Login

Register

Login

Register

Animales en Mongolia

La estadistica revela que en Mongolia hay mas animales que personas. Y eso sin incluir entre los primeros a los dos policias que se avalanzaron sobre mi en la estacion de tren de Ulan Bator con innecesaria vehemencia.

Es muy posible que si le preguntas a un ninho de Mongolia de 6 anhos de donde viene el vodka, donde crece, te diga que en el suelo. Es lo mismo que yo podria decir a la vista de la cantidad de botellas de vodka, vacias, que hay regadas por la estepa Mongola. Debido a la ausencia de piedras no estan rotas, en su mayoria. Pero en los pasos de montanha la tradicion mongola parece ser romperlas. Si en el Tibet habia oraciones al coronar la montanha en Mongolia hay olor a vodka. La conciencia ecologica de los mongoles no alcanza al vidrio.

Solo gracias a los miles o millones de animales que pastan por Mongolia se puede conseguir tener las praderas tan bien segadas. Sus mordiscos, milimetricos, dejan el cesped que ni el Camp Nou a comienzo de temporada.A los policias que me golpearon en Ulan Bator los pondria yo a mordisquear el cesped de Mongolia, de este a oeste y de sur a norte. Tan solo dos semanas en Mongolia me han bastado para descubrir el lado violento (genetico?) de este pueblo acrecentado por dos factores: el alcohol y el uniforme. Cuando un mongol te estrecha la mano esta en realidad midiendo tu fuerza. Es un apreton de examen. Es un pueblo duro que vive sometido a uno de los climas mas locos del Planeta. El mismo dia que te asas de calor te hielas por los vientos siberianos. Sobrevivir un invierno en Mongolia ya otorga un caracter especial. Su afamada hospitalidad se desvanece como la nieve con los rayos de sol.

Acostumbrados a ver tanto turista no les cuesta pedir dinero por llevarte unos kilometros en coche. Incluso seis veces la tarifa normal como me ocurrio cuando deje Erdenet rumbo a Bulgan. Al negarme, el conductor paro el coche, y me dejo en medio de la estepa. Suerte que un compatriot suyo, chatarrero, detuvo su viejo camion. Esa noche dormi en su casa, de una unica estancia, calentado por una estufa funcionando con mierda de caballo y degustando sus viejas fotografias que colgaban de la parede protegida por alfombras para escapar del frio.

Habia llegado a Erdenet en coche, pero mi idea era haberlo hecho en tren. No queria volver a hacer el camino en bici que ya habia realizado y por eso opte por el trasporte publico. Pero llegue a la estacion solo 5 minutos antes de que saliera el tren. La primera controladora me pidio el billete y me indico otro vagon. Fui a buscarlo pero todos tenian las puertas cerradas o las cerraban al verme llegar. Volvi al vagon inicial pero ya estaba cerrado. Una mujer, seria y fea como el culo de una vaca (perdon pero es asi) le dijo algo a un policia. Este vino hacia mi. Pense que me ayudaria. Le mostre mi billete y senhale al tren, que estaba a menos de un metro, y…, me agarro por la chaqueta como si me llevara preso y me saco de alli. Deje la bici en el suelo y trate de defenderme. Otro policia vino en ayuda de su companhero (que no la necestiba) y me agarro del otro lado. Casi de puntillas, para que la chaqueta no se desgarrara, camine hasta que vi el tren partir. Recogi mi bici y fui a la taquilla. Reclamar en espanhol a una taquillera que habla mongol es comico. Una chica vino en mi ayuda. Tenia coche para ir a Erdenet. En realidad no lo tenia, pero es otra larga historia. Pase la noche en el suelo de la habitacion de un hotel, en cuya cama dormian esa chica y su novio, y al dia siguiente llegue a Erdenet en una furgoneta de 10 personas en las que ibamos 20 y una bici de 100 usd. La que me ha permitido llegar hasta Moron donde espero continuar viaje en companhia de animales sin uniforme.

Paz y Bien, alvaro el biciclown.

P.D. No viajo ahora con el ordenador, asi que no puedo compartir aqui mas fotos…..

8 Comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados en este momento.