Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

Algo que declarar

Si siempre te mueves en el mismo entorno: trabajo, casa, gimnasio, bar-trabajo, casa, gimnasio, bar…, es evidente que las personas que te encuentres diariamente sean en un 90% las mismas. Al desplazarme por la tierra en bicicleta, sin rumbo fijo, cada kilómetro es nuevo y nuevos son también para mí las personas con que me relaciono. En ocasiones esa relación es positiva y en otras muchas neutral (no pasa nada), pero los días que alguien se aproxima a mí y me ofrece su sonrisa, su pulgar en el aire o su ayuda son maravillosos y memorables.

Así me ha ocurrido en mi llegada a Korea. Salí de Japón una mañana que nevaba copiosamente en Nogata. Tan fuerte nevaba que trataba de protegerme los ojos mirando al suelo y no vi un semáforo en rojo…, el coche iba demasiado rápido y un milagro fue que no me arrollara. Te debo una más Angel de la guarda.

<img ” src=”https://biciclown.com/wp-content/uploads/all_images/upfiles/korea/IMG_1762.jpg” alt=”” width=”300″ height=”200″ />

En un par de horas el cielo se despejó y el sol se burlaba de mi traje para la lluvia, como si hubiera sido un sueño que al levantarme nevara sobre los hermosos árboles del templo en el que pasé la noche. El templo de Taga, el principal de Nogata. Allí me refugié sabiendo que esa noche llovería aunque ignoraba que el agua caería en forma de copos de nieve.

Los habitantes del templo, una familia japonesa, no tenían muy claro si dejarme pasar allí la noche. Es habitual en Japón cuyo carácter no lidia bien con las improvisaciones. Pero una vez superados sus temores fueron todo amabilidad. Hasta dos veces me trajeron comida e incluso el jardinero que al llegar ni me miró a los ojos me ofrecía para desayunar un surtido paquete de galletas.

Recorrer Kyushu desde el Sur hasta el Norte por el centro ha sido agotador por los inesperados pasos de montaña y por la lluvia que complicaba los descensos. Pero me ha servido para acceder a lugares lejos del turismo habitual donde hay auténtica afición por un hongo llamado shiitake (de textura esponjosa) y por los baños públicos de aguas calientes (onsen). Además he podido pedalear en el interior de uno de los cráteres de un volcán más grande de la Tierra.

<img ” src=”https://biciclown.com/wp-content/uploads/all_images/upfiles/korea/IMG_1731.jpg” alt=”” width=”300″ height=”200″ />

Pero mi visa japonesa se acababa y debía salir del país. Opté por Korea, pues así podría conocer este país un poco y porque en barco era accesible. El trayecto de ida de unas 12 horas es un poco caro (casi 100 euros en clase económica). Intenté un descuento por parte de la compañía pero no hubo manera. Lo que si me llevé es una gran sorpresa pues el barco tenía su propio onsen. Una piscina de agua caliente desde la que se veía el Estrecho de Corea. Me di tres baños: dos por la noche y uno por la mañana. Y hasta lavé mi ropa que hacía 6 días que me lo venía pidiendo. Cuando llegué a Busan, domingo, tuve buenas y malas noticias: mi tarjeta de crédito no me daba dinero pero alguien me invitaba a dormir. Una empleada de las aduanas llamada Yuhee me acompañó a su casa donde me dejó (solito) hasta que ella regresara de su trabajo. Su marido aún no ha llegado pero ella ya le ha avisado por teléfono de que a cenar somos tres. Generalmente los oficiales de aduanas me preguntan si tengo algo que declarar, pero esta vez no hubo siquiera la consabida pregunta, aunque de haberla habido la respuesta hubiera sido: que estoy contento.

<img ” src=”https://biciclown.com/wp-content/uploads/all_images/upfiles/korea/IMG_1679.jpg” alt=”” width=”300″ height=”200″ />

Increíble entrada en un país del que no conozco nada y del que espero saber algo cuando regrese a Japón en unos días.

Desde Busan, Paz y Bien, el biciclown.

4 Comentarios
  • Pachin de China
    Publicado a las 02:09h, 28 marzo

    querido Alvaro, en Tegu hay un centro dependiente del Instituto Cervantes. Está en un hotel de lujo. Son gente muy amable no dejes de pedirles por esa tu boca…
    En Busan lo mejor es la playa de Heunde, pero como hace frío, quizás sea más aconsejable visitar el templo de Pomosa. Hay un barco a la Isla de Coye-do, quizás te apetezca salir del gran núcleo urbano.
    La zona más hermosa de Corea del Sur está en Chejudo
    (el viaje es un poco caro) y al norte, en Ka-gon-do: bellos paisajes de montaña. La Universidad Nacional de Busan tiene una sala de internet gratuito. También puedes aprovechar los ajustados precios de su restaurante. La forma de alojarse más barata son los
    “yo-in-suk” especie de pensioncillas de habitaciones
    sin lavabo, ni tele…ni nada! Pero pa´tí , una gloria.
    abrazos.

  • Antonio Carlos
    Publicado a las 13:51h, 03 abril

    Es impresionante la manera de llevar la vida como la llevas tu. Impresiona y genera en los demás (yo) una envidia que no te cuento. Un salido desde Granada para Korea.

  • Anónimo
    Publicado a las 16:16h, 05 abril

    Han geumsun
    C’est le photographe q’on s’est rencontre a seoul

    Www.hangeumsun.com

  • cristina cubells
    Publicado a las 23:22h, 06 abril

    al igual que antonio carlos, a mi tambien me fascina tu forma de llevar la vida,aunque creo que tambien pasaras momentos malos que no nos cuentas,por eso eres buena persona