Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

3,2,1… La Sonrisa del Nómada

Ya se terminó el Clownfunding y la cifra total de productores de La Sonrisa del Nómada no podía ser más curiosa: 321. La cuenta atrás ha sido perfecta y el puzzle que llevamos construyendo desde hace más de un año está a punto de ver la luz. El 1 de Octubre saldrá a la venta, y antes, los clownfunders que lo solicitaron lo recibirán en su domicilio. Paquebote se encargará de ello. Braulio ya está metiendo en su base de datos, con algunos golpes como a los pulpos recién pescados, las direcciones de los clownfunders.

 

A miles de kilómetros de distancia de donde la mayoría de vosotros vivis es invierno. El invierno australiano no pide abrigo ni chaqueta, sino gafas de sol y crema bronceadora. Al menos en la costa del sol donde me encuentro. Aunque durante algunos días la lluvia ha arreciado fuerte obligándome a buscar la ropa para el agua que ya había arrinconado en el agujero más oscuro de mis alforjas. Si la Bruce highway no era de por si suficientemente peligrosa, con camiones removiéndome el pelo y la paz y un arcén estilo río Guadiana, la lluvia la convierte en mortal. El límite de velocidad en esa ruta llena de trozos de neumáticos rotos, cristales y canguros muertos es de 110. Pero los camioneros australianos lo interpretan no como máximo sino como mínimo. El otro día que un camionero puso mi vida en manos del destino comprobé que su nivel intelectual está en inversa proporción al tamaño de su barriga. Tras pasarme tan cerca que si estiro la mano le toco la caja del camión, se detuvo a repostar. Apenas medio kilómetro después de su peligroso adelantamiento. Entré en la gasolinera para hacerle unas preguntas.

 

-Did you see how close you overtake me? (Has visto lo cerca que me has pasado?)
Shit man, I gave you plenty room? (Una mierda tío, te he dejado espacio de sobra)
I did not have shoulder; do you prefer to run over me? (No tenía más arcén; querías matarme?)
Get out of the fucking road (Salte de la puta carretera)
Volví a la ruta sin quitar ojo al retrovisor y al rato el camión volvió a adelantarme bien cerca. Esto no es un día o dos. Es a diario en Australia. Ya he empezado a oir que el vecino Nueva Zelanda, hacia donde me dirijo en unos meses, no va a ser mejor. Al menos en la isla norte.
Por eso decidí dejar la Bruce Highway y tomar el camino más largo y meno concurrido de la costa. Allí además tenía una cita con el distribuidor en Australia de Rohloff. Es una alegría encontrar personas que sienten pasión por el Rohloff. Tras un vistazo a mi eje trasero comprobaron que está en perfecto estado. Y no podía ser menos. El Rohloff es una maravilla que necesita meno atención que el desván de tu casa. La otra maravilla que viaja conmigo desde hace dos años es el eje delantero: Phill Woods. En más de 30000 kilómetros no ha hecho falta abrirlo ni engrasarlo. Es un eje estanco y mantiene la rueda delantera girando tan alegremente como el primer día. Una absoluta recomendación a los viajeros.
Tras casi diez días en compañía de Pablo he vuelto a la soledad de la ruta. Junto lo hemos pasado en grande. Ajustando nuestro ritmo en ruta: a él no le importa pedalear de noche y yo lo evito. Yo madrugo y el es un nocturno. Pero nos hemos entendido a la perfección. Sin embargo yo tengo un poco más de tiempo que él en Australia y prefería salir de la ruta principal.
Por la costa he tenido la oportunidad de encontrar gente maravillosa: como Mick, que me aloja estos días en Mudjimba. Aquí he seguido trabajando en el nuevo libro Donde termina el asfalto, que verá la luz antes de navidad. Y también gestiono mi salida de Australia. Los aviones son caros y tengo una pequeña opción de ir en barco a Nueva Zelanda. Muy pequeña, pero existe.
Ahora los domingos procuro caer cerca de una ciudad con mercado. En ella me detengo a trabajar. Coloco el mapa del mundo con mi ruta, las fotos, y trato de ganar algo de dinero con las donaciones de los australianos. Así voy rellenando la hucha para hacer frente a los más de 2.000 euros que tendré que pagar para viajar a América el año que viene, la visa de Nueva Zelanda…
Allí en Nueva Zelanda recibiré además la 8ª visita en esta vuelta al mundo de mi gran amigo el Portu. Esta vez, igual que hizo en Laos, viene a pedalear conmigo. Sus visitas me llenan de alegría.
Desde la costa del sol, Paz y Bien, el biciclown.
<img ” src=”https://biciclown.com/wp-content/uploads/all_images/upfiles/australia/IMG_3601.jpg” alt=”” width=”600″ height=”400″ />
Un casco para Australia
<img ” src=”https://biciclown.com/wp-content/uploads/all_images/upfiles/australia/IMG_3806.jpg” alt=”” width=”600″ height=”400″ />
Dos asesinos en potencia
<img ” src=”https://biciclown.com/wp-content/uploads/all_images/upfiles/australia/IMG_3671.jpg” alt=”” width=”600″ height=”400″ />
Hay que buscarse las habichuelas en Australia
6 Comentarios
  • Cptn. Elarepas Vento
    Publicado a las 14:20h, 01 septiembre

    Querido Fuser! Mejor garbanzos que habichuelas!! dan mas gases si las cocinas muy pocos y las masticas menos. Preferiblemente acompañada con una Cerveza (cosa que te mereces!!) y de una barra de chocolate semiamargo. Agitate unas tres veces y luego a dormir. Los gases haran el resto!

    Un abrazo y aun te debo unas letras.

    Cuidate y que las subidas las tengas de bajada y el viento de en tu espalda.

  • Wimoweh
    Publicado a las 10:59h, 02 septiembre

    Hi Alvaro.

    Sorry to read that you are having some danger on the roads. It should get better the further you head south though, as unfortunately you are passing through a very busy and conservative/right-wing part of Australia.

    I\’ve cycled elsewhere in Australia and have spoken with some of these truck drivers. I asked them to use their horn when they are coming behind me to warn me so I can get out of the way as I don\’t always hear them coming.

    After a while, every truck does the same thing and we sort of become friends. This is maybe not the same in Queensland, especially near the coast where it is not so friendly, but it generally is so in the outback.

    The road train drivers usually warn each other of where you are, so they can be more careful. If they think you are a nice guy they will even stop in the middle of nowhere and give you food and drinks!

  • Jose Manuel Diaz Barreto
    Publicado a las 02:38h, 03 septiembre

    Gracias por hacerme sentir el camino el peligro y la emocón del camino desde lejos….

  • jose luis muñoz latorre
    Publicado a las 08:18h, 08 septiembre

    hola Alvaro,
    no pierdas la sonrisa…y el sentido del humor
    un abrazo,
    jose luis

  • Cath Lav
    Publicado a las 14:39h, 02 octubre

    Hi Alvaro, Like Wimoweh, I too, am sorry you have found cycling the roads in Outback Queensland dangerous & unfriendly, I hope you have had a more pleasant experience since moving to the coast roads. I think you will meet lots of very friendly Aussies who will make you feel very welcome during the rest of you time in Australia, we’re usually a pretty friendly bunch. You definitely won’t see as many trucks and no road trains at all for the southern leg of your Aussie trip which is good news I’m sure. Unfortunately though, kangaroos being hit by vehicles is just part of life in Australia, you will see many more dead kangaroos before you leave. My daughter and I had the pleasure of meeting you yesterday at the markets at Moruya on the NSW South Coast just before the weather turned bad. I hope you found a nice dry place to spend the night. I love it when my daughter, who is 11, meets a person like yourself, who achieves so much in such a humble fashion, you are an inspiration. Ple

  • MARIANO IBEAS
    Publicado a las 22:48h, 02 octubre

    Hola, Álvaro:
    Desde Zaragoza, en España un abrazo fuerte. Ya tenemos el vídeo y la camiseta… y queremos seguir contigo en tu ruta, con tu sonrisa.
    Ánimo y adelante. Otro abrazo.
    Familia Ibeas-Lázaro-Guo