Login

Register

Login

Register

Cuando el color negro es rosa

Cuando el color negro es rosa

 

Los días en Melburne fueron sencillamente geniales. Primero gracias a la familia que me alojó. Kaz es una japonesa casada con un australiano que vió mi actuación grabada por la televisión japonesa. Me invitó a su casa y allí me quedé casi 10 días. Pero tenía más invitaciones para alojarme que tuve que rechazar. Volver a dormir en un tatami, suelo japonés, fue una gran experiencia. También volver a hablar las cuatro palabras que se en ese idioma.
Ella organizó la presentación más multirracial que he ofrecido en mi vida. Entre los 65 asistentes había 14 nacionalidades diferentes. Hasta Elizabeth de Ruanda. Increíble. Fue una experiencia inspiradora para todo el mundo y gratificante para mi. Una persona que me había visto hacía semanas en un mercado en Byron Bay organizó otra presentación en casa de una amiga. Al terminar la charla una mujer de 80 años se acercó y me dijo: «¿Puedo darte un abrazo?». Realmente me quedé sorprendido de tanto cariño.
La última y tercera presentación tuvo lugar en el Club español de Melburne. Basicamente una audiencia de asturianos. Para ellos la presentación estuvo muy bien pero para mi, la comida fue lo que estuvo genial: empanada asturiana, queso, tortilla española, aceitunas, salami, chorizo…, y de postre el típico arroz con leche. ¿Por qué será que nunca sobra?
Ramón me llevó hasta el aeropuerto y Qantas me trajo gratis a mi Karma (80 kilos) hasta Auckland. Aquí volvería a encontrarme con nuevos y viejos amigos. Hutch es un viejo amigo. Nos conocimos en las provincias limítrofes al Tibet hace más de un año. Y con sus más de 70 tacos sigue viajando por el mundo. Keith y Annie son los nuevos. Me invitaron a su casa a pesar de que soy mala publicidad para su negocio. Tiene una compañía de alquiler de coches (mejores tarifas que AVIS) que atienden 24h al día de manera personal. Es difícil tener una conversación con ellos que no sea interrumpida por un cliente. Esta semana hay mucho turista en Auckland, especialmente porque el domingo es la final de la copa del mundo de Rugby: Los All Blacks contra Francia. Nadie espera que Francia gane ese día y todos confían que el negro, el color oficial del equipo neozelandés, lo permita ver todo rosa.
Al menos para mi los primeros días en este país han comenzado color rosa. A pesar de que el tiempo se vista de invierno.
Desde Auckland Paz y Bien, el biciclown.
Foto bajo la lluvia en Auckland de Keith Scott
IMG 3977
Con el Doctor Ian Maratos
IMG 3614
Cont Heather y Elizabeth
photo
Saliendo de la casa de los Preston junto a Kaz

7 comentarios en “Cuando el color negro es rosa”

  1. ¡Ay qué bueno sería ver el triunfo de los all blacks allí mismito ! Que le den guaraca a los franceses que jugaron tan mal contra los galeses.
    Un abrazo de rugbista para tí 🙂

  2. Alberto MC clowfunder nº436

    Animo Álvaro! Espero que disfrutes New Zealand, es un pais maravilloso, con unos increibles paisajes y, si la suerte me acompaña, espero estar alli dentro de unos cuantos meses.

  3. Hello Alvaro, I meet you on my Vuelta (bike) on Monday 17 Oct, at Onehunga. Hope you found your destination at Valley Rd, Mt Eden & are enjoying the better weather & the rugby! Go the All Blacks! I thought I would let you know I have & will continue to follow your travels on your web page. Happy travelling:)

  4. Hola Álvaro, hace tiempo que no hablamos y ahora al ver que estás ya en NZ me das más envidia de la que ya tenía. Mi país preferido con mucha diferencia. Paisajes espectaculares y una gente también genial, supongo que irás bajando atravesando las 2 islas, bien, si necesitas saber algo dímelo porque no hace mucho estuve. Un fuerte abrazo y espero ver fotos geniales ¡

  5. Alberto no tengo el tiempo, ni el software para subtitularlos. Si aprendes inglés, ya se que es un fastidio, podrás viajar por el mundo más facilmente. Inténtalo!!!! Try it!!!
    Gracias amigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba