Login

Register

Login

Register

masai segunda parte 1

El Monte Meru segunda parte

La noche de la ascensión tuve que convencer al guía y al ranger de que queríamos ver amanecer desde la cima. Ellos decían que daba igual. La diferencia era levantarse a las 12,30 o a las 13,30 de la madrugada. En teoría debían hacer lo que nosotros, Syl y yo, les dijéramos. Para eso les pagábamos un pastón. Pero aquí hay que discutirlo todo. Por un error del guía que calculó mal los tiempos de ascensión, a las 2 de la mañana nos pusimos a buscar un refugio del gélido viento para dormir. Apartando algunas piedras y no tratando de maldecir demasiado, casi conciliamos el sueño. Hasta que el ranger le sacó el error al guía y nos dijo que por esa improvisada parada de media hora, tal vez no íbamos a llegar a tiempo a la cumbre para ver amanecer.

A 4.000 metros de altura y a las 4 de la mañana, con dolor de cabeza, de estómago, de pies?, no se puede correr mucho. Pero corrimos y llegamos a la cumbre media hora antes de amanecer, a las 5,45h. Desde allí se observaba bien cerquita el poderoso Klimanjaro. Abajo quedaban las nubes, que semejaban trocitos de algodón puestos a secar. La temperatura era de unos 3 grados bajo cero. Ante la mirada atónita del ranger me quité la ropa y me saqué una foto con el guía Sogno. Esa mañana el sol que doraría África, primero tenía que calentarme a mí. Es el privilegio de estar a 4.556 metros y tener un clown corriendo por mis venas.

La bajada se hace por la misma arista, y ya de día, pude sacar una foto en donde se observa el diminuto caminito que de noche la luna se ocupaba de mostrarnos.

Bajámos hasta el primer refugio, a 2.500 metros, y brindamos con vino. En nuestra mesa, porteadores, guia, y cocinero, celebrábamos el éxito. Era la única mesa del bullicioso comedor que daba albergue a esa categoría de personas tan humanas como los porteadores. En las otras, suizos, alemanes y franceses nos miraban con cara de haberse equivocado de refugio.

foto184 5sin foto184 6sin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba