Login

Register

Login

Register

Parecidos como lo tomates del supermercado

Lo que nunca merma su atractivo, por más años que lleve en la ruta, es la gente local, los tipos únicos y de contrastada personalidad. Tal es el caso de Jocha a quién dedicaré uno de mis próximos artículos en la revista Bike. De momento como aperitivo os dejo un video sobre él subido en vimeo y en youtube. (Ver abajo información relacionada)

Según dice Jocha: «cuando veo un viajero siento deseos de pedirle que venga a casa por favor». Y lo hace. Su casa es una tortillería, un negocio donde hacen tortillas y en el que hay más ruido que en una terminal de trenes de vapor. Pero esa incomodidad – comienzan a hacer tortillas a las siete de la mañana con puntualidad de mezquita musulmana a la hora del adan- es suplida con creces por la amabilidad, por la generosidad y hospitalidad de toda la familia. Todo el ciclista que pase por Huatulco sabe que tiene lugar en la tortilleria de Jocha.

Y todo el que pase por la carretera rumbo a Santo Domingo de Zanapatec verá el símbolo de warmshowers y una flecha. Siguiéndola conduce hasta la casa de Rodrigo y Lupita. Rodrigo lleva invitando a viajeros a su casa desde hace muchos años. Él piensa que cualquier persona de otro país ha de ser una persona interesante, e incrementa así sus deseos de viajar por el mundo pero, como no tiene presupuesto para hacerlo, ha conseguido que el mundo pase por su casa. Fue Lontxo Rojo, el vitoriano y quijotesco ciclista, quien le introdujo en el mundillo de la solidaridad entre ciclistas de la ducha caliente. Uno se emociona al saber que en la misma casa en la que reposa por unos días ha pasado antes Lontxo Rojo o Salva o Ethienne o Johanne, y tantos otros ciclistas que el camino pone a tu alcance.

Adelantar%20curva

Explicación: La huelga de maestros hace que muchos mexicanos ya no sepan leer

Hamaca

En esa hamaca he tenido grandes ideas: la última saldrá a la luz en Noviembre

He llegado a la costa del pacífico, zona de grandes inundaciones, y aunque estuve visitando el cuartel general de la Protección Civil en Oaxaca para ofrecer mi espectáculo a los afectados, no ha habido interés de la otra parte. Los mismo me ha ocurrido con varios albergues de migrantes a los que he escrito, en Juchitán y en Tapachulas, por lo que el clown sigue escondido, aguardando mejores vientos. Hace días, y ya pensando en mi inminente ingreso a Guatemala, escribí a la Embajada española en ese país. A todas las direcciones de correo que aparecen en la web del maec.

Es esa una de las formas que tengo de obtener contactos para mis posibles actuaciones, mis conferencias o los talleres de clown. Cuando uno escribe un correo y no recibe respuesta se siente como si le hiciera una pregunta a alguien que está al lado y no recibe respuesta. Si la pregunta fuera ¿Me dejas 100 euros?, se podría entender esa callada por respuesta; pero tratándose del ofrecimiento de espectáculos gratuitos para gente humilde, de conferencias y de otras propuestas culturales, se te queda cara de gilipollo.

Voy a entrar a Guatemala por La Mesilla, pues el ciclón que azota esta zona convierte las carreteras secundarias en circuitos de motocross. La lluvia es protagonista estos días. Espero que en Guatemala no creo que haya llegado aún la globalización, esa nube que se extiende por el planeta infectando lo local, borrando la idiosincrasia de los pueblos y homogeneizando las razas para que, al final, todos seamos como los tomates del supermercado: igual de rojitos, de redonditos y de insípidos.

Paz y Bien, el biciclown.

10 comentarios en “Parecidos como lo tomates del supermercado”

  1. KE TAL CAMPEON SIGUES EN LA CARRETERA DIRECCION GUATEMALA CUIDAO CON LA CAPITAL POR LO DEMAS HAY GRANDES LUGARES ANTIGUA LAGO ATITLAN EL MERCAO DE CHICHICASDTENANGO ETC DISFRUTALOS

  2. Hola Alvaro,

    Antetodo, agradecerte que compartas tus experiencias. Me alegro mucho volverte a leer despues del break de posts mientras estuviste en Cuba.

    Solo queria comentarte que leerte ha cambiado mi manera de hacer en la carretera. Vivo en Western Australia, tierra de desiertos, polvo, viento y Road Trains (que tu tan bien conoces…) En fin, que desde que te lei mientras andabas por Down Under, cada vez que veo un ciclista en el medio de la nada, paro y le ofrezco una bebida fresca. Todavia no he alojado a ninguno (aunque se lo he ofrecido), pero todo llegara.

    Un abrazo y no decaigas en tu intento de hacer actuaciones de clown. Suerte y mucho viento de espaldas,

    Oriol

  3. OLA ALVARO SOY WILLIAM EL PAYASO QUE TE ENCONTRO RUMBO A JUQUILITA DE ECHO TE REGALE UNA TARGETA MIA SOLO PARA AGRADECERTE POR QUE HAS CAMBIADO MI FORMA DE PENSAR AHORA TENGO UN PROYECTO QUE SE LLAMA ROBAMDOME 20,000 SONRISAS DE LOS NIÑOS OLVIDADOS DE LA SIERRA…. MUCHAS GRACIAS Y QUE DIOS TE BENDIGA EN TU CAMINO Y TE PROTEJA

  4. Hola Alvaro,
    Tú nunca has sido como los tomates del supermercado ni redondito, ni mucho menos insípido. Te gustan las personas que se muestran al natural, tal y como son, sin mucha componenda.
    Creo que este periplo te ha ayudado a descubrir la profundidad de sabor de mucha gente humilde. A pesar de las apariencias y de la escasez de presupuesto, estás mucho mejor «nutrido» que cualquiera.
    Me hace ilusión seguir sabiendo de tu aventura humana. Espero que los vientos te sean favorables, la suerte te acompañe, los conductores te respeten y la burocracia no te aplaste.
    Vamos, que vuelvas enterico dentro de cuatro años.
    Besos.

  5. Me alegro, de que estés bien. Gracias por contar tus experiencias en México. Espero que en Guatemala, tengas experiencias positivas y que las cuentes. Te deseo lo mejor. Recibe un cordial saludo.

  6. Hola:

    Me alegra saber de tus andanzas y ver cosas tan peculiares como ese video del triatleta de 145kg. Deseo que todo te vaya bien en tu periplo por Centroamérica y que sigas por aquí contandonos tus andanzas. Un abrazo.

  7. Hola guapo, es que no te escribo nunca pero te sigo siempre, la verdad que me dio ganitas de escribirte ahora porque es verdad lo que decís, la globalización está llegando a colapsarlo todo, todo se parece, no importa donde estés es difícil escaparle, intento en la medida que puedo seguir viajando por diferentes lugares de este mundillo, pero cada vez se me hace más difícil encontrar la genuinidad y hasta llega a darme agobio a veces, tengo la sensación que no voy a poder visitar a tiempo ciertos lugares que sueño llegar antes que estén completamente destruidos y prostituidos… y que penita que me da….
    Nada que te mando mucho aliento como siempre, espero que se abran puertas y ventanas en Guatemala para recibirte como te mereces, que salga ese Clow que los nenes de allí lo necesitan y mucho y viento a favor en la ruta ( un clásico), un abrazo fuerte!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba