Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

El arco iris más pequeño del mundo

Con la rueda trasera hecha un ocho no me quedaba más opción que buscar trasporte hasta Ulan Bator. La fortuna quiso que en ese pequeño pueblo en mitad del desierto del Gobi hubiera un apeadero del tren que va de la frontera hasta Ulan Bator. Tras algunas discusiones con dos borrachos y con dos bellas revisoras conseguimos meter las bolsas y las bicis en el tren de vapor de catorce vagones. A la mañana siguiente llegamos a la capital de Mongolia.

Con apenas un millón de habitantes la ciudad es caminable. Aunque los atascos en hora punta no tienen mucho que envidiar a los de una gran capital. Los trolebuses y los autobuses de la era de Stalin (al menos) están abarrotados de bellas mujeres y de serios trabajadores. Al igual que en otros países de Asia Central, las mujeres en Mongolia, sienten gran afición por la minifalda y el maquillaje. Sus largas piernas puede ser la causa de los atascos. Los mongoles parecen acostumbrados a tanta belleza y no les hacen más caso que al vodka.
Mi nueva rueda trasera enviada por Bike-tech (millones de gracias!!!!) llegó en apenas 7 días. Gracias a algunos contactos en la KGB mi amigo Salva obtuvo la visa rusa en tiempo record y en circunstancias de comic y ambos estábamos listos para abandonar la capital mongola. Adiós a los helados, a los atascos, y a las piernas de vértigo. Nos aguardan los caballos, las ovejas, el queso, las ger (o tiendas de los nómadas), los lagos cuya agua se puede beber sin filtrar, los cielos limpios, las tormentas, los horizontes infinitos, las estrellas fugaces y las aves rapaces.
Siempre he deseado pedalear por Mongolia. Siendo uno de los países con menos densidad de población del mundo hay escasos edificios. Incluso en la capital abundan las ger. Al dejar atrás Ulan Bator también se abandona pronto el asfalto. No hay más forma de guiarse que un mapa y el sistema GPS (ger pointing system). Es decir. Parar en una ger y confiar en la puntería del mongol que te señala, con el dedo, el lugar que buscas. Los conductores son un tanto peligrosos. Piensan que llevan un caballo y te pasan a veces demasiado cerca. El consumo de vodka a las ocho de la mañana también contribuye a sus habilidades de pilotaje. Me siento más seguro pedaleando por la estepa. No hay carriles, ni arcenes, ni señales, ni distancias. Las águilas me guían. Su vuelo es como mi pedaleo. No tiene más finalidad que la búsqueda de la belleza y no se detiene hasta que se cansa. El placer de caminar descalzo sobre la hierba. A tus pies no hay tan sólo un pedazo de terreno mas un ser vivo que se desplaza por el Universo: La Tierra. Recorrer el mundo en bici (más que dar una Vuelta al mundo) es una empresa titánica. Transformarse en un vagabundo para sentirse un príncipe. Cada noche un lugar nuevo. Únicamente la belleza conquistada puede no ser efímera. Nada de lo que se pueda comprar con dinero tiene otro valor que el material. Y lo material es pasajero. Sin embargo, la caricia del sol al despertar, la sonrisa (robada) a un niño que no habla tu idioma, el viento que se pone a tu favor unos kilómetros, la mujer que te ofrece un lugar para dormir en medio de la tormenta…; eso permanece en la memoria del príncipe-vagabundo.
He hecho algunos contactos en Ulan Bator para actuar y he tenido algunas entrevistas para hacerlo, pero de momento no hay frutos. Mi clown ha aprendido también a cultivar la paciencia. A reflejarse solamente en los espejos que le colocan delante.
Pero la paciencia solo crece en la tormenta. Y la que estoy viviendo ahora es de las más difíciles. L a nueva rueda aguantó tres días. Probablemente vino rota en el trasporte desde España pero no lo ví en su momento. Lo descubrí al salir de Ulan Bator. Un agujero, más grande que el que tenía la llanta, se abrió a mis pies en la bella estepa mongola. Un viaje de 7 horas en camión me devolvió, a las tres de la madrugada, a Ulan Bator. En bici me había llevado cuatro días. Cuatro días de belleza absoluta y de silencio acogedor. Koos me ofrece hasta su propia rueda para poder seguir viaje, pero no quiero abusar de su generosidad ni correr el riesgo de otro envío que pueda romper una rueda más. Trataré de comprar una bici de segunda mano para pedalear un mes en Mongolia, ajustar mis portabultos, y confiar en que la tormenta pase. Días como hoy uno descubre que no hay límites para la paciencia. Que cuando uno cree que no puede más aún queda mucho por hacer. Que los buenos amigos no hacen preguntas sino que ofrecen soluciones. Que soy casi un centauro en bicicleta. Si ella se rompe mi alma se quiebra. Y que la sonrisa aún se dibuja en mi cara a pesar de que las lágrimas asomen. Días como hoy en mi rostro hay un arco iris.
Paz y Bien, Álvaro el biciclown

Atardece en la estepa La rueda trasera rota

17 Comentarios
  • Jose Maria
    Publicado a las 10:05h, 16 agosto

    Sin conocerte, sin nunca a ver tenido una conversación contigo. Te siento como un gran amigo mio, como parte de mi familia. Alvaro que gran persona eres. Te deseo toda la suerte en tu camino. Paz y bien.

  • Anónimo
    Publicado a las 10:43h, 16 agosto

    ¡¡Ánimo CAMPEÓN || espero que el sol disipe el arco iris que tienes en tus ojos.
    Tú eres capaz de hacer la cuadratura del circulo.
    Un abrazo JL

  • Raúl Farratell
    Publicado a las 12:50h, 16 agosto

    Álvaro, recuerdo cuando competía que cuando empezaba a correr, el ácido láctico se acumulaba en mis piernas, hasta que poco a poco desaparecía. Seguía pedaleando, sufriendo, pero disfrutando. A mitad de carrera ya no veía lo que había hecho, sino lo que me faltaba para llegar a meta… Tú tienes cada día una meta, no mires hacia atrás, mira para adelante para poder llegar. Un fuerte abrazo, sabes que hay un montón de gente que está contigo, aunque no los veas. Ánimo, hostias!

  • Cristina
    Publicado a las 01:16h, 17 agosto

    Fuerza Alvaro!!! estamos contigo y sabemos que los obstaculkos no existen para ti!!! Un abrazo enorme Cristina , Horacio y Pablo

  • JANDRO
    Publicado a las 09:49h, 17 agosto

    Hoy ERA otro día gris de oficina pero aparece un pequeño arcoiris. El problema de tu rueda es que nos llevas a muchos en tus alforjas… cada vez a mas.Salud fuerza y honor.

  • Stephen Brown
    Publicado a las 12:24h, 17 agosto

    Prince of the road !

  • fernanda
    Publicado a las 18:16h, 17 agosto

    tu vida es una metafora, gracias por compartirla…
    un abrazo enorme,

  • RAFA OLIVA
    Publicado a las 20:38h, 17 agosto

    PERO QUIEN DIJO QUE LAS RUEDAS DEBEN SER REDONDAS….. PEDALEA CON RIT-MO RIT-MO RIT-MO… Y DEJA DE MIRAR A TANTA MINIFALDERA… !YA TE VALE CHABAL!!
    SALUDOS (LLAMAME AL SAGA MOVIL)

    CIPRI.

  • Carlos A Perez Uruguay
    Publicado a las 02:09h, 18 agosto

    Las ruedas se rompen , la bicicleta puede fallar , pero que nunca falle el espiritu por que entonces para muchos como yo no seria un arociris sino la tormenta , vamos contigo soñando a traves de tus palabras y tus vivencias animo que en lo que te toque andar te seguiremos , sonrisa tenemos cuando abrimos el correo o en la página web y escribiste el diario , cuando no, es un arcoiris . ANIMO ALVARO , si el camino que emprendistes fuese fácil lo haria todo el mundo alli la diferencia que te separa de los demás , eres de un temple y valor tremendo , nunca lo dudes.

  • MARIO VILLEGAS
    Publicado a las 04:24h, 20 agosto

    Eres único, especies como tu no se sabe si se extinguieron o empiezan a nacer, tus vivencias nos transportan y nos hacen más fuertes en nuestras vidas. Espero alguna vez encontrarnos en el camino.
    Saludos desde Ecuador

  • FERNANDOS
    Publicado a las 20:17h, 20 agosto

    ayer, te escuché en la radio y ya llevo varias veces oyendote, pero no sabía lo de esta pagina , es que en mi trabajo hay mucho ruido y te escucho a trozos.pues nada desde Murcia ya tienes un compañero más de viaje en tus rutas, bueno, mejor dos que a mi hijo tambien le ha sorprendido tu historia. te seguimos vamos adelante crack.

  • fernando
    Publicado a las 13:21h, 21 agosto

    adelante ,esas sonrisas te estan esperando . mucha suerte

  • Gallofa
    Publicado a las 00:52h, 01 septiembre

    Sigue pedaleando!( que de eso, tienes experiencia ).Un saludo.

  • JAVIER ARCE (OVIEDO)
    Publicado a las 08:17h, 01 septiembre

    Tu vida es el sueño que a todos nos gustaría vivir. Gracias por compartirla y permitir que soñemos. Ánimo y un abrazo desde tu tierra donde somos muchos los que te seguimos y desde hace mucho tiempo

  • Antonio jose alos
    Publicado a las 20:25h, 05 septiembre

    cuando relatas los paisajes, me haces sentir como si estuviera alli respirando el aire fresco y viendo el horizonte. un corial saludo gracias por tus relatos paz y felicidad en todo tu camino

  • Emilio
    Publicado a las 18:48h, 09 septiembre

    Hola Álvaro, mañana es viernes y como ya es costumbre escuchare tus relatos de camino al curro, me pones los dientes largos y la envidia me corroe, ya me gustaría a mí poder deambular errante por esos mundos de dios. weno tio un abrazo y suerte.

  • Mauricio De la Rosa R
    Publicado a las 23:49h, 23 septiembre

    Alvaro un abrazo desde colombia, espero que sigas tu travesia estoy pendiente, un ciclomontañista que le gustaria estar en esa travesia para ayudarte en esos momentos dificiles