Login

Register

Login

Register

Recibe noticias del Biciclown cada mes

Redes sociales

Camping en Namibia

Ya atardecía cuando me adentre en la hermosa carretera que recorre el Kakoland. De saludo de bienvenida unos mandriles lanzaban su particular aullido, semejante al ladrido de un perro.

Un cartel indicaba escasos kilómetros hasta el Camping de Hippo Pools. No había turistas, solo estaba el hombre de la recepción. Por pinchar la tienda en un trozo de terreno me pedían casi 7 euros. Le conté un poco, solo un poco, mi vida, pero no bajo ni un solo Randy. Así que me fui. Pero antes de irme yo, lo hizo el. Me dejo solo en el camping, en el que posiblemente podía haber dormido de borla, o sea gratis. Pero no quería problemas.

Cargue la bolsa de ducha y los bidones de agua, y afronte la salvaje subida que por una pista de piedras me conducía hacia las entrañas del territorio himba. Tuve que bajar de la bici para remontar aquella endiablada cuesta. Pero el destino me recompenso tanto sufrimiento y me brindo un precioso lugar de acampada. Kova se podía sostener solita, gracias a la nueva pata, y yo podia hacer Camping en Namibia sin empeñar a la Comandante Maxi.

Y eso que antes de irse el hombre de la recepción había pretendido meterme el miedo en el cuerpo, hablándome de animales y ladrones.

Llevo años viviendo de una forma a la que algunos ahora le llaman Camping. Vivir para ver.