Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

Einstein hubiera averiguado una fórmula

El desierto, con su ausencia de información visual y auditiva, con sus noches estrelladas, con sus vastos espacios en los que los ojos del nómada son a su vez nómadas que no saben donde detenerse, te ayuda a pensar. Es posible que esta crónica padezca de mal de altura. Las reflexiones que vengo a compartir las he sacado después de más de una semana por encima de los 2.000 metros y haciendo 85 kms por día. Pero lo curioso es que hablando con ciertos estadounidenses veo que ellos piensan muy parecido sino igual.

Estos son algunos de los datos que anteceden a las conclusiones. Desde que salí de Los Ángeles mis conversaciones con los locales (o mejor sería decir de ellos conmigo) se reduce a una por semana. Cuando me detengo a comprar comida en un supermercado o voy a una biblioteca a usar el internet…, los locales me miran (eso lo he comprobado), me desmiran (cuando les miro), y una vez a la semana hay algun valiente que se acerca a preguntarme de dónde voy, de dónde vengo…

Esa persona que decide seguir su instinto, natural y humano, de curiosidad y que se rebela contra un sistema que le viene diciendo desde niño: “no hables con extraños”, es un héroe. Una vez a la semana conozco alguno. Y, curiosamente, no suele ser estadounidense, a pesar de que me encuentro en Estados Unidos. El último héroe resultó ser además, un personaje bastante conocido. En primer lugar era afgano. Viajaba con su mujer y tres de sus cinco hijos. Se quedó mirando la bici un buen rato hasta que acudió a mí con sus preguntas. Ustad Mutasim Billah Mazhabi fue candidato a las elecciones de Afganistán en el 2.009 y ahora vive en Chicago. Esta es su web www.mazhabi.com. Ustad procede de un país, una cultura, donde el extraño es alguien interesante (por definición pues es alguien que seguro habla otra lengua y tiene otras costumbres), y gracias a ser de un país donde el extraño es interesante, esa noche Ustad veía con sus hijos y su mujer el documental La Sonrisa del Nómada, puesto que no dudó en comprármelo.

Tres días más tarde llegué a Albuquerque, y bajé por fin de los 2.000 metros. La ciudad tiene un hermoso sencillo entramado de carriles bicis que la permiten recorrer con seguridad. Nada que ver con las lamentables condiciones en las que se encuentra la principal carretera que une Albuquerque con el oeste del país. La interestatal 40. Las fotos lo atestiguan. Pues bien, llegué a Albuquerque y entré en la vieja ciudad: casitas de adobe de estilo colonial donde no se sabe si los pájaros cantan de verdad o es el hilo musical. Mientras esperaba a mi contacto de warmshower, y aprovechando que tenía tres horas por delante, intenté vender algunos dvds del documental. Vendí tres y las nacionalidades de los compradores es otro dato importante para esta crónica: Mexico, Finlandia y Rumania.

Los ciudadanos de este país ni siquiera se acercaron a mirar el mapa del mundo colgado de la bici. Para los estadounidenses el sólo hecho de cruzar la frontera con México es ya una gran aventura. Si yo les digo que he estado tres años recorriendo África observo que se distancian unos centímetros de mi por si acaso les puedo contagiar algún virús. Yo sólo pretendo contagiar alegría, pero ellos no lo ven así. El tema de que actúo de payaso cuando encuentro ocasión y para gente desfavorecida, mejor no lo menciono pues no entenderían que, pudiendo hacerlo por dinero, lo haga gratis. Y si sale a colación que soy abogado, sus ojos se salen de la órbita y sus pies apuntan hacia la salida.

En otros países he sido, igual que aquí, un extraño, y por ese mismo hecho suscito interés. En algunos casos como la India, demasiado interés. El extremo opuesto es el lugar en el que me encuentro ahora. Soy un extraño, casi un vagabundo, que no tengo dinero para viajar en moto y viajo en bici. Que no puedo pagarme un hotel y duermo bajo un cielo estrellado (noche tras noche), que converso con mi alma día tras día, que no tengo un seguro de vida sino una vida asegurada: la de hoy. Soy un tipo que cada día me pongo la misma ropa para pedalear, que me afeito una vez a la semana y que si entro al McDonalds es para cargar baterías, conectarme a internet y tomarme un helado de 1,06 $. No porque no pueda permitirme la hamburguesa sino porque no me parece saludable. http://www.refinery29.com/happy-meal-art-project

Pero hay otro factor que explica porque los estadounidenses no hablan conmigo: tienen miedo. Yo no encajo en su mundo habitual, en lo que están acostumbrados, y no se acercan a lo que no conocen. Eso convierte a los Estados Unidos en el país perfecto para ser un terrorista. Nadie te importuna. Y ha desparecido cualquier sombra de idea de comunidad, de bien común. Lo que interesa es MI éxito, y el éxito del vecino no sólo no me interesa sino que dificulta el mío propio. La gente no conoce a su vecino (aunque tal vez sean amigos en facebook) y si en el supermercado te preguntan “¿Qué tal estás hoy?“, no es para que les expliques que te duele la rodilla (lo hice una vez y la mujer me miró asustada mientras su mano buscaba el botón rojo de la alarma) sino para que digas “Muy bien, ¿y tú?.

La tecnología ha contribuido en gran manera a esa deshumanización en la que los amigos son virtuales y en la que el círculo de amigos es limitado a lo local: tu club, tu trabajo, tu bar…

Viajar (sobre todo en bicicleta, a pie o en burro) abre la mente. Y eso explica que un país cuyos habitantes consideran una gran aventura visitar el vecino México, las mentes tengan la forma de su país: grande sí, pero un país nada más. Dos países, aunque pequeñitos como Bután y Suiza, te otorgan más amplitud de miras que UN país, aunque sea tan grande como Rusia. Porque son dos culturas diferentes, dos concepciones de la vida, dos ritmos, dos maneras de saludar y hasta de comer. Si en China, por ejemplo, terminar toda la comida de la mesa es señal de que no tienes dinero para comprar más comida y conviene dejar algo en el plato (cosa que yo no hacía), en Japón se terminan hasta el último grano de arroz.

Viajar te obliga a acostumbarte a lo desconocido, a salir de tu zona de comfort. Es raro el día que se dónde voy a dormir y, lejos de preocuparme, me estimula, me da adrenalina. Cada día mi jardín es diferente y mi cielo avanza. Uno es dueño del paisaje sólo mientras lo mira o lo recuerda. No tiene que colocar vallas ni carteles de propiedad privada. Simplemente lo disfruta y lo deja para otros.
Si Einstein viviera seguro que hubiera dado con la fórmula matemática que voy a enunciar: a mayor desarrollo económico, mayor individualismo, menor hospitalidad y más inseguridad. Y si no me creen, viajen y experimenten.

Paz y Bien, el biciclown.

18 Comentarios
  • Mauricio
    Publicado a las 09:51h, 04 abril

    Muy buen relato Álvaro. Un abrazo desde Madrid.

  • Jesús Castañé
    Publicado a las 12:32h, 04 abril

    Hola Alvaro, te sigo desde casi el primer día y recibo con mucha ilusión tus boletines. Leerte es viajar un poco desde mi silla en la oficina. Me encanta leer sobre tus viajes.

    Pero no estoy de acuerdo con algunas de tus observaciones. La tecnología no es deshumanizadora. El sistema no es desconfiado. Y sobre todo, siento decirte que tu formula matemática es erronea “a mayor desarrollo económico, mayor individualismo, menor hospitalidad y más inseguridad.” . Son afirmaciones demasiado grandes como para ser ciertas.

    Prefiero tratar de entender la realidad y evitar la crítica ingenua a un mundo cada vez más complejo.

    Animo y un fuerte empujón en la próxima subida.

    Jesús

  • ENRICO
    Publicado a las 14:13h, 04 abril

    HOLA AMIGO ALVARO… INCREIBLE LO QUE CUENTAS .. INCREIBLE ES SABER NUEVAMENTE DE VOS Y SABER QUE CONTINUAS RECOLECTANDO KILOMETROS..
    SIN DUDAS COINCIDO CON TU TEORÍA…LAMENTABLEMENTE ES ASI…
    UN ABRAZO DESDE LA ARGENTINA

  • Gallofa
    Publicado a las 15:49h, 04 abril

    No es un país fácil,para el extranjero,como comentas. Prosigue tu viaje. Un saludo.

  • Eduardo Shaw
    Publicado a las 22:43h, 04 abril

    Me ha encantado esta crónica.

    Aunque eso de
    “¿Qué tal estás hoy?”, no es para que les expliques que te duele la rodilla sino para que digas “Muy bien, ¿y tú?”
    es también de aquí.

  • Angel
    Publicado a las 12:56h, 05 abril

    Saludos Alvaro desde USA, soy Angel el cuñado de Gerardo, tu host en Nanjing. Veo que también vas sacando las mismas conclusiones que yo de este país, llevo ya tiempo viajando por aquí. Hay un aspecto que también he contrastado y es un cierto sentimiento de auto protección, se mueven tanto en su territorio desde que salen de casa a los 16 para ir al college, y cambian tanto de tabajo y de estados, que ellos mismos se cierran a profundizar en las relaciones personales. Saben que las van a dejar atrás y no quieren profundizar mucho. Pero luego, tienen también sus valores, por ejemplo a la hora de arremangarse y luchar por algo en común esta gente se pone las pilas, son solidarias. Y desde luego saben como nadie como engranar conocimiento, empresa y emprendeduría, sigue siendo una nación joven de la que deberíamos aprender los Españoles… animo con todo, seguro que resuelves lo del tema online, tienes mucha gente apoyando.

  • KARO
    Publicado a las 13:13h, 05 abril

    Es una pena lo que cuentas Álvaro, pero es la pura y triste realidad…una seguidora desde Nueva Zelanda que lleva x aquí medio año tiene la misma impresión de este país que de lo que cuentas a cerca de Estados Unidos, pues son una copia al puro estilo yanki…ellos se lo pierden el no conocer un poco de tu alucinante vida aventurera!. Tienen un grado de incultura y un desinterés por el mundo exterior (viviendo en su burbuja “creyendo ser felices”…)que no me dejan escapar de mi asombro! y lo mejor de todo es que en las guías de viaje te vendan que los kiwis son super hospitalarios, no confundan la hospitalidad con la hipocresía! sería mi advertencia… que como bien dices de los yankis, aquí al igual te preguntan q tal, como te va el día y ahí se acaba la conversación…cuál es mi traducción a eso?: máquinas controladas por el maldito dinero, para quienes no existen ningún tipo de valor humano….
    Mucha suerte fenómeno! un abrazo gigante: Karo

  • Alvaro neil, el biciclown
    Publicado a las 18:55h, 05 abril

    Gracias Jesús por discrepar. Ahora bien, mi crónica es resultado de una larga experiencia en Relaciones Humanas Internacionales (más de 66 países).
    Me gustaría saber en qué te basas para opinar diferente. Cada uno tiene experiencias diferentes y no me importa tanto si mi fórmula es errónea o no lo es, pero en saber qué experiencias te llevan a discrepar.
    Un abrazo, ya siento el empujón!!!!a

  • tranquilo...
    Publicado a las 20:24h, 05 abril

    muchas gracias alvaro por tu amabilidad de compartir tus impresiones, la verdad es que da mucho que pensar, hace un par de años recorri el oeste de usa en un coche de alquiler solo , mas de 7000 km, en casi un mes casi casi no pude hablar con nadie, y eso que me consideran extrovertido,no quiero parecer condescendiente pero razon llevas quedate con el paisaje grandioso y con alguna “excepcion” humana, ya lo decian por alli, lo “rico” comienza al sur de rio grande….

  • Alex Sanchez
    Publicado a las 21:09h, 05 abril

    Hola Alvaro!!!

    Soy uno de los mecenas que ha colaborado con tu docu y me encantas tus escritos.A veces las vivencias de otros te hacen ver las cosas de otra manera y tu la haces constantemente.Permiteme dar mi opinión respecto al escrto.Desde antes de Kerouac los yankis están acostumbrados a ver a viajeros,ya sea a pata, en ,oto,bici o coche,por lo tanto no es algo nuevo en sus vidas. En cambio en los países subdesarrollados ( por etiquetarlos de una manera fácil) no están acostumbrados a encontrarse a viajeros, y en muchos de los países que has estado sumale el factor de ser blanco. A nivel personal la mayor hospitalidad la viví en Bangladesh durante un mes, y después de darle muchas vueltas llegue a esa conclusión respecto al viajero. Lo que si que es cierto que la solidaridad entre ciudadanos es mayor en estos países.
    Bueno, un placer leerte siempre,y dale suavecito al pedal.

  • Miguel Ángel
    Publicado a las 22:56h, 05 abril

    Álvaro, espero que estés viajando bien, con el viento a tu favor. A propósito de la crónica, entiendo que son una buenas líneas para debatir e intercambiar opiniones sanamente; particularmente entiendo que la introversión, la indiferencia y la falta de interés por ciertas cuestiones o personas no es patrimonio exclusivo de un país determinado, sino más bien de todos sólo que se observa en mayor o en menor medida. Entiendo que Jesús pretende proyectar que tal vez el hecho de universalizar conductas de pocos puede llevar a razonamientos inválidos. Ya vas a encontrar gente menos fría, más interesada y más dispuesta. Sdls y queda pendiente el asado en Rosario (¡acá tenemos más calor humano!) aunque también hay gente indiferente y enfocada en sus cosas (dinero, bienes materiales, etc).

  • Joseba Etxebarria
    Publicado a las 18:28h, 06 abril

    Alvaro, estoy al cien por cien contigo y tu fórmula. Es tal cual.

    Creo que sabes que ando pedaleando por Marruecos rumbo a la otra parte del globo, zona que conoces perfectamente. Pues bien, puede que diariamente me tropiece con treinta autocarabanas europeas (sobre todo franceses) y ni uno, NI EN UNA SOLA OCASIÓN me han pitado para saludar, mucho menos sacar la mano por la ventanilla aunque sea para airearla. Y de parar a ofrecer agua y tal, tú sabes mejor que yo que no sucede salvo que los tendones del pie se le hayan encasquillado. Aquí, como en otros tantos países que llaman subdesarrollados, lo primero que hace la gente es saludar al que tiene delante, bien sea estrechándole la mano, con un meneo de cabeza o una sonrisa de esas que te llegan a colocar el nudo en la garganta.

    Hay que viajar más y, como bien dices, a ser posible caminando, en bicicleta o burro. A mí solo me queda el burro.

    Por cierto, creo que te sigo los pasos por África. Eso sí, unos años más tarde.

    P

  • CIPRI
    Publicado a las 12:53h, 08 abril

    MUY BUENA LA CRONICA
    HUMANA Y TECNOLOGICAMENTE HABLANDO
    CADA UNO HABLA DE LA FERIA SEGUN LA VA EN ELLA
    SI UNO TROPIEZA SIEMPRE… ES PORQUE ES ALGO PATOSO O EL SUELO ALGO IRREGUALR, PERO SOLO Y EIMPRE SE CAE EN EL MISMO PELDAÑ LO QUE SUCEDE ES QUE EL QUE FALLA ES EL P… PELDAÑO.
    lA SOCIEDAD ESTÁ PARA QUE CADA UNO APORTE ALGO Y CAMBIE UN POCO….. DE PASOTISMO ESTA LA CALLE LLENA, LA AMERICANA Y LA ESPAÑOLA Y … LA DE MUCHOS OTROS SITIOS.

    VIVA LA OPINION DIFERENTE, TRANGRESORA Y RESPUTUOSA. PARA SER TODOS IGUALES YA TENEMOS EL MACDONALD, ZARA Y OTRAS MILES DE COSAS.

  • Cristina y Horacio, Pablo y Soledad
    Publicado a las 23:08h, 08 abril

    Vos sabes Alvaro que estuve estudiando la fórmula que escribiste y creo que tenés toda la razón del mundo, pero tambien es cierto que la forma en que influye la alta tecnología en la sociedad, hace que desde pequeños suframos un aislamiento que no lleva a la sociablidad y a la intercomunicación y por lo tanto personas muy inteligentes, viven aisladas y aun asi, son exitosas en lo que emprenden y asi, hay mucho para charlar, porque otros sectores de la sociedad, aprovechan esos baches sociales y entonces incorporaron la droga, la inseguridad que eso conlleva… lo vivimos a diario, en fin… que me parece que esa forma a la que nos obligan los parámetros actuales… explica un poco la forma de ser de la gente con la que hace un tiempito compartes tus dias y tus rutas… Besitos Cris… cariños de Horacio, Pablo y Sole

  • Dana bikes in Albuquerque
    Publicado a las 06:22h, 12 abril

    Alvaro and friends,
    I am trying to find a synthesis in the themes from these posts and Alvaro’s tweets.
    Economic and technological development increases individualism and isolation- but also gives us the Internet and can help people with common interests find each other.
    Development too often increases the gap between rich and poor. The rich are afraid of losing what they have. Whereas, the poor and humble give hospitality and share the most because for them sharing is survival. So in the USA which is so rich by international standards, we have people who don’t know their neighbors, don’t walk but drive cars everywhere, fear strangers, and keep guns. Is this why Jesus said it is so hard for a rich man to enter the Kingdom of Heaven? The Kingdom is all around us, but we are too isolated and afraid to experience it.
    Peace and Safe Journeys,

  • alvaro Neil, el biciclown
    Publicado a las 21:07h, 16 abril

    Because I think this comment is very clever I will like to traslate it.
    So esto es lo que mi amiga Dana, que me alojó unos días en Alburquerque opina:
    \”Alvaro y amigos. Voy a tratar de resumir estos asuntos en este artículo y los tweets de Álvaro. Desarrollo económico y tecnológico aumenta el individualismo y la soledad, pero también nos trae el internet y nos ayuda a encontrar a gente con intereses en común. El desarrollo también sirve para salvar las diferencias entre ricos y pobres. Los ricos tienen miedo de perder lo que tienen, los pobres y la gente humilde son hospitalarios y comparten lo que tienen porque para ellos eso es supervivencia. Así en los EEUU que es tan rico para los estandars internacionales, y donde hay gente que no conoce al vecino, que no camino sino que va en coche a todos lados y que tiene miedo de los extraños y lleva pistolas. ¿Es por eso que Jesús que es tan dificil para un rico entrar en el Reino de los Cielos? Ese Reino está aquí, alrededor nuestr

  • Lorenzo
    Publicado a las 16:18h, 27 abril

    Muy interesante la crònica y fascinante como se desdoblan los mundos ante nuestra mirada,cuàntos mundos hay fuera y dentro de nosotros.He recorrido Estados Unidos en tres ocasiones en bicicleta, en el 87,97 y 2012 y nunca me dejò indiferente el pais,mi impresiòn es diferente a la de Alvaro. No lo escogerìa para vivir, el sistema es extremadamente individualista, competitivo e insolidario y las ciudades parecen parkings de casas, sin espacio pùblico para encontrarse y compartir. Cada vez que paseo por mi ciudad, Vitoria-Gasteiz, veo la tremenda diferencia y la suerte de tener ciudades como èsta. Pero dicho eso los estadounidenses me han parecido siempre gente cercana, abierta y hospitalaria, lo que sigue sorprendièndome teniendo en cuenta el entorno hostil a esas actitudes en el que se mueven. Pero esa ha sido mi experiencia siempre. Por supuesto que he encontrado vaqueros malencarados (¿dònde no los hay?) pero los encuentros positivos han superado siempre con creces a (continua)

  • Lorenzo
    Publicado a las 16:20h, 27 abril

    (continua del anteror comentario)… los otros y Estados Unidos ha sido dentro de los paises del “primer mundo” el màs agradable y acogedor que he recorrido. En fin rompo una pequeña lanza a favor de los estadounidenses con el recuerdo fresco de los amigos que alli tengo y de toda la gente que me ha ayudado y no quito ningun valor a la crònica de Alvaro, es tan cierta como este comentario, y eso es tambièn lo fascinante de los viajes, los paises y nosotros, la complejidad y diversidad que hay fuera y dentro. Salud Alvaro y un fuerte abrazo. Que disfrutes Mexico, el cambio es brutal y el pais es entrañable y està lleno de energia (de todo tipo). Lorenzo