de los hospitales esperando ser operados por falta de insumos y de camas, la guardia nacional golpeando a ancianos, y los grupos violentes que fueron armados por el gobierno actuando impunemente contra la población civil. No te creas lo que te cuentan tus amigos, ni lo que yo escribo. Ven y vívelo. Te aseguro que en Venezuela faltan dos cosas: alimentos y seguridad. Y quién ha de proveer esos servicios es el Gobierno. Da igual del color que sea. No hace falta traer a Jesús ni a Mahoma ni a Buda para resolver ese problema.

  • CRISTINA Y HORACIO
    Publicado a las 00:56h, 20 marzo

    lO QUE CUENTA ALVARO, ES REAL, LO ESTÁ VIVIENDO. Y LAMENTABLEMENTE, NOSOTROS, LOS ARGENTINOS, TAMBIEN ESTAMOS PASANDO ALGO PARECIDO…Y TE ASEGURO RICHARD QUE ES TREMENDO.. SOLO LO SABES, SI LO VIVES EN EL LUGAR, SINO, INUTIL DAR OPINIONES… NO SIRVEN… CUIDENSE MUCHO ALVARO Y MARTINA… LOS ESTAMOS ESPERANDO….

  • ricardo guillen
    Publicado a las 14:19h, 20 marzo

    richar estas bien equibocado hermano lo que cuenta alvaro es la pura raalidad yo soy de venezuela alvaro gracias por demostrarle al mundo la horrible situacion de mi pais nos vemos

  • Ana
    Publicado a las 09:22h, 22 marzo

    Yo soy venezolana y salí de allí hace dos años. Nunca creí que llegaríamos al nivel tan bajo que hemos caído. Porque nadie está manejado por el imperialismo cuando le suenan las tripas. Porque mi familia y mis amigos han tenido que encerrarse en casa con una botella de vinagre para combatir el efecto de las bombas lacrimógenas que lanzan a la gente que ni siquiera ha salido a protestar y en el peor de los casos deben tirarse al suelo por horas a esquivar los disparos dentro de sus propias casas. No se consiguen medicinas para enfermedades tan graves como el cáncer y cardiovasculares. Es la realidad y el que tenga ojos que vea.

  • CARLOS A PEREZ
    Publicado a las 00:53h, 23 marzo

    Hola Alvaro , soy Venezolano , nacido en san cristobal , conozco muy bien los lugares por donde estas rodando , es una meta pendiente algún día recorrer esos paramos en bicicleta , paramos que he recorrido caminando , no se por donde seguiras pero por el cobre paramo el zumbador son los mejores paisajes ; que pena que te toco justo un momento fuerte del nacimiento de una nueva patria, pero los acontecimientos no suceden por coincidencia , debiste estar allí para observar y transmitir al mundo con tu voz lo que observas un país muy hermoso sumido en el caos de un gobierno desastroso, hace 8 años salí de vzla por trabajo, vivo en Montevideo , aca te espero y tendrás un hogar donde comer y dormir. SIMPLEMENTE GRACIAS

  • Palmira Varela
    Publicado a las 19:06h, 25 marzo

    Excelente articulo. Gracias por tu labor, soy de San Cristóbal y recorrí varias montañas en bicicleta, pero por pensar diferente me sacaron de mi bello pais. Confio en Dios y en el despertar del pueblo que no merece las migajas que les lanzan. Suerte, éxito y bendiciones. Que los venezolanos logren unir con amor esa brecha de odio y división que han venido sembrando desde hace 15 años.

  • Ing. Jose Barredo
    Publicado a las 23:08h, 01 abril

    Gracias por transmitir la realidad de Venezuela. Yo soy Venezolano vivo en Venezuela y estamos en una situacion critica. Es un pais destruido por la intolerancia de sus gobernantes y unos paises socios economicos que solo lo ven para sacar dinero. Los Derechos Humanos son violados todos los dias y la escases de los productos basicos es una constante. Dios nos ayude a salir de esta situacion casi comunista. Bendiciones para ti hermano

  • mk
    Publicado a las 03:25h, 09 abril

    Alvaro para ver a pacientes en el suelo de los hospitales esperando ser operados por falta de insumos y de camas y muriendo sin atenderles por ser inmigrantes y pobres, los antidistubios golpeando a ancianos, y los grupos violentes de infiltrados armados por el gobierno actuando impunemente contra la población civil, no hace falta irse muy lejos, aquí en España ocurren cosas mucho peores a diario y nadie dice que España sea una dictadura como si se dice de Venezuela. Habiendose rebajado la pobreza en Venezuela un 50% en la última decada mientras que en España aumenta de forma exponencial cada día que pasa.
    Un poco de seriedad

  • camara frigorifica
    Publicado a las 13:38h, 11 abril

    He estado buscando un poco por posts de alta calidad o entradas en webs sobre estos contenidos. Explorando en Google por fin encontré este blog. Con lectura de esta información, estoy convencido que he encontrado lo que estaba buscando o al menos tengo esa extraña sensacion, he descubierto exactamente lo que necesitaba. ¡Por supuesto voy hacer que no se olvide este blog y recomendarlo, os pienso visitar regularmente.

    Saludos

    camara frigorifica http://www.termifrio.com/frio_comercial.html