Login

Register

Login

Register

jefe villa

Jefe de villa

En la casa de Bertrand me detuve a preguntar si tenian pan y acabe durmiendo. El es, con gran orgullo, el jefe de su villa. Cada tres meses recibe por ello un pequeño salario de 60 euros. Aunque para cobrarlo tiene que ir a Mitzic, a casi cien kilometros. Como no tiene coche hace autostop. Se cuelga del pecho la medalla de jefe de villa y se situa al borde de la ruta para parar los coches y pedir que le lleven. Yo le vi a la mañana siguiente como se preparaba para marchar y no le llevo mas de diez minutos ponerse en camino.

La mujer es la que en estas sociedades esta a cargo de la cocina. Ella preparo la mandioca, los platanos cocidos y la pasta de cacahuete. Tambien habia una carne que no me atrevia a preguntar de que era. Aunque Bertrand resolvio mis dudas al demandarme si queria mas mono. La llegada de un extranjero era motivo para que los amigos se sentaran a la mesa. Entre ellos estaba Juvencio, el de camisa azul, un guineano que hablaba perfecto español. Se vino aqui a trabajar en la construccion de la carretera pero al terminarse el dinero (no la carretera) se construyo una modesta casa en este pueblo. Antes de finales de diciembre, la epoca de las elecciones en Gabon, se volvera a Guinea Ecuatorial:

«No es bueno estar en este pais en precampaña. Puede haber alguno que cometa una tonteria y por ganar alguna medalla termine con tu vida».

Aunque a veces parece otra cosa, los africanos tambien aprecian su vida. De hecho Bertrand esta preocupado porque el hospital o centro de salud mas cercano se halla a cien kilometros. Tambien le gustaria que en el pueblo hubiera luz electrica, para no tener queu limpiar todos los dias los faroles del humo negro que produce la combustion del petroleo, y para poder tener un frigorifico.

foto102 5sinfoto102 6sin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Al publicar un comentario en esta web aceptas mi política de privacidad, donde puedes ejercer tus derechos.
Por defecto para publicar un comentario WordPress guarda tu nombre, email e IP.

Ir arriba