Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

Viento, sudor y lágrimas

Por un perfecto carril bici, mantenido en invierno en razonables condiciones, mi amigo Mark me guía hasta el centro de Calgary. Ahora está retirado pero cuando trabajaba recorría ese trayecto dos veces al día (36 kms ida y vuelta). Nos conocimos en Nueva Zelanda el año pasado y llegué a Calgary, su casa, para visitarle. Durante tres días no me dejó acercarme al fogón y se preocupó de que no me faltara de nada. Aunque lo que me faltaba había quedado unos kilómetros atrás, en una intersección de la ruta. Las dos chicas suizas con las que he viajado varios días, pronto se convirtieron en una sola. Despedirte en una cruce de carreteras de alguien con quien has compartido tan buenos momentos en la ruta es extremadamente doloroso. Tanto que decimos ir a tomar un café para tratar de suavizar la amputación, sin anestesia local, de una parte del corazón que reciprocamente habíamos perdido cruzando el parque nacional de Jasper. El café no hizo sino prolongar lo improrrogable y saltamos a la bici con la certeza absoluta de que ninguno de los dos tenía idea de en qué cruce de carreteras nos veríamos de nuevo.
Hay certezas que sería mejor no tener. Hay personas de las que uno no debería separarse, pero los seres humanos acostumbramos a tener planes que seguimos más de lo que pensamos, olvidándonos de hacer caso de nuestros presentimientos, nuestras intuiciones. Cuando el camino se bifurca acostumbramos a tomar el más evidente, posiblemente el que parece mejor asfaltado, aunque no siempre conduce a lo que nuestro instinto nos anunciaba. Las flores me miran estos días desde el borde de la carretera y me preguntan irónicamente si no las voy a arrancar. Las estrellas se asoman a mi tienda por la noche y me preguntan si no voy a salir a caminar. La vida me está matando con preguntas para las que no tengo respuesta pero el viento se preocupa de que mis pensamientos no me entretengan.
Duro viento por cuatro días. Viento de cara, como suele ser cuando andas falto de fuerza interior, en una zona de Alberta que obtiene el 30% de su energía del gran Eolo. El viento me parecía decir: da la vuelta y vete a aquélla intersección, pero incluso con la rodilla derecha hinchada la tozudez de este payaso hacía avanzar a Karma rumbo a la frontera, por una planicie de balas de paja y molinos de viento: sin motivación, desganado, vacío…, perdido. Cómo conseguí llegar a la cima del Logan Pass a las ocho y media de la noche, ya oscureciendo, tras 100 kms contra el viento, después de más de 8 horas en la bici, es algo que aún no me explico. El Logan pass es la joya del Glacier Nat. Park, mi primer parque nacional, en la nueva entrada a los Estados Unidos de Nuestra Señora de Ámérica. En la cima a 2.020 el viento sopla contento pues nada lo detiene. La lona de mi tienda es como un pañuelo tirado a la cara de un huracán. Pero aguanta. Me obligo a cocinar aunque lo que desearía es dormir. Y hasta caliento agua para arrancarme de la piel el sudor seco y hasta las lágrimas. Pues de todo hay en mi piel, curtida como la de un tambor, estos días amargos.
El viento no es una sorpresa en estos lugares
Gracias a mis amigos de Hawaii, Roberta and Smithy, que vivieron en Montana muchos años, he podido descansar unos días en Whitefish, en casa de sus vecinos. Doug acaba de retirarse, único dato por el que podrías afirmar que tiene 65 años, pero su compañera Mary que tiene un año menos tiene el cuerpo de una jovencita. Es entrenadora personal, y vestida con su chandal parece lista para saltar al tapiz en la final olímpica de suelo.
Aquí he recibido algunos repuestos para continuar el descenso al encuentro del otoño. Mi antiguo saco de dormir, que use en los Andes en el 2002, unas nuevas correas de power grip para asegurarme firmemente al pedal en caso de que haya viento, y una nueva casa. Robens me ha enviado una tienda tunel más grande que la que he usado estos últimos dos años. Un modelo de poco más de 3 kilos con un porche tan grande que puedes cocinar a cubierto de la lluvia. Algo que me espera a la vuelta de la esquina. O la nieve si te descuidas.
Logan Pass por la mañana
Me mudo a la casa más verde
La ruta está llena de viento, de sudor y de lágrimas, pero cuando todo eso te viene de golpe en un paquete sin remitente, te sientes tan pequeño, sensible e indefenso que la caída, lenta y rítmica, de la hoja de un árbol y su consiguiente aterrizaje en el suelo, produce tal estruendo que te provoca un susto de muerte.

Con un hermoso poema del ausente Ángel González me despido hasta la próxima.

15 Comentarios
  • Vanderlei José Torroni (http://vjtorroniliberdade.blogspot.com/)
    Publicado a las 01:10h, 06 septiembre

    Olá ALvaro,

    Aqui é o Vanderlei de São Paulo e neste ultimo final de semana nos reunimos com o clube de Cicloturismo do Brasil, aquele em que você palestrou em 2004. Rodrigo Telles e company.

    Ótima viagem para você.

  • Micky
    Publicado a las 02:31h, 06 septiembre

    Animo Alvaro! Que lo que no mata fortalece. Los caminos siempre deparan sorpresas, vos más que nadie para saberlo. Mucho viento a favor.

  • QUIQUE
    Publicado a las 11:22h, 06 septiembre

    Querido ALVARO.
    Decia BUDA. El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.
    Gracias, por compartir tus buenos y malos momentos, ya que este viaje lo compartimos muchos. Un abrazo, hermano de viaje.
    pd el cerdo volvio a casa

  • natyar
    Publicado a las 23:08h, 06 septiembre

    hasta en la tristeza, le arrancas vida a las palabras!!

  • CIPRI ANO OLIVA
    Publicado a las 07:59h, 07 septiembre

    UNAS VECES SE GANA Y OTRAS SE APRENDE…
    PERO QUE BUENO ES VIVIR!!
    PERO QUEBUENO ES SER LIBRE.
    LOS HAY QUE SE ENAMORAN DE HIPOTECAS, DE PRESTAMISTAS DE LADRONES…
    LOS HAY QUE SE ENAMORAN DE SU DESTINO.
    SUERTE TXAPULDEN!
    SALUDOS CIPRI.

  • Jose Luis
    Publicado a las 08:23h, 07 septiembre

    Ánimo chaval, arriba ese espíritu, en la siguiente curva tendrás el “viento” a favor.

    Abrazosssssssss

  • VIAJAMUNDEANDO
    Publicado a las 12:48h, 07 septiembre

    Querido Álvaro, encontrar tus relatos son cómo encontrar un halo de esperanza dentro de esta sociedad compleja que hemos creado, no apta para nuestra mente, gracias, gracias de corazón por mostrarnos otros caminos…
    Decirte que vamos en tu encuentro al ritmo que nos marcan nuestras piernas y nuestro corazón, si todo va bien, nos cruzaremos por Sudamérica en unos meses, un abrazo grande de Marco y Piedad de www.viajamundeando.com
    PD: Por cierto la tienda Robens Osprey 2 EX es una pasada, nosotros la tenemos y soñamos con los angelitos.
    Desde Reijkiavik (Islandia) en dirección a Sudamérica, otro abrazo

  • Leire
    Publicado a las 14:00h, 07 septiembre

    Aurrera Alvaro,en tus letras me da la sensación que has renunciado a algo especial estos días… maitasuna?

  • Cristina y Horacio
    Publicado a las 22:39h, 10 septiembre

    Querido mio… hace años que aguantas el viento a favor… pero tambien en contra… menos mal que este tropiezo te pescó altamente entrenado… que fuerza tienes !!! Te queremos El domingo estuvimos en Funes, pues fue el cumple de Pablo y nos acordamos de ti!!! besitos Tu familia argentina

  • Ibon
    Publicado a las 21:43h, 11 septiembre

    Animo Alvaro, ya pasaste algo parecido en Asia, por lo que espero que tu corazon consiga superar el mal trago, desde Euskadi, mucha fuerza para seguir pedaleando con mas fuerza que nunca, agur

  • Azcadio
    Publicado a las 20:05h, 13 septiembre

    Una vez tuve un encuentro con quien pensé era la mujer de mis sueños.Nuestros caminos se separaron,pero decidí que no debía dejar pasar esta oportunidad que me dio la vida al conocerla y fui en su busca(ella vivía en otro país).Cuando la encontré allí me di cuenta que no era a quien yo buscaba y me lleve una gran decepción…Pero lo volvería a hacer,porque si de verdad hubiera sido la mujer de mi vida,yo habría ido a por ella…si dudas búscala Alvaro!

  • Fernando
    Publicado a las 17:20h, 03 octubre

    Ánimo Alvaro, ya que en tus viajes, estás forjando tu vida, a nosotros, los espectadores o filósofos nos estás ayudando a comprender lo grande que es VIVIR, y lo que tenemos que hacer a lo largo de nuestra existencia. Gracias amigo y mucha salud y bendiciones…

  • Salvador
    Publicado a las 00:14h, 04 octubre

    Que bello, Alvaro, cuando describes esas emociones. Que fuertes tus palabras, que hermosos tus relatos… Gracias por compartirlo con nosotros. Un abrazo.

  • Juan Jose Saldarriaga
    Publicado a las 01:42h, 06 octubre

    Alvaro: no sabes con cuanta ansiedad espero tu reporte cada mes; yo viajo contigo continuamente, mientras monto mi bici dia a dia, pero sin salir de la ciudad o a veces sin salir de casa.

  • FLOREN.
    Publicado a las 17:36h, 14 octubre

    Esas lagrimas que comentas querido Alvaro son las lagrimas de la fe. La fe es el pajaro que canta cuando aun no ha amanecido en la certeza que en cualquier momento de oscuridad puede hacerse la luz. Si por la noche lloras porque se ha ido el sol no podras ver las estrellas.Que Dios te siga acompañando.