Login

Register

Login

Register

Un día en la Expo

El pasaporte de la Expo cuesta 3 euros. Es un documento lleno de páginas en blanco para que lo rellenes con los sellos de los pabellones de los países visitados. Es una nueva forma de viajar. La gente ya no visita Japón, sino el pabellón de Japón (seis horas de cola). No tiene que sufrir las incomodidades del jet lag y se planta en el pabellón de Italia (cuatro horas de cola). Ese pasaporte sin valor jurídico tiene un gran valor económico si está lleno con los sellos de todos los países que tienen pabellón en la Expo de Shangai. Hasta 700 euros se paga por el pasaporte sellado en internet. ¿Cuánto me pagarían por alguno de mis cuatro pasaportes completamente sellados? Estoy seguro que pocos tienen el sello del Reino de Bhutan.

Hoy en día no importa tanto recorrer un país como tener el sello. Hay que sacar fotos, tener sellos…demostrar que hemos estado. Aunque no nos hayamos enterado de nada. Recuerdo un viajero, un caminante que encontré en Turquía, que no llevaba cámara de fotos sino una libreta y un lápiz. Cuando veía algo que le gustaba: un rostro, un edificio o un atardecer, lo retrataba con su lápiz.
Tan sólo visité un pabellón; el de España. La razón es que siendo español puedes acceder por la puerta de atrás sin hacer colas. El pabellón de España tiene un diseño exterior revolucionario. No es tan caro como el de Arabia Saudi ni tan mazaquote como el de China. Está recubierto de mimbre. Un material hecho por manos y no por máquinas. Al acceder, por una especie de caverna, entras de lleno en la plaza del ayuntamiento de Pamplona un seis de julio. Es emocionante el griterío de los pamploneses a las doce menos cinco de ese día. Y se le pone a uno la piel de gallina. Especialmente a servidor que ha estado dentro de esa plaza, a esa hora y ese día, un par de veces. Aunque me temo que los chinos que visitan el pabellón no tengan idea alguna de lo que están viendo pues hay ausencia absoluta de información. Se sigue vendiendo la imagen de España de pandereta y toros y, tan sólo de lejos, aparece Gasol, el fútbol y Nadal. Alberto Contador no interesa como imagen de España, y Fernando Alonso posiblemente sea la imagen del pabellón de Luxemburgo. Somos lo que vendemos y vendemos lo que somos.
Gracias a Ricard Tomas puedo contar hoy estas historias. Es una de esas personas que hace todo lo que dice y además, hace más de lo que dice. Desde que caí en su casa todo han sido facilidades y ausencia de preguntas. No es un diplomático. No es un político. Es un empresario que da de comer a mucha gente, generoso con sus empleados (lo he visto) y que no se complica la vida con falsos discursos.
Con la ayuda de él y de otros amigos ha podido organizar una conferencia en el Cervantes de Pekin el día dos de noviembre a las 7 de la tarde. Ese mismo día participaré en el programa Españoles en el mundo que vienen a rodar a Pekin. Y de nuevo el día de mi sexto aniversario alrededor del mundo una nueva conferencia en el Cervantes de Shangai.
Paso más de ocho horas diarias sentado delante del ordenador. Desgastando las teclas. Quiero sacar el nuevo libro para navidad y para ello hay que trabajar muy duro. Pero es algo a lo que estoy acostumbrado. Sin grandes retos la vida no tiene sentido.
Desde Shangai, paz y bien, el biciclown.

 

IMG 1030IMG 0086
Miguelín, no ha crecido en 6 mesesAuténtica visa china
IMG 1007

Elige tu estilo:Occid. u Orient.

IMG 0995

Tino,gran ayudaen Beijing

 

9 Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.