Login

Register

Login

Register

risas

Risas en el norte

A la noche acudí con él a las casas de los huérfanos. En una habitación con dos colchones vivían cinco hermanos. El mobiliario del cuarto, junto con los mencionados colchones sin somier, estaba compuesto de mesita, una bombilla y varios pósteres de equipos de fútbol, o de Jesucristo en medio de un grupo de leones. Los chicos le contaban a Ángel, en Tigriña, los detalles del número del huevo, o el pañuelo que desaparece, y otros simulaban tirar bolas de malabares al aires y recogerlas con inusitada rapidez.

Tras la visita que se prolongó más de una hora, Ángel era capaz de decirme en qué había consistido mi espectáculo. Una gozada comprobar que los chicos se acordaban perfectamente de cada minuto del show de casi una hora.

foto89 5sinfoto89 6sin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba