Login

Register

Login

Register

Prepararse para el Tifón

Mi amigo Salva que ha seguido mis gestiones para hacer mi espectáculo en Japón y en otros países me felicita por haber conseguido organizar el próximo show en Japón diciéndome: «Tienes una buena virtud, eres persistente.» Me pregunto cuál es el límite fronterizo entre persistente y pesado. O tal vez Salva jugaba a la ironía… Tanto él como yo sabemos que es imposible lanzarse a dar una vuelta por el mundo sin ser persistente o pesado. Cuando un funcionario te niega la entrada en un país, hay que insistir, cuando tu Embajada no responde a tus mails, hay que volver a enviarlo, cuando la lluvia no cesa…, hay que mojarse.

El pronóstico del tiempo para los próximos 8 días en Japón aconseja registrarse en ebay para cambiar la bici por un pequeño bote. Un poco más pequeño que el que Roz Savage , utiliza para navegar por el mundo a remo en solitario. El sol no saldrá por mucho que uno lo piense persistentemente. Son días en que ni las mejores prendas resistentes al agua te evitarán mojarte. En otros países como Indonesia, Tailandia, Laos…, es posible acudir a un hotel al acabar el día para secarse (y secarlo todo) para volver a dejarlo listo para mojarlo de nuevo al día siguiente. En Japón esa opción es inviable. Con hoteles a 30 euros la noche (eso es una ganga), una vez sales a la calle te vas a mojar hasta que el sol te seque. Ha llegado el tifón y es mejor mentalizarse.
La mente es en estos casos mi mejor aliada. No podemos pasarnos la vida huyendo de la lluvia como no podemos huir de los problemas. Están ahí para ponernos a prueba. Es en días donde también nuestra sonrisa se somete a examen. Es muy raro ver un vagabundo en Japón. Incluso los que hay en las grandes ciudades no piden limosna. Venden bolis u ofrecen algun servicio. La concepción del espacio privado en Japón es muy importante. Entablar conversación, en plena calle, con un extraño significa violar la intimidad del otro. Es así como de manera voluntaria, te recluyes en tu propio mundo, para no molestar a los demás. No es en absoluto una queja del sistema japonés. Sólo una afirmación de lo que he experimentado estos 4 meses en este país.
Nada va a cambiar de la noche a la mañana. Tal vez nunca lo haga. Somos nosotros los que debemos modificar nuestra actitud. Ver el sol donde no hay más que pesadas nubes y fijarnos en pequeños detalles como el profundo olor de la Glicinia que renace en primavera. Es tiempo de desnudar los sentidos para sentir. Como quien pela una cebolla para llegar a la capa más jugosa. Exponerse a la lluvia. Ser zarandeado por el viento y permitir que luego el sol te seque. Quien vive en un permanente estado de confort no puede percibir los cambios. Es como si en su vida no hubiera estaciones. Como decía Borges.:»hasta el calorcito del sol quema»
Paz y Bien, el biciclown.

<img » src=»https://biciclown.com/wp-content/uploads/all_images/upfiles/japon/IMG_2607.jpg» alt=»» width=»300″ height=»200″ />

Durmiendo en un templo Patrimonio de la Humanidad en Niko

4 Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.